COMENTARIOS

Desagradable problema

Desagradable problema Desagradable problema

El mal aliento puede afectar de manera drástica tu vida cotidiana si no lo tratas correctamente. Te damos algunos trucos caseros para hacerlo.

La halitosis o mal aliento se produce por varios factores que van desde el consumo de alimentos con olores fuertes, pasando por problemas de encías o boca, hasta trastornos de salud relacionados con el sistema digestivo y el hígado.

Si bien estas causas ya están determinadas, resulta muy difícil saber cuál de ellas es específicamente la que está originando el problema. A esto se suma que la persona muchas veces desconoce que tiene halitosis porque no puede percibir el mal olor producto de que ha perdido la sensibilidad olfativa, por lo que debe esperar a que un conocido se lo haga saber.

Eliminando el mal aliento
De acuerdo al origen del problema, sigue estas recomendaciones:

• Por alimentos: si te encanta el ajo, si la cebolla te enloquece, si condimentas mucho tus comidas, si bebes mucho café y licor o si fumas con frecuencia, entonces debes cambiar tus hábitos porque en ellos puede estar la causa del mal aliento. Comienza restringiendo por varios días uno de estos alimentos o bebidas para que puedas identificar cuál es el que te produce la halitosis.

• Por problemas en la boca: cuando las encías sangran o presentan algunas molestias puede ser porque hay muchas bacterias en la cavidad bucal. En consecuencia, problemas como la placa bacteriana y las caries hacen aparición provocando, entre muchas otras cosas, el mal aliento. La recomendación entonces es lavar varias veces al día los dientes y visitar al odontólogo para que él haga una limpieza profunda y determine el tratamiento correcto.

• Por trastornos del sistema digestivo: muchas personas no logran digerir correctamente los alimentos porque presentan alteraciones en el hígado, en el esófago o porque tienen alguna patología más compleja como gastritis, cáncer o diabetes. Lo mejor en estos casos, además de consultar al médico, es seguir una dieta baja en derivados de la leche y comer frutas como papaya o pitaya que favorecen el tránsito intestinal.

Lo casero también funciona
Las infusiones de plantas medicinales pueden contribuir a tratar la halitosis. Estas fórmulas naturales te pueden ser de gran ayuda:

Infusión de menta piperita: mezcla por cada vaso de agua una cucharadita de esta menta. Toma esta agua tres veces al día o, si prefieres, utilízala como enjuague bucal antes y después del cepillado.

Semillas de anís verde: esta planta tiene propiedades bactericidas útiles para disminuir el olor producido por la boca. Puede tomarse en infusiones después de las comidas o masticarse (tres semillas) durante cualquier momento del día. Es recomendable no exceder la cantidad porque puede causar el efecto adverso.
Enjuagues naturales: plantas como eucalipto, tomillo, hinojo y romero sirven para completar el circuito de higiene oral que debe hacerse por lo menos tres veces al día.

Agua tibia: la medicina ayurvédica aconseja agregarle unas gotas de limón y una pizca de jengibre a un vaso de agua tibia y tomar esta preparación una vez al día.

Como ves, las opciones para tratar este desagradable trastorno son muchas y muy fáciles de poner en práctica por lo que no hay razón para no intentar un tratamiento con ellas.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.