COMENTARIOS

Primeros auxilios para tu piel

RevistaFucsia.com

Primeros auxilios para tu piel Thinkstock

Resequedad, líneas finas, manchas del sol... ¡Todo tiene remedio!: Encuentra aquí los mejores tips para los problemas de piel.

Has pasado un verano fenomenal entre el mar, el sol (que te dio ese bonito bronceado que tan bien te queda), excursiones al aire libre y bailes en la playa. Ahora vuelves a la vida ‘normal’ ¡y resulta que tienes la piel hecha un desastre! No importa los bloqueadores, filtros solares, cremas y lociones que te hayas puesto, los estragos del impío sol se muestran por todas partes: piel reseca, sin vida, arruguitas, manchas... ¡Horror!, ¿qué hacer?; ¡un facial no va a ser suficiente!...

Tranquilízate, aquí en RevistaFucsia.com no hay quien no se haya visto en esa situación, y llevamos meses hurgando en los últimos tratamientos de Estados Unidos y de Europa. Con esto en mente te contamos a continuación cuáles son:

Los peelings de ácido glicólico
Tenemos que agradecer a la farmacéutica cosmética el desarrollo de los ácidos glicólicos a partir de frutas, de leche y, sobre todo, de la caña de azúcar, el más adecuado para pieles jóvenes sin grandes deterioros ni arrugas profundas.

Es uno de los más usados porque permite que hasta las pieles más delicadas se sometan a un peeling (abrasión). Antes, lo único que existían eran peelings demasiado agresivos, que frecuentemente manchaban la piel. Los glicólicos, por el contrario, se aplican en sesiones sucesivas, y son mucho más suaves. Se podría decir que son peelings controlados.

Las aplicaciones de ácido glicólico, que siempre se hacen en el consultorio, son seguidas por tratamientos en la casa con cremas que contienen el mismo ácido, pero en porcentajes más altos que las cremas comerciales sin receta médica.

Gracias a su suavidad, ahora hasta las personas de piel oscura o aceitunada pueden hacerse un peeling. Sin embargo, los peelings no se recomiendan para eliminar marcas profundas, como las del acné, las manchas del sol o las arrugas finas. Para lidiar con esos problemas está la micro abrasión, un peeling que se lleva a cabo en menos de 1 hora.  

El peeling de la hora del almuerzo
Llamado así por la brevedad de las sesiones, de apenas 40 a 45 minutos, este peeling comenzó en Italia hace unos 10 años. De allí pasó a Europa y a Australia, donde ha hecho verdadero furor en los últimos 5 años.  En los Estados Unidos fue aprobado para su uso en los consultorios médicos, y está íntimamente asociado con el equipo técnico que le da el nombre, Derma Peel.

Consiste básicamente en una cánula, que lanza un chorro constante de cristales de óxido de aluminio, que ‘pulen’ la piel al mismo tiempo que absorben las células que se desprenden.

Como se trabajan pequeñas áreas de una vez, se tiene mucho control sobre lo que se está tratando, ya sean marcas de acné, manchas de sol o arrugas finas. También se utiliza para tratar las infecciones de la piel, por ejemplo, el acné juvenil, aunque no cuando están activas.

El tratamiento, de acuerdo con el problema en cuestión, puede requerir de 5 a 8 sesiones, cada una de 15 a 45 minutos, con una semana a 10 días de intervalo entre una y otra. Se recomienda para cualquier tipo de piel, sea cual sea su color y textura, y solo deja un ligero enrojecimiento, que desaparece en el término de tres días a lo sumo, y se disimula fácilmente mediante el maquillaje.

Respira tranquila: hay oxígeno
Si tu problema es que el sol, el agua de mar, el cloro y todas las inclemencias del tiempo (y de esas vacaciones ¡de locura!) te han dejado la piel reseca y sin vida, lo que necesitas urgentemente es ¡oxígeno!, por montones. Especial para ti es el tratamiento Echo, (más conocido como el tratamiento de oxígeno), que revive tu piel.

El tratamiento, que toma unos 45 minutos, consta de muchos pasos. Primero se prepara la piel, exfoliándola con extractos de frutas y jabón electrolítico, y se limpia con astringente de menta. Solo entonces se comienza la hidratación profunda, que se realiza con aceites, enzimas y vitaminas, aplicando compresas calientes para que penetren a fondo. Por último, se baña la piel con oxígeno puro, mezclado con aminoácidos, vitaminas y minerales. El efecto es unas hidratación profunda que le da al cutis un aspecto radiante, de un brillo solo posible en pieles bien humectadas, aceitadas, limpias y sanas.

Por último ten presente, que algunas versiones de estos tratamientos se llevan a cabo en salones de belleza. Pero no son lo mismo. Sin supervisión médica, no se debe realizar ningún tratamiento de la piel demasiado agresivo. Así que ya sabes, no te dejes engañar. De todos modos, con respecto a tus necesidades, únicamente tú puedes decidir, pero si te quedas con las mejores opciones, estamos seguras de que tu piel te lo agradecerá.
                                                               

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.