COMENTARIOS

Amores no correspondidos

RevistaFucsia.com

Amores no correspondidos Thinkstock

Un mal de mujeres. Creemos que podemos cambiar a los hombres pero son ellos los que nos cambian, ¡por otra!. Porque cupido también se equivoca.

La mayoría de las mujeres, en algún momento de nuestras vidas, nos hemos enamorado de quien no corresponde. Desde pequeñas, padecemos esa locura de amor inalcanzable, debe ser por las historias que nos leían- de amor y de desengaños- o porque simplemente tenemos la manía, mala manía, de idealizar al hombre de nuestros sueños.

Creer que podemos cambiar a un hombre, es el peor error cometido o por cometer. Como enamorarte de tu mejor amigo mientras él está en la tusa más horrible porque lo dejó su ex. Tú, aguantándote sus lloriqueos y lamentos mientras en secreto mueres por gritar al mundo entero tu amor por él. Si piensas que con tu apoyo, lograrás que se enamore de ti ¡olvídalo! No hay peor solución que hacerse la regalada. Sólo te usará como sexo de desquite y luego te dirá ¡gracias amiguita, no sé que haría sin ti!

Enamorarte siempre del hombre equivocado es una horrible manía. Solo sufrirás por ti y por todos a la vez. Basta de lagrimas de cocodrilo, hay que enfocarse. Esperar por el hombre indicado.

Es cierto que a las mujeres nos encanta el chico malo – esas películas ochentenas donde el galán llegaba en motocicleta, con su pinta de chico rebelde y a ti te salían corazones de los ojos- son solo eso, películas. En la vida real los verdaderos hombres, los que valen la pena, son los que te enamoran desde el principio con buenos modales y te dedican toda la atención.

Los ‘niños malos’ aunque te maten y te sientas viviendo aventuras extremas con el y explorando territorios prohibidos, lo único que sacarás de esa relación es un corazón roto. Pensar que puedes cambiarlo es un error, creer que lo convertirás en tu príncipe azul es un completo y rotundo error.

Tenemos la costumbre de pensar que con el tiempo los hombres pueden cambiar y si lo hacen, pero de mujer. Una vez exploran todo contigo se aburren y te dejan tirada, te cambian tan fácil como cambian de calcetines.

Sufrir por una amor no correspondido, y aunque todas hayamos pasado por la situación de creer que no existe otro hombre en el mundo, es una pérdida de tiempo. Y es que cupido, ese amo del enamoramiento, puede flechar tu corazón en una dirección equivocada. Solo queda poner más razón al asunto del amor y esperar a que ese enanito malvado clave su flecha en el lugar indicado.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.