COMENTARIOS

Lo que leen las mujeres colombianas

RevistaFucsia.com

Lo que leen las mujeres colombianas Foto: Thinkstock

Una buena mujer va de la mano de un buen libro. Y por libro, hablamos de cualquier hábito de lectura. Consultamos con nuestras usuarias y con mujeres de todo el país para que nos contaran cómo es su relación con las letras y quiénes son los protagonistas de tan interesante interacción con la literatura. Esto fue lo que nos contaron.

Yo leo, tú lees, ellos y ellas leen, todas leemos, ¡y  todo el tiempo! Aunque al género femenino lo tildan de poco interesado en temas culturales, las tradiciones literarias se mantienen vivas gracias a nuestra constante participación. Curiosamente (para algunos),  la presencia de las mujeres es la que sobresale en los centros culturales y lecturas de poemas y cuentos. Encuentros con escritores, participación en bibliotecas como promotoras de lectura y otras actividades, son un ejemplo concreto de que tenemos  la parada.

¿Y tú qué lees? Aquí todo es válido, lo crucial es que lo hagas. En tiempos de “guerra tecnológica”, los libros quedan relegados en  una monumental  biblioteca que promete convertirse en obsoleta y ser un elemento decorativo ido a menos.  A nuestro lado bien puede reposar un  libro de diseño interior,  historias de ficción, una revista de moda,  un manual de belleza y salud o una obra literaria magistral cargada de centenares de reconocimientos mundiales.  Somos abiertas a cualquier opción, pero las cifras indican lo que las mujeres colombianas  preferimos leer sobre ciertos temas. Ojos y libros bien abiertos.

Lectoras modernas a tan solo un clic

Si eres de las que  permanece pegada a su Black Berry o con el Ipad bajo el brazo, éstas herramientas también cuentan al momento de analizar qué leemos fuera y dentro de la red. La Internet también se convierte en una poderosa arma de conocimiento, la que casi por obligación nos mantiene constantemente conectadas y en la que hayamos un salvavidas a la hora actualizarnos o de tener  a un clic lo que se nos apetezca leer. Más sencillo no puede ser.

Otras se inclinan por abrirle campo en el bolso a su libro de la semana o al magazín que compró en el supermercado… ¡Bienvenido sea! , pero es un hecho inamovible que Internet nos facilita las cosas, tanto por practicidad como por economía: el bolsillo agradece que la última edición de tu revista favorita la encuentres rondando por la Web.

Polifacéticas y actuales

Entre nuestras encuestadas encontramos una amplia variedad de respuestas que da paso al sonadísimo cliché “hay de todo y para todos los gustos”, aunque son bastante claras las preferencias de la mujer colombiana que ronda entre los 18 y 35 años (rango de edad de las personas consultadas)

Es obvio (y necesario) que los hábitos literarios converjan hacía nuestra vida académica y laboral, por eso siempre en el estante de la habitación, junto a la revista de ocio y cultura,  los textos académicos siempre están al alcance de la mano. Fuera de la universidad o  ya inmersas en la vida laboral y del hogar,  el libro de la academia siempre será nuestra Biblia. Para las mujeres que trabajan en áreas del Marketing y Relaciones Públicas,  Medicina o Leyes, predomina esta tendencia de mantenerse más actualizadas en cuando a los nuevos títulos editoriales de estos campos, en comparación con las mujeres que estudiaron y practican otras carreras. Eso sí: para todas siempre existe la necesidad de mantenerse informadas de temas coyunturales y es ahí donde los medios masivos de comunicación llevan la batuta. Un gran porcentaje de las  mujeres consultan las páginas web de periódicos nacionales e internacionales; quieren saber qué pasa en el globo terráqueo y tener esa información de primera mano.

Con la frente en alto, muchas admiten tener fuertes inclinaciones a lo que se califica como “los temas light” o exclusivamente de mujer. No se trata de encasillar preferencias a nuestro género, pero es cierto que somos nosotras las que los leemos con más frecuencia, desde un punto de vista enfocado a nuestras necesidades particulares.  Las entrevistadas cuentan que recurren constantemente a artículos para la belleza  y salud femenina, consejos para mejorar  apariencia física, entrevistas con doctores y especialistas de la salud nutricional y estética, temas sobre relaciones de pareja y novedades en la escena del entretenimiento.

Sí, a las médicas, a las escritoras, a las artistas, a las diseñadoras, abogadas, periodistas y a todo el espectro femenino le gusta leer sobre cómo cuidarse tanto por dentro como por fuera,  saber qué cocinar cuando tienen invitados, qué mascarilla natural puede aplicarse en casa o ver catálogos de moda de su preferencia. No se trata de si lo llevamos en nuestra naturaleza o no: es información productiva para lo que somos como mujeres que quieren verse y sentirse como tal: como mujeres.

Chick lit y los grandes clásicos: infaltables en la mesita de noche
El romanticismo entra al escenario en un género de siempre con un nuevo nombre: la novela romántica, en la actualidad conocida como chick lit y con componentes de drama y de lenguaje que rompen con los títulos de antaño. Creado para la señalada mujer posmoderna, donde temas que antes eran tabú, ahora se hablan abiertamente a través de historias de amor y de vida que representan mujeres solteras, separadas, con problemas en el hogar, en el trabajo, con esposos y novios infieles, vida nocturna, conflictos psicológicos y otro hechos propios de una mujer que vive en pleno siglo XXI. Incluso los thiller psicológicos tienen gran acogida.

Ninguna mujer deja en el olvido los memorables títulos de la literatura con los que crecimos en el colegio: Gabriel García Márquez, Allan Poe, Cortázar, Borges y otros maestros de las letras universales, son algunos de los autores favoritos por mujeres de todas las edades. “Cien años de Soledad” es,  por ejemplo, uno de los más memorables y que tiene el honor de ser leído por lo menos 3 veces entre quienes lo tienen enlistado como su predilecto.

¡Una guía espiritual, por favor!
Uno de los grandes ganadores de la encuesta  es un género que entra con fuerza al momento de ser un salvavidas informático para los conflictos propios de las nuevas generaciones. Una considerable proporción de mujeres se inclina por las obras y guías prácticas en lo que se traduce como libros de Superación Personal, el  rótulo con las ellas conocen  este tipo de lecturas que les ayudan con sus problemas mentales, el estrés, para concentración de energías positivas y como textos motivadores que hablan sobre cómo crecer felices.

Todas tienen algo que decir y algo que leer. Somos diversas y  vulnerables a la enorme oleada informativa que está al alcance de nuestras manos. Leer te hace grande, y más si lees lo que quieres.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.