COMENTARIOS

¿Es verdad que no tiene edades el amor?

RevistaFucsia.com

¿Es verdad que no tiene edades el amor? Pantherstock

Consultamos con el experto en temas de pareja y sexualidad, José Alonso Peña, sobre esta creencia común y nos comentó su opinión al respecto:

Para el experto, este dicho que de ‘el amor no tiene edades’, es un mito en el sentido en que no es algo que está relacionado con la edad biológica, sino con la madurez mental de cada uno de los integrantes de la relación.

El punto de la funcionalidad de una relación de este tipo, depende de la madurez emocional de cada persona en la relación. Si una de las dos personas no está en el mismo nivel mental se generan conflictos. Debe existir una congruencia de pensamientos para que la relación funcione. Estas son  preguntas que hay que hacerse ¿en qué nivel de madurez está mi relación?, ¿Para dónde voy?, ¿De verdad vale la pena continuar si no tiene futuro?.

Algunas relaciones se mantienen a través de otras cosas, como el dolor, el miedo, las inseguridades. Pero no se forjan de manera consciente y es lo que al final termina dañándolas. La edad mental es clave en estos casos.

Para que una relación de pareja sea sana y estable, los dos deben ser maduros mentalmente y tener claro qué quieren conseguir de dicha unión, afirma José Alonso.

 ¿Cómo manejar una relación de pareja cuando hay diferencias grandes de edad?

El estilo de vida de las dos personas deben ser similar, o por lo menos no muy diferentes; por ejemplo un artista plástico y un abogado. El motivo por el cual debe existir esta similitud, es para que en la cotidianidad, los tiempos se puedan manejar idealmente, así como también los acuerdos mutuos.

Es importante tener presente que la comunicación es fundamental para la generación de acuerdos. A través de esta, se pueden plantear situaciones como ‘si en realidad funciona o no’, ‘si se está dispuesto a hacer sacrificios’, y una de las más importantes ‘estar unidos para que la relación se fortalezca día a día’.

Claves para una relación sana:
-Una buena comunicación de parte y parte.
-Respeto por la individualidad.
-Tolerancia.
-Y exploración en el campo sexual (para este caso aprovechar la experiencia del otro es clave y excitante a la vez).
                                                               

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.