COMENTARIOS

La personalidad influye en el tiempo de vida

RevistaFucsia.com

La personalidad influye en el tiempo de vida Foto: Thinkstock

Un estudio realizado en la Universidad de California Riverside, en Estados Unidos, reveló que los rasgos de personalidad pueden determinar la longitud de la existencia de un individuo. La investigación desmiente varios mitos acerca de la influencia de la felicidad en la longevidad.

 “El Proyecto de la longevidad: sorpresivos descubrimientos sobre salud y larga vida a partir de ocho décadas de estudio” es el nombre del estudio que fue desarrollado desde el año 1920. El doctor en psicología Howard Friedman refinó y completó los datos recogidos por el fallecido psicólogo de la Universidad de Stanford, Louis Terman, y otras investigaciones posteriores acerca de más de 1500 niños que tenían alrededor de 10 años de edad cuando fueron estudiados por primera vez, en 1921.

El Proyecto de la longevidad, como llegó a ser conocido, siguió a niños a través de sus vidas, recopilando información que incluyó historias y relaciones familiares, maestros y calificaciones de personalidad de los padres, las aficiones, la tendencia a tener mascotas, el éxito en el trabajo, los niveles de educación, servicio militar, entre muchos otros detalles.

 “Probablemente nuestro hallazgo más asombroso es que las características de personalidad y de relaciones sociales desde la infancia pueden predecir el riesgo de morir después de varias décadas”, dijo Friedman.

Las personas felices viven menos

 “Uno de los hallazgos que realmente asombra a la gente, incluidos nosotros, es que los participantes que eran más alegres y tenían el mejor sentido del humor tienen un promedio de vida más corto que aquellos más alegres y bromistas. Las personas más prudentes y persistentes vivieron más tiempo”, expresó Friedman al sacar conclusiones de su estudio. Ciertamente, este hallazgo representa una nueva comprensión sobre la felicidad y la salud.

Parte de la explicación se encuentra en los hábitos de salud, los niños alegres y con suerte tienden a tomar más riesgos con su salud a través de los años, señaló Friedman. Si bien un enfoque optimista puede ser útil en una crisis, “encontramos que la orientación general de la vida tiende demasiado a considerar que ‘todo va a estar bien’, esto puede ser peligroso porque puede dirigir a la persona a ser descuidada con cosas que son importantes para la salud y para tener una larga vida. La prudencia y la persistencia, sin embargo, dan lugar a una gran cantidad de beneficios para cumplir muchos años.
“Resulta que la felicidad no es una causa fundamental de la buena salud. En cambio, la felicidad y la salud van de la mano porque tienen raíces comunes”.

Los sorprendentes hallazgos
    El matrimonio puede ser bueno para la salud del hombre, pero en realidad no importa para las mujeres. Por lo general, los hombres casados que estuvieron en matrimonios de larga duración, alcanzaban la edad de 70 años e incluso más, 1/3 de los hombres divorciados vivían máximo hasta los 70, y los hombres que nunca se casaron vivieron menos que los anteriores.
•    Ser divorciada es mucho menos perjudicial para la salud de las mujeres. Aquellas que se divorciaron y no se volvieron a casar vivían casi tan largo como las que estaban casadas constantemente.
•    “No trabaje demasiado duro, no se estrese”. No es una recomendación para tener una buena salud y una larga vida. Las personas más involucradas y comprometidas con el trabajo vivían más tiempo que sus compañeros más tranquilos.
•    Inicio de la educación formal demasiado pronto.  Entrar al primer grado antes de los 6 años es un factor de riesgo de mortalidad temprana. Tener tiempo de juego suficiente y ser capaz de relacionarse con sus compañeros de clase es fundamental para los niños.
•    Jugar con mascotas no está asociado con una mayor vida útil.  Se admiten a veces para mejorar el bienestar, pero no son un sustituto para los amigos.
•    Veteranos de combate son menos propensos a tener una larga vida.  Pero es sorprendente que el estrés psicológico de la guerra en sí no es necesariamente una amenaza para la salud; más bien es una cascada de patrones poco saludables que a veces continúan. Los que encuentran un significado en una experiencia traumático y son capaces de restablecer una sensación de seguridad sobre el mundo suelen ser los que regresan a un camino saludable
•    Las personas que se sienten amadas y cuidadas reportan una mayor sensación de bienestar, pero no les ayuda a vivir más tiempo. La ventaja más clara de tener buenas relaciones sociales viene de estar involucrado con otros y ayudando a los demás. Los grupos con los que el individuo se asocia determinan a menudo el tipo de persona que se es, saludable o no saludable.



También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.