COMENTARIOS

La ciencia, esperanza para mujeres sin vagina

Fucsia.co

La ciencia, esperanza para mujeres sin vagina Foto: Ingimage

Cuatro mujeres fueron seleccionadas para recibir implantes de vagina, cultivados en un laboratorio de Estados Unidos. El procedimiento beneficia a quienes nacen sin este órgano, fenómeno conocido como agenesia vaginal.

Los especialistas del Centro Médico Wake Forest, en Carolina del Norte, llevaron a cabo un minucioso procedimiento para lograr que este proyecto se convirtiera en una realidad en las mujeres con agenesia vaginal

En primer lugar, emplearon un tubo 3D como soporte del órgano; es decir, en este crecería cada vagina. Posteriormente, tomaron imágenes en escáner de la zona pélvica de cada paciente y, después, recogieron muestras de tejido de las vaginas malformadas y los depositaron en un biorreactor (dispositivo de laboratorio usado para el crecimiento de tejidos). Los médicos esperaron que los órganos se desarrollaran  y tomaran la forma y tamaño adecuados, acorde con el cuerpo de cada mujer.

Meses después del implante, las pacientes aseguraron lograr tener relaciones sexuales satisfactorias, sin ningún tipo de molestia y con orgasmos como losde cualquier mujer, además de sentirse afortunadas por “tener una vida normal”, según aseguró una de ellas en una entrevista a BBC Mundo.

“Tener una vagina completamente funcional es algo muy importante para la vida de estas mujeres y ser testigo del impacto que tuvo en sus vidas fue muy gratificante”, contó al mismo portal de noticias, el director del Instituto de Medicina Regenerativa en Wake Forest, Anthony Atala.

Y aunque el tema de la concepción es otra de las preocupaciones para las mujeres con agenesia vaginal, los médicos del Instituto aseveran que sí es posible.

A pesar de que el primer implante se realizó hace ocho años, los resultados se publicaron por primera vez en 2014, en la Revista Lancet.


Sobre la agenesia vaginal

También conocido como el Síndrome de Rokitansky-Meyer-Kützner, es una malformación congénita, que se caracteriza por la ausencia de vagina y útero.  Según Alan Wein, autor del libro ‘Campbell- Walsh Urología’, una de cada 5000 recién nacidas vivas padece esta condición. Sin embargo, agrega, “en cerca del 10 por ciento de las pacientes se encuentra un útero normal con obstrucción o un útero rudimentario con endometrio funcional”.

La solución médica hasta ahora conocida por profesionales de la salud es el implante del órgano, con el fin de reestablecer sus funciones en el cuerpo de las pacientes sometidas a la intervención, desde tener relaciones sexuales de calidad hasta poder concebir, aunque la segunda aún se encuentra siendo objeto de estudio.

(Lee también: '1 de cada 5000 mujeres no tiene vagina en Reino Unido')

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.