COMENTARIOS

Cómo manejar una fobia

Cómo manejar una fobia Cómo manejar una fobia, foto: Thinkstock

Para manejar una fobia lo mejor que puedes hacer es tener seguridad en ti misma y relajarte frente a una situación que te produzca excesivo temor.

Por RevistaFucsia.com
 
Si experimentas temor excesivo por algo, o te alteras fácilmente con alguna situación específica y eres consciente de que esa sensación de amenaza es absurda, pero no puedes evitar sentirte asustada, puedes estar experimentando una fobia. La fobia es considerada como una perturbación psicológica que se manifiesta por medio de una sensación de peligro inminente y necesidad de huida frente a objetos o situaciones que aparentemente pueden causar un daño físico.
Experimentar un temor irracional y exagerado por una situación, objeto, animal o estímulo particular constituye una fobia. Según un estudio realizado por el National Institute of Mental Health, en Estados Unidos, las fobias son la enfermedad mental más común en mujeres de todos los grupos etarios y la segunda psicopatía más común en hombres mayores de 25 años.

Tipos de fobias
Fobia simple o específica
Miedo persistente e irracional hacia objetos (espejos), actividades (ir al médico o al cementerio) o animales (arañas o serpientes). La fobia simple es un tipo de trastorno de ansiedad extrema y, por lo general, la situación que provoca temor no representa un peligro real. Este tipo de fobia afecta a un 10% de la población.
• Ancrafobia: miedo al viento
• Arsonfobia: miedo al fuego
• Batonofobia: miedo a las plantas
• Bogifobia: miedo a los duendes
• Catoptrofobia: miedo a los espejos

Agorafobia
Trastorno de ansiedad proveniente del miedo extremo a estar solo o a asistir a lugares públicos donde sería difícil conseguir ayuda o donde el escape podría ser difícil en una situación de emergencia (ascensor). El temor se intensifica hasta tal punto que el sujeto se vuelve incapaz de salir a la calle.

“La agorafobia es miedo al miedo. Los agorafóbicos temen las situaciones que puedan generarles sensaciones de ansiedad, miedo a la propia activación fisiológica y a los pensamientos sobre las consecuencias de experimentarlas, como la idea de morir”, explica el psicólogo José Pedro Espada en su libro La Agorafobia.
 
Los agorafóbicos presentan miedo a
Vivir una crisis
Perder el control
Espacios abiertos
Aglomeraciones
Atenofobia: miedo a desmayarse
Anuptafobia: miedo a quedarse solo

Fobias sociales
Tipo de ansiedad en la que el temor está relacionado con la presencia de otras personas, como el miedo a hablar en público (intervenir en clase o exponer), reuniones sociales que requieran interrelación, encuentros inesperados con desconocidos o con personas a las que no se ha visto en largo tiempo. Situaciones de este estilo suscitan en el sujeto inseguridad y temor a sentir vergüenza o a hacer el ridículo frente a los demás. En algunos casos, la persona siente temor de lo que los demás puedan estar hablando de ella, manifestando cierta paranoia.

Tratamiento
Todas las fobias tienen solución y se pueden tratar. La eliminación de toda fobia requiere principalmente fuerza de voluntad de la persona para salir de ella, para enfrentar situaciones que normalmente no enfrentaría y para racionalizar el temor.
La terapia cognitivo-conductual ha mostrado ser eficaz para tratar estos trastornos psicológicos, especialmente las fobias simples y las sociales. Consiste en la desensibilización metódica, es decir, exponer gradualmente al paciente a situaciones similares a las que le producen temor, para que poco a poco comience a perder el miedo mediante la familiarización.

Otra forma de tratamiento es la terapia implosiva, en la que se expone directamente al paciente a la situación temida para que el paciente experimente lo injustificado de su miedo y reduzca el temor.

En todo caso, la mejor manera de enfrentar la ansiedad que produce el miedo excesivo a una situación es procurar tranquilidad y tratar de pensar que la situación temida no representa un riesgo real a la vida. El tratamiento de una fobia comienza con la iniciativa propia y el deseo de superar el miedo, el segundo paso es consultar a un especialista.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.