COMENTARIOS

Adoptar también es una opción

Adoptar también es una opción Adoptar también es una opción

Cada vez es más común escuchar sobre parejas que han optado por la adopción para hacer realidad sus sueños de ser padres. Atrás queda el egoísmo.

“La adopción es cuestión de filantropía; adoptaron por miedo a quedarse solos; todos los niños abandonados son conflictivos; el proceso es demasiado complicado; los niños no perdonan ser adoptados; es imposible que los papás generen un vínculo igual con sus hijos biológicos que con los que no lo son…”

Estos eran sólo algunos de los mitos y prejuicios que se tejían en torno a la adopción hace algunos años, años en los que el tema resultaba todo un tabú y las familias que se inclinaban por esta opción preferían mantener bajo absoluta reserva su decisión.
Ahora, poco a poco, la sociedad ha entendido que adoptar un hijo no es cuestión de lástima pues no basta con tener buenas intenciones; tampoco un asunto de egoísmo con el que se busca satisfacer un deseo a como dé lugar; ni mucho menos un salvavidas para un matrimonio en crisis, es un acto de amor de una pareja que busca formar una familia y no puede o quiere concebir hijos y así lo debe determinar una autoridad competente.

Sin prejuicios
Uno de los miedos que asaltan con mayor frecuencia a las parejas que buscan adoptar un hijo es el comportamiento que el niño pueda llegar a presentar. Siempre surgen interrogantes sobre si tendrá problemas de conducta, si se inclinará hacia el alcohol o las drogas, si será agresivo o retraído, en fin… si por su condición de abandono mostrará algún tipo de trastorno.

De acuerdo con los expertos, el comportamiento de un niño y su interacción con la sociedad depende de la educación y formación que reciba. Por lo tanto, no es necesariamente su procedencia la que determina su accionar, es su círculo afectivo y social el que influirá en su desarrollo y, por supuesto, las herramientas que los padres le provean para enfrentarse a los obstáculos y oportunidades.

Por otra parte, es común que los futuros padres se pregunten si lograrán crear un vínculo incondicional con su hijo adoptivo. Pues para su tranquilidad los sicólogos afirman que tanto en los casos de niños consanguíneos como adoptados las relaciones se van construyendo y fortaleciendo con el paso del tiempo, con la convivencia y con los buenos momentos que generan, a su vez, buenos recuerdos y fuertes lazos afectivos.

La duda más frecuente
Ocultar que un niño es adoptado es darle una connotación negativa o vergonzosa a esta condición, razón por la que los especialistas recomiendan decir la verdad al pequeño sobre su origen. Hacer este proceso es también muestra de que los padres han aceptado completamente y a plenitud a su hijo lo que contribuirá a fortalecer las relaciones de autoridad y de confianza.

Cuéntanos sobre tu experiencia.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.