COMENTARIOS

Sequedad vaginal, no es sólo cuestión de edad

Sequedad vaginal, no es sólo cuestión de edad Sequedad vaginal, no es sólo cuestión de edad

Factores como la menstruación o el estrés pueden afectar la capacidad de lubricación. Consejos para contrarrestarla y llevar una vida sexual normal.

Es común que la sequedad vaginal se presente en la menopausia por la disminución natural y notable de estrógenos. Sin embargo, algunas mujeres experimentan esta condición aún siendo muy jóvenes, situación que afecta sus relaciones sexuales de manera radical.

Esta molestia se puede producir por varias razones como la disminución del cuerpo del útero o por contracciones uterinas dolorosas antes, durante y después el orgasmo. También por los cambios hormonales propios de cada periodo menstrual, por los embarazos y por factores sicológicos como el estrés o el agotamiento físico y mental. Dichas molestias disminuyen el deseo sexual por el dolor, la picazón y el ardor que provocan por lo que la capacidad de lubricación y las características del fluido como la viscosidad y el volumen se ven afectadas.

Para contrarrestar estos cambios, es posible optar por varios tratamientos. Los principales tienen que ver con la aplicación de cremas con estrógenos y con la ingesta controlada de hormonas. No obstante, estas no son las únicas maneras de manejar las molestias, también es válido:

1. Hacer juegos previos a la relación sexual que aumenten el deseo y la excitación para contribuir a aumentar la lubricación vaginal de manera natural.

2. Usar lubricantes. Las recomendaciones en este sentido son:
Adquirir los productos de este tipo cuya base sea hídrica o soluble en agua.
Comprar lubricantes con un pH no mayor a 5.0 para que sea lo más parecido posible al pH natural de la zona vaginal y así se evite la formación de infecciones.
Preferir los geles ligeros de larga duración y que no manchan. Esta recomendación es importante para evitar tener que usar el producto justo antes de la penetración.
Evitar los productos con sabores o esencias que puedan irritar el área.
No usar vaselinas o aceites minerales por que cuando estos productos son derivados del petróleo pueden adherirse a la mucosa vaginal y favorecer el desarrollo de bacterias.
Buscar lubricantes de fácil aplicación y remoción.

Otras causas
El tabaquismo puede producir sequedad vaginal porque altera las funciones de los estrógenos. Por su parte, la diabetes también desencadena esta condición dado que las mujeres con un descontrol en la glucosa pueden experimentar daño en los vasos sanguíneos impidiendo el flujo sanguíneo hacia la pared vaginal y vaginitis (inflamación de los tejidos vaginales).

Es necesario consultar a un especialista cuando:
La sequedad vaginal afecte de manera prolongada la vida sexual.
Aparecen molestias como la falta de saliva o ardor en los ojos.
El desequilibrio hormonal es evidente.
Hay alteración en los genitales.




También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.