COMENTARIOS

Mamografías: por cada vida que se salva, tres mujeres son tratadas innecesariamente

Mamografías: por cada vida que se salva, tres mujeres son tratadas innecesariamente Pantherstock

Un estudio británico concluyó que por cada mujer que se salva, tres son “sobrediagnosticadas” y “sobretratadas” para un cáncer que de otra forma no habría amenazado sus vidas.

Un estudio publicado el pasado 30 de octubre en la revista científica “Lancet journal” concluyó que los exámenes de detección temprana para el cáncer de seno en mujeres mayores de 50 años vienen con un costo: por cada vida que se salva casi tres mujeres fueron tratadas innecesariamente para un cáncer que de otra manera no habría representado una amenaza para sus vidas.

El panel de expertos fue convocado por el “Cancer Research U.K.” y el departamento de salud del Reino Unido el cual analizó la evidencia recolectada de 11 estudios en Canadá, Suecia y Estados Unidos.

En Inglaterra las mamografías se realizan cada tres años a las mujeres entre los 50 y los 70 años de edad como parte del programa de detección temprana de cáncer de mama financiado por el Estado. Los científicos dicen que este programa salva alrededor de 1.300 mujeres cada año en este país mientras 4.000 mujeres son “sobrediagnosticadas”, es decir que son tratadas para tumores que crecen muy lentamente como para poner sus vidas en riesgo.

Falsas Alarmas
Sin embargo, hay otro problema al que se enfrentan los exámenes: las falsas alarmas. Estas suceden cuando mamografías con hallazgos sospechosos llevan a que se realicen otros exámenes como biopsias para descartar cánceres que no estaban presentes. El estudio no evaluó el porcentaje de falsas alarmas.

Harpal Kumar, Director de “Cancer Research U.K.”, le dijo a AP: “está claro que los exámenes de prevención salvan vidas, pero algunos tumores serán tratados aunque luego no causaran ningún daño y desafortunadamente aún no podemos predecir cuáles son estos”.

Las estadísticas británicas establecen que de las 300.000 mujeres entre los 50 y 52 años que se realizan mamografías, el uno porciento recibirá un tratamiento innecesario durante los próximos 20 años como quimioterapia, cirugía o radiación para un tumor que no era peligroso.

“Las caridades y las autoridades sanitarias han estado engañando a las mujeres por las últimas dos décadas dándoles una imagen feliz de los beneficios”, le dijo a AP Karsten Jorgensen, investigador del Centro Nórdico Cochrane en Copenhague que ha publicado estudios acerca del “sobrediagnóstico”. “Es importante que al menos hayan reconocido que los exámenes de detección temprana causan daños sustanciales” y agregó que los países deberían reevaluar sus programas de cáncer de seno.

En Estados Unidos el gobierno recomienda que las mujeres con un riesgo promedio de desarrollar este cáncer se hagan mamografías cada dos años desde los 50 años de edad. Sin embargo, la Sociedad Americana de Cancerología junto a otros grupos recomienda que este examen se realice anualmente desde los 40 años.

Maggie Wilcox, una sobreviviente del cáncer y miembro del panel, declaró que la información sobre las mamografías que se les da a las mujeres del Reino Unido no es adecuada: “Me hice los exámenes de detección temprana ciegamente y sin conocer la posibilidad de un ‘sobrediagnóstico’. La mujer de 70 años que se sometió a una mastectomía hace varios años agregó que “solo pensé que era bueno para mí así que tenía que hacerlo”.                                                               

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.