COMENTARIOS

La nueva onda metrosexual: Los flower boys

RevistaFucsia.com

La nueva onda metrosexual: Los flower boys Foto: Pantherstock

Una nueva ola de vanidad y narcisismo se ha apoderado de los hombres jóvenes en la república de Corea. Se estima que ellos gastan más en productos cosméticos que las mujeres.

Con 19 millones de varones que habitan en este país asiático, lo sorprendente es que esta nación sea catalogada hoy en día como el mercado más grande de cosmética dedicada a los hombres en todo el mundo.

A pesar de que este estado se ha caracterizado por su fuerte conservatismo, el marcado machismo y el servicio militar obligatorio por dos años; Seúl se ha convertido rápidamente en la capital del maquillaje masculino y ya es normal ver en las vallas publicitarias de productos estéticos a hombres anunciando e incitando al cuidado extremo de la piel y el cuerpo.

En occidente este hecho ha puesto a más de una con los pelos de punta. Aunque la figura del hombre metrosexual poco a poco ha ido configurando ideales conservadores con celebridades como  David Beckham y Cristiano Ronaldo, la aparición de esta nueva tendencia en hombres que se encrespan las pestañas, usan rubor, labial y hasta delineador, ha sido la gota que rebozó la copa, pues para muchas mujeres esto genera una inminente perdida de la virilidad y alimenta la competencia entre géneros.

Los ‘flower boys’ o chicos florales, nacen a raíz del cambio en las prohibiciones de los pilares japoneses introducidos en Corea a mediado de 1990. Esto fijó que el gobierno fuera más laxo en temas como la belleza masculina y el culto al cuerpo. Pero inclusive antes de esto, en el siglo XI, un grupo de jóvenes apodados los Hwarang, fueron reconocidos en el reino de Silla en la antigua Corea, por el uso de maquillaje y productos de belleza para sus atuendos.  

Para 2002, año en que se celebró el Mundial de Fútbol de Corea y Japón, el equipo surcoreano tuvo gran protagonismo por una de sus estrellas, el jugador Ahn Jung-hwan, que se destacó por mostrarse siempre atractivo, con un cutis limpio y delicado y con ropa ajustada y a la moda. Como modelo a seguir, su apariencia fue copiada por varios hombres que intentaron lucir como él.
Los medios de comunicación también incitaron a seguir un estricto régimen de belleza, y poco a poco a usar maquillaje para ocultar las imperfecciones.

Con la influencia del género musical K-Pop, en el que sus cantantes lucen afeminados y excesivamente maquillados, la exposición de los coreanos al ideal de belleza en esta nueva era es extremo. En este país el ‘flower boy’ no se asocia con ser homosexual o afeminado, pero desafortunadamente en Estados Unidos y Europa sí, pese al pensamiento liberal que muchas de estas naciones profesan, pues el estereotipo del hombre maquillado les exterioriza el lado femenino y por consiguiente, es motivo de burla y rechazo.

Sin embargo, hoy en día en Corea es normal observar al guardia del edificio con un poco de blush, y ver en los cafés de Seúl a dos amigos compartiendo un brillo labial.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.