COMENTARIOS

¿Chimes de oficina? ¡Aléjate!

RevistaFucsia.com

¿Chimes de oficina? ¡Aléjate! Thinkstock.

Los chismes casi siempre causan malestar en cualquier ámbito social, por tal razón lo más recomendable es no ser partícipe de ellos para no generar ni generarte perturbaciones que puedan influir en el desarrollo de tus actividades diarias y mucho menos en tu desempeño laboral.

La mejor forma de no verse involucrado en chismes de ninguna clase es manteniendo comportamientos adecuados en cada espacio en el que nos movemos. Sin embargo, esto no es garantía de que otras personas no quieran hablar de más cuando diferentes tipos de intereses particulares están de por medio.

Los chismes pueden generarse desde un comentario inocente hasta uno destructivo que alguien haga con respecto a otra persona. Es muy importante entender que el ambiente laboral y el buen rendimiento de un equipo de trabajo puede deteriorarse de manera crítica cuando se generan habladurías, causando no solo malestar en quien puede ser el protagonista del comentario, sino generando desconfianza y desmotivación en el resto de compañeros, y que en suma pueden causar grandes estragos en la productividad de una empresa.

Recordemos que las empresas están conformadas por seres humanos y que todos sentimos y la mayoría nos dejamos afectar por las cosas negativas que se puedan decir acerca de nosotros, por lo que un clima laboral deteriorado por este tipo de situaciones puede desencadenar grandes pérdidas para una compañía. El bienestar de todo el personal integrante de una empresa es clave para el éxito de la misma.

Pero… ¿cómo escapar de los chismes?

Lo más adecuado es no “dar papaya” como comúnmente se dice por ahí, pero además de esto es importante no hacer comentarios que vayan en detrimento de la integridad de nadie, así como no divulgar los que podamos escuchar en espacios de descanso o a la hora del almuerzo.

Si alguien viene a contarte algo que para ti pueda tener apariencia de chisme, no asientas como aceptando que estás en acuerdo ni des pauta para continuar con la charla, cortésmente cambia la conversación o con alguna disculpa aléjate de la persona en ese momento para no generar espacios de habladurías en los que después puedas verte contaminado y afectado.

Mantenerse al margen siempre será sinónimo de respeto hacia los demás
y te dará un valor incalculable como ser humano ante ti mismo y ante los demás.

Ahora bien, si alguien ha hablado de ti, antes de empezar a escudriñar acerca de todo lo que se ha dicho, lo mejor es ir a la fuente, enfrentar cortésmente y solucionar a través del diálogo la situación que se está generando.

No olvides que en la actualidad existen leyes acerca del acoso laboral que protegen a los trabajadores, y que en caso de que la situación no pueda resolverse por una vía amable, existen comités de convivencia en las empresas, que estudian estos casos y los llevan a otras instancias para darle una solución rápida que evite el deterioro del clima laboral, tan importante en el buen desempeño del personal integrante de un equipo de trabajo.

Evalúa tus comportamientos y aplica ese viejo refrán que sabiamente dice: ”no hagas a otro lo que no quieres que te hagan a ti”, para nadie es agradable estar en boca de otras personas que con comentarios destructivos quieren afectar la estabilidad, reputación y la vida misma de sus compañeros de trabajo.

Sé cortés, no olvides saludar, sonreír y dar lo mejor de ti cada día a todas las personas que te cruzas en tu camino, la vida te muestra cosas maravillosas en todo momento, vive tu vida de manera sana, responsable, respetuosa y en esa medida encontrarás excelentes resultados en cada cosa que hagas.

Antes de emitir comentarios, reflexiona si vale la pena involucrarte en situaciones que después desencadenarán grandes problemas para ti y para otras personas que comparten tu mismo espacio todos los días.

Recuerda que el diálogo es la mejor arma contra la violencia y aunque suene un poco dramático, los chismes pueden convertirse en una guerra de la cual será muy difícil escapar una vez estás dentro de ella.

No juzgues, no critiques, no reproches; cada quien actúa de acuerdo a sus convicciones y si no estás de acuerdo con algún comportamiento, trata de hablarlo cortésmente sin hacerte cargo de lo que no te compete o aléjate para evitar comentarios desagradables al respecto o peor aún, ser blanco de los ellos.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.