COMENTARIOS

Las isoflavonas de la soja podrían ayudar a combatir la obesidad

EFE

Las isoflavonas de la soja podrían ayudar a combatir la obesidad Los múltiples beneficios sobre la salud de estas sustancias naturales se les atribuyen propiedades anticancerígenas, protectoras del sistema óseo y coronario. (Foto: Thinkstock)

Científicos españoles han demostrado las propiedades contra la obesidad y hepatoprotectoras de las isoflavonas, sustancias de origen vegetal que se encuentran sobre todo en la soja y que actúan como análogos de determinadas hormonas que segrega el organismo humano, como los estrógenos.

El estudio, realizado por miembros del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) pertenecientes a la Fundación IMABIS de Málaga (sur), ha sido probado en roedores y publicado en el número de diciembre de la prestigiosa revista British Journal of Pharmacology.

Además de las propiedades protectoras de las isoflavonas de la soja contra el aumento de peso, la investigación revela también su papel en la activación de la grasa parda termogénica o la reducción de la esteatosis hepática (hígado graso) asociada, ha informado en un comunicado el CIBERobn.

De ser extrapolable a humanos, podría abrir una nueva vía terapéutica frente a la obesidad utilizando, en lugar de fármacos, este ingrediente activo de la soja.

Este hallazgo refuerza la teoría que señala los múltiples beneficios sobre la salud de estas sustancias naturales de origen vegetal a las que además se les atribuyen, por su poder antioxidante, propiedades anticancerígenas, protectoras del sistema óseo o coronario. El ensayo identifica por vez primera las acciones de las isoflavonas de la soja sobre la obesidad inducida por dieta en un modelo animal.

"Se comprueba la disminución de la ganancia de peso, la activación del tejido adiposo pardo termogénico, así como la reducción de la esteatosis hepática (también conocida como hígado graso) asociada", según apunta el doctor Fernando Rodríguez de Fonseca, jefe de grupo del CIBERobn, que lidera el trabajo.

El trabajo de intervención nutricional fue realizado en 36 ratas macho a las que se les administró dos tipos diferentes de dieta, una rica en hidratos de carbono y otra muy rica en grasas, que indujo obesidad, diabetes e hígado graso. Posteriormente, se trató a los animales con daiceína (uno de los principales tipos de isoflavona) durante 14 días.

Los principales resultados demostraron que a mayor dosis de daiceína en dieta, menor fue la ganancia de peso y menor presencia de grasa hepática.

Este hallazgo se asoció con niveles altos de leptina (conocida como la hormona de la delgadez, entre cuyas funciones se encuentra la de inhibir el apetito) y bajos contenidos de adiponectina (cuyos niveles circulantes son inversamente proporcionales al índice de masa corporal y al porcentaje de grasa corporal y que, además, aumenta la sensibilidad a la insulina).

Asimismo, la práctica demostró que una enzima con un papel determinante en la termogénesis se vio aumentada en el tejido adiposo marrón después del tratamiento con daiceína.

Sin embargo, los autores aclaran que este estudio en modelos animales no es completamente extrapolable a humanos dado que las dosis efectivas, la ruta de administración y el diferente metabolismo de los roedores pueden hacer variar mucho los resultados.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.