COMENTARIOS

¿Eres una novia mamá?

RevistaFucsia.com

¿Eres una novia mamá?	Pantherstock

¿Estás pendiente de él las 24 horas del día? ¿Lo llamas cada vez que algo se le olvida? ¿Le recuerdas cuándo tomarse la medicina? La pregunta aquí es: ¿eres su madre o su novia?

Tal y como dice el dicho popular “Madre solo hay una”, así también debería existir el de “Novia solo hay una”. El noviazgo es una de las etapas más bonitas, pero también más frágiles de una relación, y cuando tú, en el rol de novia, quieres entrar a jugar al papel de madre, andas por el camino equivocado.

Si eres de las que despiertas a tu novio, le preparas su desayuno y su almuerzo para llevar, lo llevas al trabajo y lo dejas en la puerta de su oficina para que no se resfríe, estas en una situación que ilustra claramente cómo se confunde el cariño con la sobreprotección. “Convertirte en la mamá de tu enamorado puede ocultar una necesidad de control o una inseguridad personal” afirma la terapeuta Enara Iturbe.

Este es el caso de muchas mujeres que se adaptan al rol de madres en todos los espacios y momentos de su vida, son ellas también las que siempre tratan de buscarle una solución a todo y sitúan las necesidades de otros antes que las suyas.

Si eres consciente de las acciones sobreprotectoras que aplicas sobre tu novio, este también puede ser un indicador que serás una buena madre, pero deja eso para cuando seas mamá y no practiques más con él. Tu pareja, más que una figura maternal, está buscando una compañera, con la que pueda compartir esos momentos únicos, que solo las parejas viven, y nadie quiere a su mamá entrometida en esos íntimos espacios.

De acuerdo con la psicóloga Rocio Fajardo, existen tres factores que permiten que una mujer se comporte como una madre con su pareja: Si una mujer tuvo un padre que maltrató a su mamá, ella no permitirá que se repita la misma historia que su madre y por eso asume un rol dominante con su pareja actual.

Pero la culpa no es solo de nosotras, ellos también buscan a mujeres sobreprotectoras y dominantes cuando su mamá lo fue. Generalmente estos son hombres sumisos, de carácter débil y que prefieren mantener el mismo estado de confort que tuvieron con su madre y que ahora tienen con su novia.

Y no menos importante, el entorno actual es un factor determinante para que existan cada vez más novias madre. Las mujeres queremos estar a la par de los hombres, y así se está formando una competencia entre la pareja, donde al final alguno quedara a la cabeza, y en este caso será la mujer. Esta situación en un futuro provocaría una familia disfuncional, con una figura masculina pasiva y una femenina muy dominante.                                                              

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.