COMENTARIOS

10 razones por las que es importante saber elegir a una amiga

Fucsia.co

1 / 11
Elena Iglesias, profesora asociada al departamento de psicología de la Universidad Complutense de Madrid nos da 10 pistas para saber cómo elegir una buena amiga©Ingimage
2 / 11
1. No hay reglas claras ni seguras para escoger a una amiga. La mejor manera es dejarse llevar por la intuición, por las famosas vibraciones. ©Ingimage
3 / 11
2. En las relaciones humanas existe una ‘química’ que funciona positiva o negativamente entre dos personas. Ese es un primer paso indispensable. Si no existe esa atracción, es como cuando no existe atracción física en una pareja: difícilmente podrá desarrollarse allí un amor pleno. ©Ingimage
4 / 11
3. Un segundo paso a considerar es lo que uno busca en la amistad, lo que se desea tener en alguien a quien podamos decirle ‘amiga’. Los romanos la representaban como una joven vestida con dos corazones en la mano. Con la izquierda se señalaba el pecho, donde se leía: ‘de cerca y de lejos’, sobre su frente estaba escrito: ‘en invierno y verano’. Y en la franja de su túnica decía: ‘en la muerte como en la vida’. ©Ingimage
5 / 11
4. Pero si nuestra idea o nuestra necesidad de la amistad es superficial, encontraremos amigas superficiales. 'Nadie da lo ‘que no tiene’, y se podría agregar: nadie da más de lo que piden y recibe. ©Ingimage
6 / 11
5. Algunas mujeres también se conforman con un amor mediocre, alguien que les resuelve el problema económico, el ‘status’ social, los hijos. En el fondo, es una relación de utilidad. Con la amistad sucede lo mismo: si busco una amiga que me ‘convenga’, tendré siempre relaciones superficiales y utilitarias. ©Ingimage
7 / 11
6. Esto, sin embargo, es diferente a la solidaridad que se despierta entre las mujeres profesionales. Ese es un tipo de amistad basada en la confianza y la ayuda mutua’ en un mundo de hombres’ donde ellas son minoría y se tienen que proteger para salir adelante. Entre ellas puede surgir verdadera amistad, aunque haya partido de un interés común muy concreto: la supervivencia profesional. Una amiga, en cualquier aspecto de la vida, es una gran aliada. ©Ingimage
8 / 11
7. “Cierta vez me decía una escritora venezolana: ‘No pude escoger mi país, ni la época histórica, ni mi posición social, ni mi familia, pero a mis amigos ¡a ésos sí los escojo yo!”. Lo más importante en esa elección, después del primer encuentro, es la calidad humana de la persona que elegimos, y para descubrir eso, todos tenemos un ‘sexto sentido’ y nuestro espíritu de selección, dice la experta. ©Ingimage
9 / 11
8. ¿En qué nos fijamos cuando conocemos a alguien? ¿Nos conformamos con un conversador agradable, ‘que no se meta en honduras’, que nos siga la ‘onda’ del último chisme o que conozca a mucha gente? A veces no nos acercamos a lo hondo del ser humano por nuestros prejuicios y barreras, y es allí precisamente, donde podríamos encontrar a ese alguien que nos sepa oír con cariño, sin juzgarnos, aunque no nos entienda. ©Ingimage
10 / 11
9. Quien se fija en atributos superficiales, lo mejor que puede hacer es no esperar mucho de la otra persona, y no cometer la tontería de abrirse con ella, porque lo más seguro es que se sentirá defraudada. Pero si busca en la gente cualidades sólidas, seguramente encontrará alguien muy humano, capaz de entenderla. Una persona sensible, generosa y abierta, que pueda llegar a ser una gran amiga. ©Ingimage
11 / 11
10. Para una amistad se necesitan dos personas y generalmente quien busca cualidades profundas e las que poder confiar, es porque también las tiene y está dispuesto a compartirlas. Mírese sinceramente a sí misma y pregúntese: ¿qué busco, qué necesito, qué estoy dispuesta a dar? Y de acuerdo con su respuesta, embárquese en la estimulante aventura de la amistad. ©Ingimage
