COMENTARIOS

5 perfiles en las redes sociales que deberías dejar de seguir

fucsia.co

5 perfiles en las redes sociales que deberías dejar de seguir Foto: Instagram

El inmenso y amplio mundo de Internet a veces sólo deja basura a su paso. ¿Qué tal si iniciamos un barrido desde la red para que las angustias virtuales no intraquilicen la vida real? Aquí 5 perfiles de los que deberías prescindir.

La vida, compleja, desnfrenada o a veces demasiado calma, ha sido trastocada de maneras inimaginables por internet. Estar frente a una pantalla o un teléfono, perder contacto social y preocuparnos por lo que ponemos -y por lo que otros ponen- en redes sociales parece ser el pan de esta vida virtual.

Estar en contacto con determinados perfiles en las redes sociales que únicamente sirven para sentir culpa, envidia, desazón por lo que no hemos conseguido, o
peor, aquellos que promueven actitudes negativas no es una buena decisión para la cuota de calma que merece nuestra existencia. 

Esta afirmación nos lleva a proponer desde Fucsia.co un listado de esos perfiles que, por su contenido o simplemente porque no sirven para nada podríamos dejar de seguir:

Lee el artículo '8 cosas que deberías dejar de hacer en las redes sociales'

1. Los que fomentan un positivismo exacerbado.

La felicidad y el positivismo es una actitud ante la vida que todo el mundo debería poner en práctica en algún momento. Sin embargo, es importante puntualizar que ser feliz no significa en ningún caso la ausencia de negativismo, tristeza o problemas.

Estar en contacto constante con un perfil que nos obliga a estar felices a cada minuto a base de bombardearnos con frases al respecto y consejos sobre cómo ser feliz a toda costa, anula nuestra capacidad de enfrentarnos a las dificultades que surgen a lo largo de la vida.

Resulta desgastante, abrumador e irreal: tenemos derechos a sentirsnos mal en algún momento. Y resulta más que obvio decir que no siempre se puede estar al ciento por ciento. Reivindicar tu derecho a estar triste de vez en cuando, es parte de eso que llamamos vida.



2. Las de parejas idílicas.
 
Las redes sociales tiene la capacidad mostrarnos un mundo perfecto. Son herramientas que transforman y modifican la realidad.  Difunden un mundo que no siempre es real, pero que puede hacer que nos cuestionemos nuestra propia dinámica de vida.

Eso es lo que ocurre con aquellos perfiles que únicamente comparten fotografías o estados sobre lo idílica y perfecta que es su relación amorosa y la suerte que tienen de haber encontrado el amor de su vida.

El contacto continuo con este tipo de cuentas puede suscitar que nos cuestionemos hasta qué punto nuestra relación va por buen camino. Y ya se sabe, las comparaciones son odiosas, más que nada porque la pareja que motiva esa envidia solo comparte en las redes sociales los momentos positivos por los que atraviesa su relación, nunca los negativos.

¿Quién puede ser feliz con su pareja cada día de la semana? Además, ¿dónde quedó eso de que las discusiones también unen?

En caso de no tener pareja, estar en contacto con este tipo de perfiles puede provocar  que una persona se cuestione su propio valor al verse sola y sin ese "amor idílico".

Lee el artículo '4 hombres que nos hacen odiar las redes sociales'

3. Las de obsesionados con el fitness.


Hacer ejercicio tiene múltiples beneficios para la salud, pero cuando el deporte se convierte en una obsesión, es peligroso.

Es importante saber diferenciar entre aquellos perfiles que abogan por una vida sana y los que hacen apología al ejercicio de forma enfermiza.

Además, ¿a quién le gusta estar en contacto constantemente con imágenes de cuerpos tonificados y sin un ápice de grasa? Resulta innecesario. De hecho, pueden generar el efecto contrario: que nos cuestionemos nuestro propio valor y que nuestra autoestima acabe dañada. Lee el artículo 'el cuerpo femenino, gancho de éxito en las redes sociales'




4. Las que hacen apología a estereotipos de belleza imposibles.

Internet ha democratizado la capacidad de difusión. En la actualidad cualquier persona puede compartir contenido, aunque ese contenido incite a desarrollar prácticas y actitudes que actúan en detrimento de la salud física y sicológica del resto de personas.

Es el caso de los perfiles que abogan por la delgadez extrema y hacen apología de unos idearios de belleza que la mayoría de mortales no pueden  seguir por una cuestión de morfología.

Hay que alejarse de las cuentas en Internet que promueven malas prácticas y atacan directamente a nuestra autoestima.


5. Los que sólo hablan de las miserias de la vida.

Ni un extremo ni el otro. Si en el primer punto se hablaba de evitar perfiles que inciten a una persona a ser feliz contantemente, lo mismo ocurre con las cuentas o los amigos que en las redes sociales sólo hacen alusión a lo mal que les va la vida, a lo mala que es su existencia, a lo miserable que es su trabajo, etc.

El negativismo constante tiene un efecto llamada, algo así como la ley de la atracción.
Lo mejor es alejarse de estos perfiles (y personas) que sólo saben transmitir mala energía.  Además, no hay nada más aburrido y desgastante que soportar el negatisimos y la tristeza injustificada de los demás todo el rato, a cada hora, a cada segundo. No, no, no.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.