COMENTARIOS

Cuenta tus bendiciones

Cuenta tus bendiciones Cuenta tus bendiciones, foto: Thinkstock

Así no lo creas, el hecho de sentirte agradecida con las pequeñas cosas que te da la vida puede ser sumamente positivo para ti.

Por RevistaFucsia.com
 
Gracias. Las oportunidades para que digas esta palabra durante el día a tu familia, colegas, amigos, e incluso a extraños, son muchas. Lo hacemos de manera frecuente y automática. Es parte de la educación que recibimos desde pequeños. Sin embargo, ¿Con qué frecuencia en realidad celebramos los pequeños regalos que recibimos? Pueden ser cosas tan sencillas como un vaso de agua, un abrazo, un aventón al trabajo, un día soleado o simplemente una sonrisa. ¿Puedes contarlos como bendiciones?

Así no lo creas, el hecho de sentirte agradecida con las pequeñas cosas que te da la vida puede ser sumamente positivo para ti. Recientes estudios demuestran que los beneficios de la gratitud incluyen: menos estrés, más felicidad, más vitalidad, dormir plácidamente, la recuperación más rápida de las enfermedades, mejores relaciones y un profundo sentido de conexión espiritual, entre otros.

‘La gratitud funciona porque involucra otras emociones positivas, como la felicidad y la fe, las cuales tienen efectos positivos inmediatos’, afirma Robert Emmons, PhD, un profesor de psicología de la Universidad de California, autor de Thanks! How Practicing Gratitude Can Make You Happier’. El estar consciente de estos regalos también mejora la mente. ‘Cuando experimentamos la gratitud, estamos activando una parte del cerebro que invade el cuerpo con hormonas que nos hacen sentir bien’, sostiene M.J. Ryan, autor de Attitudes of Gratitude , ‘Y ayuda a disminuir el estrés’.

Sin embargo, después de un duro día de trabajo, la mayoría de nosotros tiende a quejarse en vez de apreciar lo bueno que hemos recibido. ‘Somos naturalmente más propensos a fijarnos en lo que nos aqueja, es la condición humana’, dice la psicoterapeuta Belleruth Naparstek. Lo bueno es que no debes preocuparte. Investigaciones revelan que la gratitud es un hábito, tan fácil de aprender como lavarte los dientes. Intenta estas maneras (comprobadas) para ser agradecida:

1. Lleva un diario. Una de las maneras más efectivas para cultivar agradecimiento es escribir diariamente. Estudios demuestran que las personas que hacen una lista de las cosas por las cuales están agradecidos son un 25% más felices, duermen media hora más cada noche y se ejercitan un 33% más cada semana que los que no. Cada tarde evalúa tu día, retomando las cosas que te causaron placer, los gestos amables de la gente, las interacciones positivas, tus talentos que te hicieron destacar y simplemente las cosas que te parecieron bellas. Escríbelas. Según Emmons, ‘Haz esto cada día, así sea por pocos días, y te darás cuenta de las recompensas que tiene vivir agradecido. Enfocarse en ser agradecido te da aún más razones para serlo’.

2. Exprésate. Es también importante compartir tu gratitud con los demás. ‘A veces olvidamos agradecer a nuestros amigos más cercanos por el simple hecho de estar ahí’, afirma Mary Beth Sammons, coautora de Living Life as a Thank You. ‘Si articulas sobre lo que estás agradecida se vuelve contagioso’. Debes ser específica y considera enviar notas de agradecimiento escritas a mano. ‘Una nota tan simple como puede ser –gracias por recibir mi correspondencia mientras no estuve– puede tener resultados sorprendentes’, afirma Sammons.

3. Mira la película completa. La gente agradecida logra ser positiva sin negar el dolor. ‘La gratitud es una experiencia’, explica Ryan. ‘Puedes estar teniendo problemas en el trabajo, tus finanzas pueden no estar bien, y sin embargo recibes bendiciones cada día’. Esta reflexión la sacudió cuando su padre estaba muriendo a causa de un enfisema. ‘Estaba viendo a mi padre tratando de respirar cuando de pronto mis palabras salieron por sí solas: ¿Papá, vale la pena vivir así? Y él respondió: ‘Me gusta ver fútbol en la televisión. Me gusta leer los comics en el periódico. Algunas veces es más fácil respirar que otras. Mi vida es buena. ‘Esta es la práctica de la gratitud’, dice Ryan.

4. Celebra cada día en la mesa. La mayoría de las familias esperan a ocasiones especiales como Navidad para dar gracias en la mesa. Celebra esto cada día y cada noche. Al desayuno y a la cena. ‘Así es posible crear una conexión con la comida y con la jornada a través de la cual llega a nuestra mesa’. Si puedes experimentar gratitud por la comida, seguramente comerás mejor.






También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.