COMENTARIOS

6 ideas para hacer un desmaquillador natural en casa

Fucsia.co

Limpieza de la piel
Foto: Ingimages
2 / 8
Limpieza de la piel
Foto: Ingimages
3 / 8
©ingimages. Para desmaquillar: humedece una toalla con agua y vierte un poco de miel sobre ella. Luego espolvorea sobre la miel bicarbonato de sodio, que tiene efectos exfoliantes, así que sé generosa. Baña tu rostro y recórrelo con la toalla suavemente. Finaliza lavando la cara dos veces con agua helada.
4 / 8
©ingimages. Para tonificar: el PH de tu piel está levemente desbalanceado por esta rutina. Así que, el segundo paso es utilizar un tonificante. Coge algodón y humedécelo con agua de rosas y agrega cuatro gotas de vinagre de manzana. Luego limpia tu cara pero evita la zona de los ojos. El vinagre de manzana era el secreto que tenían los soldados romanos para aumentar su fuerza y energía gracias a la doble fermentación de los azúcares naturales. Estos nutrientes son ideales para tu piel.
5 / 8
©ingimages. Si te funcionó el anterior consejo, pero te da pereza hacer la mezcla cada noche, prepara en una botella una mezcla de 60 ml de agua con tres cucharadas de vinagre de manzana, cinco gotas de aceite de romero (esto para que se conserve y no termines oliendo toda la noche a ensalada César) tápala y guárdala en la nevera.
6 / 8
©ingimages. Para consentir los parpados: en un algodón pon cinco gotas de aceite de oliva extra virgen o de almendras y pásalo por la zona alrededor de los ojos muy suavemente. Si tienes tiempo y no estás dormida en este paso, coloca una toalla tibia sobre la cara ¡caliente nunca! Esto limpiara los poros e impurezas. Por último, enjuágate la cara con agua helada hasta que no queden rastros de aceite.
7 / 8
©ingimages. Es mentira que los productos libres de aceite son los más adecuados para la cara. Después de cualquier rutina desmaquilladora, la piel pide a gritos sus aceites naturales y esto produce más aceite para compensar. Recuerda, en pieles grasas, eso significa más puntos negros, y para las pieles secas, más resequedad.
8 / 8
©ingimages. No temas limpiar tu cara con aceite, pues naturalmente se disolverá el exceso de grasa de la piel sin despojarla completamente de ella. Abónale a esto que estarás utilizando productos naturales y completamente libre de químicos.
Foto: Ingimages
Foto: Ingimages
©ingimages. Para desmaquillar: humedece una toalla con agua y vierte un poco de miel sobre ella. Luego espolvorea sobre la miel bicarbonato de sodio, que tiene efectos exfoliantes, así que sé generosa. Baña tu rostro y recórrelo con la toalla suavemente. Finaliza lavando la cara dos veces con agua helada.
©ingimages. Para tonificar: el PH de tu piel está levemente desbalanceado por esta rutina. Así que, el segundo paso es utilizar un tonificante. Coge algodón y humedécelo con agua de rosas y agrega cuatro gotas de vinagre de manzana. Luego limpia tu cara pero evita la zona de los ojos. El vinagre de manzana era el secreto que tenían los soldados romanos para aumentar su fuerza y energía gracias a la doble fermentación de los azúcares naturales. Estos nutrientes son ideales para tu piel.
©ingimages. Si te funcionó el anterior consejo, pero te da pereza hacer la mezcla cada noche, prepara en una botella una mezcla de 60 ml de agua con tres cucharadas de vinagre de manzana, cinco gotas de aceite de romero (esto para que se conserve y no termines oliendo toda la noche a ensalada César) tápala y guárdala en la nevera.
©ingimages. Para consentir los parpados: en un algodón pon cinco gotas de aceite de oliva extra virgen o de almendras y pásalo por la zona alrededor de los ojos muy suavemente. Si tienes tiempo y no estás dormida en este paso, coloca una toalla tibia sobre la cara ¡caliente nunca! Esto limpiara los poros e impurezas. Por último, enjuágate la cara con agua helada hasta que no queden rastros de aceite.
©ingimages. Es mentira que los productos libres de aceite son los más adecuados para la cara. Después de cualquier rutina desmaquilladora, la piel pide a gritos sus aceites naturales y esto produce más aceite para compensar. Recuerda, en pieles grasas, eso significa más puntos negros, y para las pieles secas, más resequedad.
©ingimages. No temas limpiar tu cara con aceite, pues naturalmente se disolverá el exceso de grasa de la piel sin despojarla completamente de ella. Abónale a esto que estarás utilizando productos naturales y completamente libre de químicos.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.