COMENTARIOS

¿Por qué odiamos las fotos de nosotros mismos?

Fucsia.co

¿Por qué odiamos las fotos de nosotros mismos? Imagen: Ingimage.

Si alguna vez has visto una foto tuya y te has preguntado cómo puedes verte tan distinta de tu reflejo en el espejo, aquí te explicamos por qué.

Después de una salida con amigos, ves la terrorífica notificación en tu Facebook que indica que te han etiquetado en una foto, y tu reacción es más o menos así:


¿Te ha pasado? No eres la única.
A la mayoría de nosotros no nos gusta cómo nos vemos en las fotos y muchas veces consideramos que nos vemos muy diferentes a como nos vemos en el espejo.
Precisamente el espejo es el culpable de que sintamos que en las fotos nos vemos muy diferentes. A lo largo de nuestra vida nos miramos constantemente en el espejo y esa la imagen que tenemos de nosotros mismos: la de nuestro reflejo. 

Por eso, cuando la cámara captura nuestra imagen tal y como es, nos muestra un rostro diferente al que creemos que tenemos y por eso nos genera rechazo. La cosa empeora cuando es una foto de documento y no podemos posar mientras la cámara registra cada parte de nuestro rostro.

Esto se explica en un fenómeno psicológico llamado Efecto de la mera exposición o principio de familiaridad, según el cual desarrollamos preferencia por ciertas cosas solo porque nos son familiares.

En resumen: Estamos acostumbrados a nuestro reflejo en el espejo, por eso, cuando vemos una imagen distinta, la que nos muestra la cámara, no nos gusta y sentimos que nos vemos horribles.

Pero no te preocupes, pues mientras tú prefieras verte como tu reflejo en el espejo, tus  familiares y amigos preferirán verte tal y como eres.
Así lo confirmó un estudio realizado en 1977, en el que se le mostró a varias personas fotos de cómo se ven en el espejo y de cómo lucen en realidad. Mientras los participantes se inclinaron por la primera opción, sus conocidos eligieron la segunda.

"La gente no sabe cómo
se ve. La imagen que tienes de ti mismo no es la misma que existe en la realidad", declaró a The Atlantic Nicholas Epley, profesor de la Universidad de Chicago. ¿Será que en esta era de smartphones y cámaras hará que nos acostumbremos más a nuestra imagen real?

Así que cuando veas una foto tuya que no te guste, no te deprimas ni dejes que afecte tu autoestima. La culpa es del espejo.


 


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.