COMENTARIOS

Dile adiós al sufrimiento

RevistaFucsia.com

Dile adiós al sufrimiento Thinkstock

Muchas personas tienen tan arraigado el dolor que se preguntan si realmente es posible salir de ese lugar de sufrimiento profundo. Parece increíble pensar que el ser humano tenga la capacidad de superar las pérdidas, pero podemos hacerlo.

Es posible si, luego de despedirnos, nos damos permiso para soltar a quienes ya no están y aceptamos seguir adelante. A muchas personas quizá les pueden pasar situaciones similares, en las que luego de una gran pérdida, bloquean su capacidad de ser felices. Es entonces cuando demostrarle a la persona amada que sin él(ella) la vida no sería la misma, es casi imposible. Esto puede influenciar de manera directa en la separación definitiva de la pareja y en los ‘exitosos’ intentos por no rehacerla.

Solemos sentirnos culpables de festejar cualquier alegría luego de un dolor tan grande, y es normal, por un tiempo; pero luego de un lapso razonable, debemos darnos permiso para volver a caminar, a coger fuerzas, sonreír, mirar el cielo y ver salir el sol.

Luego del dolor, la naturaleza nos pedirá despertar y seguir adelante con la vida en el aquí y el ahora; con los días que todavía nos quedan por vivir, con la gente que tienes a tu lado para compartir cada minuto.

Ante el dolor no es necesario explicar nada, nadie puede sentir lo mismo que la persona que está sufriendo, solo es posible acompañar y consolar. Nadie puede ni podrá jamás entender lo que sufres, el dolor que sientes es único pero es preciso que tengas presente que éste no se puede convertir en tu refugio, y menos en tu lugar de permanencia. Tomar conciencia de que permanecer en el sufrimiento no necesariamente demuestra mayor amor y que el hecho de superar el dolor no implica olvidarte de la persona amada, puede liberarte de la culpa.

Es fundamental tener en cuenta que ‘las pérdidas no superadas del pasado se transformarán en un peso que nos impedirá levantar vuelo en el futuro’, afirma el sicólogo de terapia familiar Bernardo Samatas. ‘Hay que atravesar el dolor para convertir ese sufrimiento en un recuerdo enriquecedor, y al mismo tiempo, fortalecernos para seguir adelante.’ Agrega el especialista.

El mito afirma que el tiempo cura las heridas, pero el tiempo no sana el dolor, que solo podremos superar con la decisión propia de mirar hacia el futuro y continuar el camino.

Para el sicólogo experto, ‘la mejor manera de tomar nuestro futuro es soltando nuestro pasado y la mejor manera de soltar nuestro pasado es engranceder nuestro futuro’.  

Así, muchos especialistas sostienen que una forma de superar los procesos de duelo es a través de las declaraciones emocionales importantes, que implican expresar aquello que por algún motivo no se le ha dicho a la persona que partió. Palabras o gestos – como un abrazo o una caricia- que quedaron allí pendientes, sin poder expresarse. Este es un recurso recomendado para personas que han atravesado el proceso del duelo y sienten que no pueden cerrarlo porque, quizá, lo que les falta es dar este paso.

¿Cómo llevarlo a la práctica?
Hay diversas formas de hacerlo, una de ellas puede ser escribiendo una carta. Pon en ella todas las palabras y las cargas emocionales guardadas. Otra forma de agotar ese dolor guardado puede ser contándoselo a un tercero que pueda representar a la persona que partió; en este caso debe ser alguien en quien confíes mucho y con quien te sientas libre para llorar y expresarte.

Sin embargo, cuando hayamos tocado fondo, es preciso recordar que no se va a poder caer más y que ese preciso momento es el punto de apoyo que debemos aprovechar para poder levantarnos.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.