COMENTARIOS

No al sol, pero si…

Revista Fuscia

No al sol, pero si… Foto: Thinkstock

No hay forma ‘saludable’ de exponerse al sol intencionalmente. No existe un bronceado saludable.Yvette Llerena, relacionista pública internacional y entrenadora de Neutrogen habla sobre los efectos nocivos del sol.

¿Cómo exponerse al sol de una manera saludable?
Es una pregunta ‘necia’; no hay forma ‘saludable’ de exponerse al sol intencionalmente. No existe un bronceado saludable. Utilizar un autobronceador es una mejor opción. La conducta más segura sería alejarse totalmente del sol intenso, especialmente en el caso de largas exposiciones sin protección, que provocan quemaduras y han sido relacionadas con el envejecimiento prematuro de la piel.

Pero, es un hecho que la gente se expone al sol…
Sí, es prácticamente imposible evitar el sol por completo. Una actitud más razonable es la de eludir la exposición solar entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, cuando los rayos UV son más fuertes. Cuando es inevitable la exposición solar durante éstas u otras horas, el impacto debe ser reducido al mínimo bloqueando los rayos solares con una sombra portátil: sombrillas, lentes de sol que absorban la radiación UV, sombreros de ala ancha y ropas como camisas de manga larga, pantalones o vestidos largos.

¿Las radiaciones ultravioleta provienen de los rayos directos?
No solamente de éstos, sino de rayos solares indirectos que se reflejan a través del agua, de la arena, del concreto (la acera) y otras superficies.

Consejos fundamentales para resguardar la piel…
El protector solar debe ser parte esencial del régimen de protección diario. Muchas personas cometen el error de:

Utilizar el protector solar como único método de protección contra el sol: el protector solar no protege ciento por ciento del sol. Debe agregarse a otras medidas como evitarlo y usar ropa que resguarde.

Aplicar el protector solar en muy poca cantidad: si  tienes el mismo protector desde el verano pasado, no lo estás usando adecuadamente. Una cucharadita es la cantidad adecuada para el rostro, una onza para todo el cuerpo.

Aplicarlo sólo una vez o con muy poca frecuencia: es importante reaplicar el protector solar aproximadamente cada 2 horas, en especial después de nadar, sudar excesivamente o haberse secado con una toalla.

¿Cómo se debe elegir un protector?
Elige uno proveniente de un laboratorio de buena reputación, no sólo comprobado, sino recomendado por dermatólogos. Los de amplio espectro brindan protección contra los rayos UVB y UVA, pero no todos protegen de igual manera contra ambos. En muchos de ellos la protección UVA se degrada rápidamente con el tiempo. Un buen protector solar debe ser de amplio espectro contra las radiaciones UVB y UVA I y II, además de estable y duradero. Consulta a tu dermatólogo para asegurarte de que la formulación del protector solar es fotoestable.

¿Cómo funciona el factor de protección solar?
Por ejemplo, si puedes tolerar 10 minutos de exposición solar antes de que tu piel se empiece a enrojecer (eritema), un protector solar con FPS 30 te permitirá exponerte al sol durante 300 minutos —30 veces más— que sin protección solar. El FPS se multiplica por el eritema mínimo (los minutos que puedes estar al sol sin protección antes de que tu piel se enrojezca).

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.