COMENTARIOS

Yoga aéreo Foto cortesía www.aeroyoga.es

Si estabas buscando una actividad física que te proporcione resistencia y elasticidad, al mismo tiempo que funciona como relajante corporal y mental, el yoga aéreo es una técnica que mezcla las posiciones del yoga tradicional con las técnicas utilizadas en la danza aérea de los circos.

Era cuestión de tiempo para que los expertos quisieran mezclar yoga con la acrobacia, tomando en cuenta que ambas actividades resultan reconfortantes física y mentalmente y están relacionadas con la elasticidad del cuerpo. De una manera similar a algunos espectáculos circenses en los que mujeres y hombres penden de una o dos telas que cuelgan del techo o de un árbol, esta nueva práctica de yoga plantea un nuevo reto para los amantes de la flexibilidad y la resistencia en actividades físicas. El resultado, un cuerpo delgado y tonificado, y una mente tranquila.

El yoga aéreo utiliza cintas de seda o tela que cuelgan del techo, para apoyar las posturas tradicionales del yoga. En este caso, las telas están dispuestas como una suerte de hamaca angosta que tiene la posibilidad de abrirse bastante porque la tela es lo suficientemente ancha para sentarse o acostarse en ella.

“Usar accesorios durante el yoga se ha hecho por siempre”, dice Jonathan Farber, propietario del gimnasio Bspoke Athletics, especializado en Yoga Aéreo en Estados Unidos, señalando que los bloques y las cuerdas hacen parte del arsenal habitual. Sin embargo, las telas han sido una adición reciente a la mezcla, lo que significa que todas las personas son principiantes en las clases. “Puede tomar varias clases para llegar a sentir el efecto de la técnica y para durar una hora sin torcer la tela”, afirmó Farber.

Así funciona una clase de yoga aéreo
En la clase debe haber máximo ocho participantes, para asegurar que el instructor tenga tiempo suficiente para ayudar a todos con los ejercicios, sobre todo teniendo en cuenta que se trata no solamente de dominar el cuerpo sino también a la tela como instrumento de práctica.

La instructora Jennifer Adinolfi lidera la mayor parte de clases de yoga aéreo en Bspoke Athletics. Armada de paciencia y de buen sentido del humor, debe comprobar que cada practicante esté haciendo bien los ejercicios durante la sesión, hace demostraciones y luego ayuda a desenredar a los estudiantes que han tomado algún camino equivocado con la tela.

Para empezar, ella muestra algunos movimientos básicos en el piso, que se basan en las telas de apoyo. Con la tela enrollada bajo las axilas, se hacen algunas sentadillas y movimientos que son variables de la pose del guerrero, en el yoga tradicional, por ejemplo.

En general las telas ayudan a conservar un mejor balance durante las posturas de yoga, de tal manera que sea posible tener más relajación. La tela ayuda a estabilizar la parte superior del cuerpo para que se pueda mantener la posición correcta, algo contra lo que se lucha por lo general en el yoga tradicional durante el trabajo con el equilibrio.

Suspensión en el aire
El instructor enseña a los aprendices cómo sentarse sobre las sedas, para realizar una pose en V con las piernas, manteniendo el equilibrio sobre la tela. A partir de ahí, se envuelven las piernas alrededor de la tela hasta que se tiene el balance perfecto para echar la espalda hacia atrás y quedar completamente suspendido.

Parece intimidante, pero después de la primera vez los nervios se van y de la concentración que se tenga dependerá el éxito de la práctica. Adicionalmente, la tela ayuda mucho durante las posiciones invertidas, en las que la persona queda completamente suspendida de las piernas y no toca el piso con ninguna parte del cuerpo. “Esas posiciones invertidas quitan completamente la presión de la espina dorsal y del cuello”, dijo Adinolfi.

El yoga aéreo promete ser una de las prácticas favoritas entre los amantes de la relajación porque compromete todos los músculos del cuerpo al mismo tiempo que incrementa la capacidad de concentración y de paz mental.

Recomendaciones
El atuendo más adecuado para practicar yoga aéreo es: leggings y una camiseta de mangas largas para evitar que las telas vayan a lastimar la piel cuando la persona es inexperta.
No es imprescindible que la persona haya practicado yoga tradicional con anterioridad, pero será de mucha ayuda si conoce las posiciones y movimientos propios del yoga, así como sus principios de disciplina física y mental que están relacionados con las prácticas de meditación en el hinduismo, el budismo y el jainismo.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.