Elena Iglesias, profesora asociada al departamento de psicología de la Universidad Complutense de Madrid nos da 10 pistas para saber cómo elegir una buena amiga©Ingimage
1.	No hay reglas claras ni seguras para escoger a una amiga. La mejor manera es dejarse llevar por la intuición, por las famosas vibraciones.  ©Ingimage
2.	En las relaciones humanas existe una ‘química’ que funciona positiva o negativamente entre dos personas. Ese es un primer paso indispensable. Si no existe esa atracción, es como cuando no existe atracción física en una pareja: difícilmente podrá desarrollarse allí un amor pleno. ©Ingimage
 3.	Un segundo paso a considerar es lo que uno busca en la amistad, lo que se desea tener en alguien a quien podamos decirle ‘amiga’. Los romanos la representaban como una joven vestida con dos corazones en la mano. Con la izquierda se señalaba el pecho, donde se leía: ‘de cerca y de lejos’, sobre su frente estaba escrito: ‘en invierno y verano’. Y en la franja de su túnica decía: ‘en la muerte como en la vida’. ©Ingimage
4.	Pero si nuestra idea o nuestra necesidad de la amistad es superficial, encontraremos amigas superficiales. 'Nadie da lo ‘que no tiene’, y se podría agregar: nadie da más de lo que piden y recibe. ©Ingimage
5.	Algunas mujeres también se conforman con un amor mediocre, alguien que les resuelve el problema económico, el ‘status’ social, los hijos. En el fondo, es una relación de utilidad. Con la amistad sucede lo mismo: si busco una amiga que me ‘convenga’, tendré siempre relaciones superficiales y utilitarias. ©Ingimage
6.	Esto, sin embargo, es diferente a la solidaridad que se despierta entre las mujeres profesionales. Ese es un tipo de amistad basada en la confianza y la ayuda mutua’ en un mundo de hombres’ donde ellas son minoría y se tienen que proteger para salir adelante. Entre ellas puede surgir verdadera amistad, aunque haya partido de un interés común muy concreto: la supervivencia profesional. Una amiga, en cualquier aspecto de la vida, es una gran aliada. ©Ingimage
7.	“Cierta vez me decía una escritora venezolana: ‘No pude escoger mi país, ni la época histórica, ni mi posición social, ni mi familia, pero a mis amigos ¡a ésos sí los escojo yo!”. Lo más importante en esa elección, después del primer encuentro, es la calidad humana de la persona que elegimos, y para descubrir eso, todos tenemos un ‘sexto sentido’ y nuestro espíritu de selección, dice la experta. ©Ingimage
 8.	¿En qué nos fijamos cuando conocemos a alguien? ¿Nos conformamos con un conversador agradable, ‘que no se meta en honduras’, que nos siga la ‘onda’ del último chisme o que conozca a mucha gente? A veces no nos acercamos a lo hondo del ser humano por nuestros prejuicios y barreras, y es allí precisamente, donde podríamos encontrar a ese alguien que nos sepa oír con cariño, sin juzgarnos, aunque no nos entienda. ©Ingimage
9.	Quien se fija en atributos superficiales, lo mejor que puede hacer es no esperar mucho de la otra persona, y no cometer la tontería de abrirse con ella, porque lo más seguro es que se sentirá defraudada. Pero si busca en la gente cualidades sólidas, seguramente encontrará alguien muy humano, capaz de entenderla. Una persona sensible, generosa y abierta, que pueda llegar a ser una gran amiga. ©Ingimage
10.	Para una amistad se necesitan dos personas y generalmente quien busca cualidades profundas e las que poder confiar, es porque también las tiene y está dispuesto a compartirlas. Mírese sinceramente a sí misma y pregúntese: ¿qué busco, qué necesito, qué estoy dispuesta a dar? Y de acuerdo con su respuesta, embárquese en la estimulante aventura de la amistad. ©Ingimage

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.