COMENTARIOS

Mujeres dependientes Thinkstock

En la actualidad ser una mujer sin carrera, trabajo o acomodada puede terminar siendo una dificultad.

Está claro que la decisión de cómo llevar tu vida es propia y se está en todo el derecho de hacer lo que se quiera. Partiendo del hecho de que en épocas pasadas la costumbre era que el hombre saliera a trabajar y que la mujer se quedara en casa estaba bien visto. Incluso que una mujer decidiera ir a la universidad era motivo de insulto y se le veía como una rebelde.

En tiempos presentes las cosas han cambiado a pasos agigantados, una mujer en la actualidad es independiente, quiere ser su propia dueña y trabaja todo el día y noche para conseguirlo. La mentalidad ha cambiado y cada vez más mujeres con poder toman decisiones fundamentales tanto para su vida como para empresas o negocios propios.

No por nada hay cada vez más mujeres ejecutivas exitosas que superan en puestos de mando a hombres. Incluso existe una situación que se presenta cada vez más y es que en algunos hogares es la mujer quien sale a trabajar y el esposo se queda en casa cuidando a los niños y haciendo los deberes.

Esto no tiene nada de malo y sería un pensamiento pasado de moda, pensar que el hombre pierde su hombría. Es simplemente una cuestión de facilidades y de acuerdo entre pareja.

Si quedarte en casa y tener que esperar a que te den dinero para comprarte algo que quieres o necesitas te molesta. Te decimos con todo respeto: nunca es tarde para empezar a hacer algo por ti misma.

No se trata de criticar a aquellas mujeres que escogieron ser amas de casa. Es un oficio igual de importante que el de una ejecutiva. La maternidad es respetable y se valora. Pero es muy diferente que te haya tocado ser mantenida y que por comodidad hayas decidido no hacer nada.

Hay muchos casos en los que la mujer ama de casa cuidaba de sus hijos y se encargaba de las tareas del hogar. El hombre salía a trabajar y empezaba a admirar a su compañera de trabajo por su éxito profesional. Termina separándose y ella queda sola y sin ingresos.

Es tan solo un consejo, así tu vida sea la de ama de casa – hay miles de mujeres que trabajan y son excelentes madres, porque podemos hacer las dos cosas- lo importante es tener en cuenta que un ingreso propio no hace daño.

El solo hecho de ser capaz de cambiar la llanta de tu carro, o de poder cambiar un foco, de pagar una cuenta. En fin, miles de oficios que no necesariamente los tiene que hacer el hombre. Oficios que hacen la diferencia, así tu pasión sea ser madre y nada más. El hecho de hacer cosas por ti misma y valerte de tus propias capacidades generará un sentimiento de satisfacción. No es solo cuestión de trabajo o dinero, es una cuestión de actitud. De evitar ser dependiente. De sentirte bien luego de una meta cumplida.

Ser dependiente puede llegar a deprimir a una mujer. El solo hecho de salir a un centro comercial y no poder comprarte la cartera que quieres porque tienes que pedir a tu marido, y ya has pedido mucho en el mes, puede ser un caso triste.

Nada como manejar tu propio dinero, tu tiempo, tu espacio, tus movimientos. Tener la capacidad de decidir lo que quieres hacer con tu vida te llenará de satisfacción.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.