COMENTARIOS

“Necesito un tiempo”. ¿Es o no una estrategia útil para solucionar dificultades de pareja?

RevistaFucsia.com

“Necesito un tiempo”. ¿Es o no una estrategia útil para solucionar dificultades de pareja? Foto: Thinkstock

Una de las consultas más frecuentes que recibo a través de los chats y los emails, así como al interior de mi consultorio, es la pregunta sobre la utilidad de los tiempos de separación como una estrategia para afrontar las dificultades que se van presentando en las relaciones de pareja...

Generalmente justifico una postura profesional antes de lanzarla al ruedo. En esta ocasión haré al contrario y desde el inicio quiero decir que LOS TIEMPOS NO SON UNA ESTRATEGIA MUY EFICAZ PARA EL AFRONTAMIENTO DE LOS PROBLEMAS DE LA PAREJA.

Piénsalo por un momento. Imagina que estás en una relación de pareja estable y sientes que la relación no está funcionando bien, hay peleas, hay disgustos, de pronto la ternura ha desaparecido, la comunicación falla. En resumidas cuentas, tu relación de pareja no está funcionando, ninguno de los dos siente que las cosas estén bien. Entonces deciden que la mejor manera de solucionar la situación es darse un tiempo. Te separas durante unas semanas, descansas de la dinámica de la pareja, de las dificultades de la comunicación y de pronto empiezas a extrañar a la otra persona, se vuelven a llamar y a buscar, hay una dinámica diferente porque se han reencontrado, quizá algo de sexo de reconciliación y la relación tiene un nuevo aire. ¡Genial! ¡Ha funcionado!

Sin embargo, a los pocos días (incluso horas según mi experiencia), la dinámica que los logró separar reaparece y las cosas vuelven como estaban antes de que se separaran. Muy probablemente alguno de los dos dirá: “Necesito un tiempo”. ¡Y el patrón se repite! Es una relación de esas en las que terminan cada tres meses, regresan y tus amigos y familiares te dicen cada vez que terminan: “seguramente volverán”.

Ahora, pensémoslo de otra manera, con una metáfora: Has decidido montar tu propia empresa, tienes un equipo de trabajo increíble y las cosas empiezan funcionando muy bien. De pronto, alguno de los integrantes del equipo presenta dificultades, o la empresa misma entra en un momento de crisis. ¿Qué harías? ¿Enviarías a todo el equipo para que se tomaran un tiempo? ¡No lo creo! Probablemente lo que harías sería sentarte con tu equipo y pensar en las soluciones para esa persona o para tu empresa.

¡Lo mismo pasa en pareja! No puedes esperar que un problema de pareja se solucione separando la pareja por un tiempo, como tampoco es muy sano esperar que si uno de los dos tiene dificultades individuales entonces hay que separar a la pareja y darse un tiempo mientras el otro mejorar sus cosas. LOS PROBLEMAS DE PAREJA SE SOLUCIONAN EN PAREJA. Y LOS PROBLEMAS DE UNO DE LOS INTEGRANTES QUE AFECTAN LA RELACIÓN TAMBIÉN SE SOLUCIONAN EN PAREJA.

Seguramente hay muchos casos y cada relación es totalmente distinta, cada pareja tiene dinámicas muy específicas y claro, cada persona es totalmente distinta. Por eso asumir una posición radical frente al tema de los tiempos sería algo poco sano, por eso, a continuación te regalo unos tips frente al manejo de la idea de “darse un tiempo”:

•    En la medida de lo posible, no deben ser usados como estrategia para solucionar las dificultades de la pareja.
•    Es recomendable que no lo uses en casos en que uno de los dos tiene algo que solucionar algo que no tiene que ver con la relación. Por ejemplo, si tu pareja te dice: “lo que pasa es que mi trabajo es muy terrible y no sé qué hacer con mi proyecto de vida, necesito un tiempo”. Esta no es una justificación sana para pedir un tiempo, si esa persona siente que tiene cosas propias que trabajar, las puede trabajar y claro, recibir el apoyo de la pareja. Acceder a esta petición podrá crear una dinámica que podrá repetirse en el futuro y cada vez que esa persona se encuentre en un problema, querrá apartarse y separarse. No es una buena idea.
    Si se dan un tiempo porque quieren descansar de las peleas o quieren pensar bien las cosas, el tiempo no debe ser indefinido, no debe ser: “démonos un tiempo… no sé cuánto… un tiempo”. En casi la totalidad de los casos ocurre esto, las parejas se dan un tiempo pero no dicen cuánto. La recomendación es que el tiempo usado de manera sana debe tener una fecha límite y debe significar una simple suspensión en el contacto más no una suspensión de la relación.

El último punto es una justificación más de por qué no es sano el uso de los tiempos. Muy pocas veces queda claro si ese tiempo significa que terminaron o no. Algunas personas lo interpretan como una terminación de la relación y deciden salir con otras personas y tener interacciones sexuales en ese lapso de la separación; mientras que otros, simplemente lo viven como un tiempo para pensar en sí mismo y su relación. Siempre ha existido el debate sobre sí es o no infidelidad cuando tengo una relación sexual con una persona diferente a mi pareja mientras nos damos un tiempo.

En conclusión,  todo aquello que sucede en la pareja debe ser solucionado en pareja, como un equipo. Si la relación está muy dañada, hay irrespeto y los canales de comunicación están rotos, un tiempo solo aplazará el daño que se hacen el uno al otro. Para ello es recomendable asistir a consultoría de pareja o a psicoterapia y, a través de ella, lograr decidir si es sano o no continuar con dicha relación.

Para mayor información:
JOSE ALONSO PEÑA HERRERA
TEL: 3182695579
Correo electrónico: drphyloel@gmail.com
twitter: @drphyloel
Facebook: José Alonso Peña Herrera
Facebook Fan Page: Dr. Phyloel
Blog: http://drphyloel.blogspot.com
Skype: drphyloel



También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.