COMENTARIOS

Adolescentes y tecnología: una combinación letal

Mariangela Rodriguez

Adolescentes y tecnología: una combinación letal Foto: Pantherstock

Las últimas generaciones son los llamados "nativos digitales". No hay nada más natural para ellos que andar pegados al celular y al computador. ¿Podría la tecnologia convertirse en un elemento negativo para los adolescentes?

Hoy en día la tecnología hace parte fundamental en la vida de los jóvenes, lo cual es reflejo de las transformaciones por las que ha atravesado el mundo moderno. Es un hecho que se ha vuelto parte importante de las dinámicas sociales, de las posibilidades de entretenimiento y de los recursos académicos.

Para los adolescentes es sinónimo de facilidad en cuanto a las comunicaciones, de infinitas posibilidades para conectarse con un mundo globalizado y de un sin número de recursos innovadores. Sin embargo, si se hace un uso inadecuado de ella, puede significar la posibilidad de acceder a información inapropiada, de ver o leer sobre temas que en lugar de aportar pueden dañar, un tiempo de ocio mal administrado y en algunos casos la creación de una especie de realidad "paralela" que podría entorpecer un sano desarrollo social y emocional.

Dentro de los posibles peligros a los que pueden estar expuestos los adolescentes está el impacto negativo que puede tener el acceso a contenidos pornográficos
. Aunque esta es una conducta que podría esperarse en dicha etapa de la vida, es necesario tener en cuenta que la gran facilidad con la que se accede a estos contenidos puede generar un uso excesivo.

El cerebro adolescente está en proceso de maduración, en este proceso las aéreas que regulan la búsqueda de placer están disparadas y las que se encargan del autocontrol, el razonamiento, la toma de perspectiva y la planeación, están en formación. Por esto el cerebro adolescente es mucho más vulnerable que el cerebro adulto a desarrollar una adicción a la pornografía.
Adicionalmente en esta etapa, no está preparado para asimilar todos los mensajes que mas allá de lo evidente son transmitidos.
Cuando un joven está expuesto a este tipo de estímulos genera una falsa idea y aprende que lo que ve es una representación real de lo que es la sexualidad, las relaciones y la intimidad. Como en un ciclo, estas creencias equivocadas, a su vez provocan actitudes y comportamientos poco sanos.

Hay otro elemento bastante importante a nivel psicológico y tiene que ver con la forma como la tecnología puede afectar un sano desarrollo emocional y social en los jóvenes. Puede entorpecer la posibilidad de aprender a enfrentar lo propio de una relación con otro ser humano; habilidades como la resolución de conflictos y la expresión directa de sentimientos e ideas se pueden ver en riesgo cuando un adolescente se siente capaz de lograrlas únicamente si cuenta con un medio tecnológico que le de la seguridad para hacerlo.

Otro ejemplo de un uso bastante inadecuado de la tecnología es el  llamado sexting -el compartir imágenes intimas por medios digitales- del cual se ha hablado recientemente en algunos medios. El sexting no se puede explicar por una natural curiosidad adolescente, implica mucho más que esto. Cuando uno una adolescente incurre en esta práctica está arriesgando su autoestima, le está poniendo un alto costo al querer ser aceptado por otro u otros y esta exponiéndose a que su reputación se vea afectada lo cual por obvias razones tiene consecuencias muy dolorosas a nivel psicológico. Así mismo esto implica que las nociones tan importantes de privacidad e intimidad se pongan en tela de juicio.

Existen otros ejemplos de cómo el uso inadecuado o excesivo de la tecnología puede impactar negativamente. Tener un mal manejo del tiempo libre, no lograr consolidar hábitos de estudio eficientes impactando así los procesos de aprendizaje e incluso el desarrollo de muy pobres habilidades gramaticales y ortográficas son solo algunos.

Sea lo que sea, vale la pena reflexionar sobre como en algunos casos la tecnología ha generado que la esencia, el valor y la complejidad de las relaciones humanas se desdibuje. Por tal razón se  debe ser un tema que los padres incluyan en sus conversaciones con sus hijos. Ojala de estas conversaciones salieran guías que con naturalidad les mostraran a los jóvenes los daños que puede causar la tecnología, si se usa de maneras inapropiadas.

Conoce más acerca de los riesgos de la tecnología en la edición de marzo de Revista FUCSIA.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.