COMENTARIOS

La cola Ese voluptuoso objeto de deseo

La cola Ese voluptuoso objeto de deseo La cola Ese voluptuoso objeto de deseo

En definitiva, una buena parte de la belleza femenina reposa en los glúteos. Claves para mantener esta zona como debe ser.

Nada más llamativo que un bonito derrière, como se ha dado en llamarlo, con un término francés que ayuda a evitar el mencionarlo por su verdadero nombre, como lo hacen los españoles: culo. En Colombia se le ha dado a las nalgas un nombre mucho menos sugestivo, el de cola, y este uso se ha generalizado ampliamente. Pero aparte de disquisiciones de tipo semántico, lo cierto es que cuanto más parados y mórbidos sean, los glúteos llaman más la atención, favorecen la silueta y hacen que la ropa luzca mucho más.

La ley de la gravedad, la grasa acumulada donde no debe estar, la falta de ejercicio y tonificación, hacen que las nalgas se vayan cayendo paulatinamente y que pierdan su forma original. De modo que aquí damos algunos consejos para mantener las nalgas, el derrière, el culo o la cola, todos sinónimos del mucho más desconocido ‘tafanario’, en ascenso y bien dotado.

Para maximizar las bondades de sus nalgas, usted debe programar una buena mezcla en su rutina de ejercicios, porque si no ejercita los músculos que las conforman no va a lograrlo.

Ascenso en bicicleta: en su cicla de spinning, logre un buen ascenso de pie manteniendo sus manos en el extremo de los manubrios y empujando las caderas hacia atrás, hacia el sillín. Para mantener la resistencia, procure no moverse mucho.

El poder de las cuclillas: uno, dos, tres… de pie, con sus pies separados a la medida de la anchura de los hombros, baje hasta el suelo como si se fuera a hundir en una silla invisible. Una vez que sus muslos estén paralelos al piso, apriete los glúteos hasta que se ponga de nuevo de pie. Repita este ejercicio de 15 a 20 veces.

La rutina del escalón:
suba 10 escalones saltando de 2 en 2, o suba varias veces hasta el tercer escalón y devuélvase. Haga 3 series de 10 a 20 por cada pierna.

Una venia falsa:
ponga la pierna detrás del muslo, agarrándola con su mano, como si hiciera una reverencia, hasta que la rodilla forme un ángulo de 90 grados. Haga este ejercicio, que tonifica el área baja del glúteo, de 15 a 20 veces por cada pierna.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.