COMENTARIOS

Transformando tu estilo

Transformando tu estilo Transformando tu estilo

Si peinar tu peinado cada vez te lleva más tiempo o si la ropa que tienes no se ajusta a lo que quieres proyectar, entonces necesitas un cambio sutil pero notorio.

Para hacerte un cambio de look no sólo es necesario tener toda la intención de transformar tu aspecto, también es indispensable tener claro qué se quiere proyectar y con qué estilos definitivamente te sentirías insegura. Conociendo tus gustos te será mucho más sencillo arriesgarte a cortarte el pelo, darle otro color, subir el tono del labial o de todo el maquillaje y hasta cambiar de ropa.

Los consejos que te presentamos a continuación son una reglas básicas para encamines mejor tus esfuerzos por verte mucho más atractiva, linda y segura. Ten en cuenta estas recomendaciones y verás cómo la labor se te hará más sencilla y divertida.

1. Antes de cambiar es importante que conozcas a la perfección tus medidas, tu talla, tu estatura y tu color de piel para que el nuevo look te favorezca totalmente.

2. En cuanto al cabello, ten presente que las transformaciones más notorias se dan cuando pasa de largo a muy corto, de liso a crespo o de oscuro a claro. Lo más importante, independientemente de cómo lo quieras llevar, es el tiempo que le puedas dedicar a arreglarlo pues de eso dependerá lo bien que luzca. También ten en cuenta:
* Si eres de cara redonda, no lo lleves muy corto ni cuadrado.
* Si eres de cara cuadrada o maxilar ancho, te favorecen las capas.
* Si eres de cara alargada, un flequillo y un largo a la altura de los hombros te lucen muy bien.
* Si eres de cara ovalada, prefiere un largo medio y con volumen abajo.
* Para una piel morena, el color debe ser castaño, rojizo o caoba.
Para una piel blanca rojiza, los rubios y castaños funcionan bien.
Para una piel pálida, la gama de los marrones luce mejor que los negros intensos o los amarillos dado que estos tonos endurecen las facciones.

3. Por el lado de la ropa las opciones son infinitas, lo que sí debes saber es que necesariamente vas a tener que deshacerte de algunas prendas que ya no usas, que están deterioradas, que no te sirven por talla o que sencillamente ya no te lucen. Esto no quiere decir que cambiar de look implique ir a la quiebra, lo que significa es que debes aprender a sacarle provecho a lo que tienes y a invertir en prendas y accesorios básicos.
Organiza tu armario por:
* Tipos de ropa: estampados, colores, deportiva y de uso diario o de oficina.
* Utilidad de los zapatos: para trabajar, para un día descomplicado, para hacer ejercicio, para lucir elegante o para salir de rumba.

Una vez hayas hecho esto, entonces empieza a combinar las prendas y los zapatos que tienes y apunta cada atuendo que te encante. De esta manera sabrás qué ponerte según la ocasión, cuáles son las opciones que tienes para alternar unas prendas con otras y qué tipo de accesorios y de ropa nueva necesitas. Recuerda que si quieres un cambio más evidente puedes cambiar la paleta de colores que usas por una de tonos más llamativos.

También es importante que la ropa que uses esté acorde a tu talla –ni más grande, ni más pequeña– y que complementes tu atuendos con lindos aretes, collares, bufandas o broches.

¡Anímate a transformar tu estilo!, es una divertida manera de sentirte más bonita y de subir la autoestima.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.