COMENTARIOS

Navidad: cómo cuidar nuestro peso en esta linda época

Claudia Angarita

Navidad: cómo cuidar nuestro peso en esta linda época Foto: Thinkstock

Se aproxima la navidad con su alegría, pero también llega con su comida y sus cenas especiales. La navidad es una época para expresar los sentimientos de amistad, amor, agradecimiento y la comida siempre está presente en este momento. Disfruta de los manjares navideños sin subir de peso.

Por Claudia Angarita, Nutricionista Dietista egresada de la Pontificia Universidad Javeriana

Las novenas, la cena de navidad y de fin de año se caracterizan por mesas llenas de alimentos, elaborados y diseñados para alegrar el corazón, pero definitivamente para alterar el peso de las personas que lo disfrutan porque tiene postres, natilla, buñuelos, amasijos, todo tipo de carnes, quesos, arroz preparado de diferentes formas, tortas de papa y en fin, mil y mil cosas que en la vida diaria no consumimos.

Pero, ¿qué podemos hacer para que este momento de goce y placer no se convierta en un momento tormentoso  y preocupante?

•    Lo primero es  no privarte de nada, deléitate con cada uno de los manjares, pero siempre ten presente el concepto de “moderación”. Una porción pequeña del alimento disfrútalo, saboréalo, experimenta e identifica qué sentimiento o recuerdo llega a tu mente.

    No repitas. Es mejor que utilices un plato pequeño en vez de picar y picar. Lo que tú te sirvas en el plato es más que suficiente.

•    Siempre ten a la mano una bebida sin azúcar, agua, bebidas saborizadas  o gaseosas dietéticas y tómalas poco a poco. Esto te hará sentir un poco más satisfecha y seguramente comerás menos.

• 
   Sírvete de primeras las verduras (ensaladas o verduras calientes) abundantemente, luego frutas si las hay, sigue con las carnes, quesos, jamones y haz un alto en el camino al llegar a los cereales o  las  harinas en general. Pregúntate si estás satisfecha, si es suficiente lo que has comido y qué cantidad de esas harinas te vas a servir. Oye a tu corazón y en especial, a tu cuerpo. Si estás llena, para y no te sirvas más.

•    Puedes hacer negociaciones contigo misma. Escoge aquel alimento rico en calorías que te produce más placer: un arroz con almendras, un puré de papa gratinado o una natilla o un saint honoré. Tú decides: el primero o el segundo; preferiblemente no los dos; y nuevamente piensa en “moderación”.

•    Si quieres tomar trago, bienvenido, pero escoge aquellos que contengan menos calorías: es mejor tomar whiskey, vino tinto que aguardiente, ron o vodka. Ahora bien, si eliges estos últimos tómalos con pasantes sin calorías, evita jugos o bebidas azucaradas. Acá puedes evitar alimentos con grasa para poder tomar con más tranquilidad tu bebida alcohólica preferida. Este cambio compensa las calorías.

    Debes planificar el día desde temprano. Si sabes que tienes una invitación en la noche, empieza el día con un desayuno liguero: huevo poche, frutas y una taza de té. En  el almuerzo evita comer harinas como arroz, papa, plátano, pasta y el postre. Ingiere abundantes verduras, carnes y líquidos sin calorías, para que por la noche puedas comer tus platos preferidos de pasta, arroz o papa.

•    Tampoco olvides realizar una actividad física como caminar, bailar, nadar o montar en bicicleta. Realiza al menos 30 minutos diarios de ejercicio, esto te va a permitir hacer menos “sacrificios”.

Recomendaciones generales:
•    Prefiere lácteos bajos en grasa y en el caso de yogurt , opta por los que tienen probióticos.
    Escoge queso bajos en grasa.
•    Consume abundantes frutas y verduras.
    Alimentos con granos enteros o integrales (arroz, pasta) son ideales. Modera el uso de alimentos ricos en almidón como papa, yuca, arracacha y los elaborados a partir de harinas refinadas.
•    Ingiere carnes, pescados y productos de salsamentaría bajos en grasa.
•    Limita el uso de azúcar. Consume porciones pequeñas.
•    Un fruto seco nunca viene nada mal: quita el hambre y no engorda.
•     Utiliza aceites vegetales saludables como el de canola, girasol y oliva para fritar los alimentos. Consume  aguacate.

Por último, recuerda:
No piques, siempre utiliza el plato para que tú puedas estar “consciente” qué tanto has comido.  Y ahora, sí esto todo esto lo puedes hacer desde hoy, es mucho mejor antes que llegue la navidad.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.