COMENTARIOS

Cómo aprovechar el tiempo

Cómo aprovechar el tiempo Foto: Thinkstock

RevistaFucsia.com te enseña a ganar una hora más de tiempo para que lo dediques a las cosas que te gustan hacer.


¿Has tenido la sensación de que el tiempo corre más rápido y rara vez alcanzas a realizar todas las tareas que te propusiste en el día o en el mes?
 
Muchas personas tienen una idea distorsionada de la manera como gastan su tiempo porque pasan mucho tiempo viendo televisión o en internet. Estos dispositivos tienen la capacidad de distraernos lo suficiente como para perder la noción del paso del tiempo real. Vemos de a dos o tres programas de televisión al mismo tiempo aprovechando los comerciales, chateamos con varios amigos a la vez, pasamos horas en juegos en línea o mirando fotos que otras personas han subido a las redes sociales. Es tiempo que no necesariamente tenemos presupuestado en el día a día, mucho menos en el mes.

No quiere decir que no tengamos derecho a dedicar algún tiempo a las futilidades de la vida, sino que es fundamental prestar atención a la cantidad de minutos que gastamos en ello para hacer un uso más efectivo del tiempo a diario. Prestar atención a la manera como invertimos el tiempo garantizará un mejor panorama el 31 de diciembre, cuando hagas la evaluación anual, y puedas decir con orgullo que has logrado los propósitos y has optimizado tu vida.

Rosie Ifould, editora asociada de la revista inglesa Psichologies, propone algunas acciones para tomar en la vida e invertir mejor el tiempo.

Evita las ‘horas extras gratis’
Si en tu trabajo hay una política tácita de ‘trabajar más de la cuenta’ y por eso no quieres irte a tiempo para no ser la primera en dejar la oficina, aunque hayas llegado temprano, es tu decisión hacerlo así. Quedarte en el trabajo más horas de las que se te ha contratado para laborar es un decreto propio y está en tus manos cambiar esa costumbre.

No tiene sentido compararse con un ‘workaholic’ o un adicto al trabajo, ellos disfrutan trabajar más que hacer cualquier otra cosa, más que el tiempo en familia, más que el sexo en muchos casos; por eso harán lo posible por encontrar cosas que hacer en la oficina, aunque ello implique generar problemas o enredar las soluciones. Los workahólicos pueden ser muy eficientes si tienen trabajo por hacer pero, si han terminado, encontrarán la manera de quedarse más tiempo. Esto no es apreciado por los colegas ni por los jefes.

Cancela las reuniones presenciales
A medida que la tecnología avanza es importante proteger la identidad personal, procura evaluar qué tan indispensable es ver a la persona frente a frente para conversar algún tema. El tiempo que inviertes preparando café, esperando a la persona o yendo a su oficina es perdido. Cuando tienes suerte, son 15 o 20 minutos que se han ido sin obtener nada significativo.

Detén los aplazamientos
“Para muchos de nosotros, la raíz de nuestros aplazamientos es nuestro deseo de hacer las cosas bien –entre más perfeccionistas somos, más aplazamos, porque tenemos miedo de tomar una decisión equivocada o arruinar las cosas antes de empezar”, afirma Ifould, “si tienes la tendencia de perder tiempo antes de empezar los proyectos importantes, recuerda que empezar, aunque sea solo por 10 minutos, ayudará a hacer las cosas más posibles. Acostúmbrate a la idea de que las cosas son suficientemente buenas primero que perfectas, si empiezas ahora, tendrás tiempo de mejorarlas después”.

Audita tu tiempo
Este es el sistema propuesto por Mark Shead, de productivity501.com, un sitio dedicado a brindar consejos para ayudar a incrementar la productividad personal.
Consigue un reloj despertador
Empezando desde que te levantas, programa la alarma para que suene cada 30 minutos, pero evita programarla en el punto exacto de la hora o la media hora, es decir, en el minuto 11 o 17.
Cuando la alarma se apague, escribe qué estás haciendo en ese momento, luego programa la alarma para que suene en otros 30 minutos.
Realiza esta acción durante todo el día.
Trata lo miso los días siguientes pero prepara la alarma en diferente minuto cada día, así no la ajustas automáticamente tratando de hacer trampa. Alternativamente, trata de auditar tu tiempo alternando días, o siete días aleatorios en un periodo de tres semanas, para darte una idea más precisa de cómo utilizas tu tiempo.
Cuando recolectes la información de varios días, podrás analizarla. Elige cómo te gustaría utilizar tu tiempo, podría ser en términos de importancia (muy importante, útil, de alguna manera útil, insustancial), o según tus propósitos (tiempo en familia, administración personal, trabajo, relajación, etc.)
¿Qué conclusiones podemos obtener de esta nueva información? ¿Has descubierto un patrón acerca de qué tan productiva eres a través del día? ¿Puedes ver fáciles maneras para cambiar tus prioridades, para liberar más tiempo? ¿Cómo puedes reestructurar tu día?


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.