COMENTARIOS

El guardado Foto: Thinkstock

Solteros y casados, abran espacio para un nuevo estado civil: el guardado. Si no aguanta para ser novio oficial ni no–novio, aplica para guardado o ‘freelancer’ de término indefinido

A los guardados les pasa igual que a los bajitos que hacen fila para montarse en una montaña rusa. Cuando están llegando a la zona de embarque descubren que su estatura está por debajo de la altura mínima exigida para ingresar. Similarmente los guardados tampoco dan la talla como para presentárselos a nuestros papás o amigos. Algunos lloran, pero otros son lo suficientemente proactivos para darse cuenta de que la montaña rusa no es la única atracción en el parque de diversiones...

Antes, cuando nos presentaban al primo de Fulanita, si no nos gustaba, le dábamos el ‘Terminator’, es decir, un “hasta la vista baby” o decíamos, “ya vengo, voy al baño”, y en realidad salíamos de puntillas a pedir un taxi que nos llevara lejos de ahí. Pero en el mundo de hoy, nada se desperdicia, ni siquiera un extraño aparentemente sin gracia.

Analice la situación: si ese extraño que tiene enfrente suyo no tiene suficiente potencial para esposo, ni aguanta para ser novio, tal vez le sirva como aplicante al puesto de guardado, es decir, aquel amante de medio tiempo, el ‘mientras tanto’, freelancer sexual, o como usted prefiera llamarlo.
Creo que en el fondo todos tenemos un poco de María llena eres de gracia, porque todos somos unas mulas. Si nos hicieran radiografías saldrían por ahí ocultos los Andreses o Nicolases que tenemos encaletados. Por ahora, la DEA no nos puede arrestar o confiscar nada por llevar adentro a uno de ésos en el silencio.

Pero en realidad, parece que fuéramos réplicas a escala de matryoshkas rusas, todos tenemos a alguien guardado adentro, y ellos, a su vez, tienen a otra persona bien guardadita, y la cadena nunca deja de crecer. Pero, ojo, usted no es necesariamente el guardado de su guardado, ya que él puede guardar a más de una matryoska en su portafolio de acciones.

Yo me pregunto, ¿por qué hay tanto guardado hoy en día? Bueno, le podemos echar la culpa a Nike, que nos alentó a dejar de pensar tanto en hacerlo y aprender a hacerlo de una vez, siguiendo su filosofía Just Do It, el eslogan oficial de los guardados. Y al igual que los casados, los guardados hacen sus propios votos: 1) fumigar todo tipo de inhibiciones, 2) mandar a los celos de vacaciones, y 3) serle únicamente fiel a la infidelidad.

Usted, no tiene que ser especialista para poder reconocer los síntomas de una ‘guardaditis’ aguda. Por ejemplo, la persona en cuestión empieza a adoptar conductas hipocondriacas inverosímiles, digamos, uno invita a su amiga a cine y ella le dice que no puede porque le duele la punta de la nariz (pero todos sabemos que esa enfermedad se arregla a punta de penis y no de penicilina), notamos que ella ya no habla por celular, sino que musita por celular, y que se la pasa mandando mensajes de texto en código Morse, todo esto indica que no sólo tiene algo entre las manos, sino también, entre las piernas.

Y si un sapo se convirtió en un príncipe, ¿puede un guardado convertirse en novio oficial? Pues las probabilidades dependen del caso. Pero los tinieblos normalmente no salen de sus tinieblas por la naturaleza de la relación, ya que casi siempre son los ‘ex’ de sus propias amigas, algún pariente cercano, un criminal, un hombre casado, alguien de la oficina, de otro estrato, de otro partido político, un guerillero, un cura, un punketo, un junkie, un sadomasoquista, de otra religión, del mismo sexo, o de otro planeta; hay guardados de todo tipo, y suelen funcionar únicamente sobre la cama.

Y, bueno, para bien o para mal, los guardados nunca desaparecerán mientras haya tantos complejos en el mundo y uno viva de las opiniones de los demás, sólo así un guardado pasará a ser una pareja oficial y exclusiva. Mientras tanto, la economía, y sobre todo todos los moteles, quieren darles un especial agradecimiento por existir y guardarse en sus habitaciones.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.