COMENTARIOS

Manual para convivir con un marido futbolero durante el Mundial

Fucsia.co

Manual para convivir con un marido futbolero durante el Mundial Foto: Ingimage

A las puertas del Mundial de Brasil, hay que tomar fuerzas para enfrentar esta cita ineludible para los amantes del fútbol, maridos y parejas incluidos. Esposas 'expertas' nos dan sus consejos para que este evento no se convierta en un infierno.

El 12 de junio comienza una de las citas más temidas para aquellas mujeres a las que no les interesa el fútbol, pero que tienen que soportarlo porque están emparejadas con verdaderos amantes de esta disciplina. El Mundial puede ser un motivo de tensión entre la pareja, pero si se sabe lidiar con él, puede ser una oportunidad única para liberarse un poco de la tan temida rutina.

Diana Bello, Pamela Rueda y Carolina Segura, esposas de verdaderos fanáticos del fútbol, e incluso, periodistas deportivos,  nos contaron sus secretos para estar en la jugada.

1. No pelear contra la corriente: "Por años luché con eso porque no entendía su pasión y erróneamente creía que prefería el fútbol por encima de estar conmigo, me sentía abandonada cada vez que prefería un partido", cuenta Diana, quien, con el paso del tiempo, supo mover las fichas a su favor. "El amor es dejar ser, es compartir tu vida con la otra persona y ese compartir implica respetar lo que la persona es, ama y representa", dice. Las tres coinciden con que es el tiempo perfecto para ellas: "Tengo excusa para perderme sin reproches", dice Pamela.  "Yo aprendí a meterme en su dinámica de 'necesito mi espacio' y soy yo ahora la que lo demanda", cuenta Diana.

2. Programa el mercado o las labores del hogar cuando no hay partidos. Si no quieres estar un mes dedicándote tú sola por entero a los quehaceres cotidianos del hogar, organízate e infórmate sobre la fecha y los horarios de los partidos que le interesa ver a tu pareja (no olvides la semifinal y la final). De este modo, no tendrá excusas cuando él tenga la tarea de limpiar la casa, hacer mercado o similares.

3. Ponte al día con lo que sucede en el Mundial. El propósito de este consejo es que, durante el mes que dura la cita del fútbol tengas algo de qué hablar con tu pareja. Además, a él  resultará reconfortante sentir que la persona a la que quiere se vuelca por sus intereses. Pero eso no quiere decir que el Mundial se convierta en el monotema, intenta atraer la conversación a otros asuntos. También los que te conciernen únicamente a ti.

4. Establece horarios para ver la televisión. Está bien que una vez cada cuatro años tu pareja tenga el monopolio del control, pero el Mundial no puede ser el tema que acapare la pantalla del televisor las 24 horas del día. Tú también tienes derecho a disfrutar de la programación que te gusta, aunque sea en menor medida que lo hace él.

5. Durante los partidos, él desaparecerá. Y vas a tener que respetar esa norma intrínseca, al menos que te hagas parte de su micromundo futbolero. En caso contrario, hazte a la idea que no va a tener ojos para mirarte, oídos para escucharte, ni mente para prestarte atención si tu vocabulario no incluye términos como falta, penalti o gol. Aprovecha para salir. "Yo me voy al salón de belleza, con mis amigas o a almorzar con mi mamá", dice Diana Bello. (ve el punto 8).

6. Toma las derrotas a tu favor. No hay cosa que más enfade a un verdadero amante del fútbol que cuando su selección va perdiendo o ha perdido y que su pareja le avasalle con expresiones del tipo “no es para tanto”, “seguro ganan”, “no te pongas así, porque no es el fin del mundo”, o similares.

“Si el equipo pierde, también es un motivo de consentimiento. Lo acompaño en su derrota, aprovecho para consentirlo con algo especial. Para mí es lo máximo porque uno gana muchos puntos. El secreto es huir cada vez que haya partidos y estar pendiente del resultado. Si es favorable, a pasarla rico en pareja y si no, buscar plan para no llegar a la casa”, cuenta Carolina Segura.

Pamela Rueda aconseja que “si se pone de malgenio porque perdió el equipo, es mejor ‘perderse’ para no aguantar pataletas ni mal genio. A las 5 horas la cosa ya se ha superado, o por lo menos aceptado con resignación”.

7. Las reuniones familiares están prohibidas durante el Mundial.
Al menos que en la familia haya más futboleros y decidan organizarse para ver el partido correspondiente durante la reunión. Y, por supuesto, que tus amigos no cuenten con la asistencia de tu pareja a sus bodas, bautizos o comuniones si estos coinciden con la semifinal o final del Mundial.

8. Los resúmenes de los partidos son casi igual de importantes que estos. Teniendo en cuenta esta premisa, aplicar todo lo mencionado con anterioridad a los horarios en los que se retransmitan los resúmenes. Parece absurdo que quieren volver a ver la repetición de los partidos, pero así es. A este respecto, ahorrate comentarios del tipo “pero si ya lo has visto” porque no van a cambiar su postura.

9. Aprovecha los partidos para ti. Dado que él no va a escuchar o hablar de otra cosa mientras estos sucedan, el Mundial es una oportunidad única para hacer lo que a ti más te apetezca al margen de él. Ir de compras, leer, salir con los amigos… las posibilidades son infinitas. Como explica Carolina Segura, “a mí personalmente me gusta que él tenga eso como hobby ya que es un espacio que es solo de él, en el que comparte con sus amigos o sus hermanos y su papá y en ese espacio busco cosas que también son solo para mí”.

10. Promueve los espacios compartidos: aunque no te guste ver los partidos, unirte de vez en cuando no está mal. Diana Bello nos da su consejo: "Si lo que ellos quieren es ver un partido, pues propónganle verlo en un bar, ustedes van a tomar cerveza y a comer, y ellos a ver fútbol, así nadie se aburre y todos contentos.

Y si es de los que se ponen los guayos cada fin de semana para jugar, pues acompáñenlos: "Conozco muchas mujeres que se quejan de que sus esposos prefieren ir a jugar fútbol, pero jamás se han tomado la molestia de acompañarlos en un partido, y eso es muy desmotivante para ellos porque no se sienten apoyados -dice Diana-. Y no es cosa de género, si fuera al revés la mujer sentiría lo mismo. ¿Qué tal uno bien aficionado a algo y que la pareja critique todo el día y salga con '¿otra vez con eso?'.

11. Dile que te 'enseñe': "'Hay que preguntarles cosas como "mi amor,' ¿qué es fuera de lugar?". Les encanta poder enseñarnos algo en la vida, en medio de tanta sabiduría que poseemos las mujeres, se sienten poderosos, inmaculados...es pura inteligencia emocional. Además uno se aguanta un partido y ahí sí tiene toda la autoridad para exigir una salida de compras de 10 horas o unas clases de danza árabe. ¡Obvio! Uno les dice: "¿Cómo yo sí te apoyo en lo que tu quieres? Chicas, úsenlo a su favor y verán que todo fluye".

12. Ármate de paciencia. Al fin y al cabo, el Mundial solo dura un mes, ni más ni menos. Luego todo vuelve a su estado apacible. Aunque estas normas aplican para todos los fines de semana o los miércoles futboleros.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.