COMENTARIOS

Trastonos de atención en los niños

Trastonos de atención en los niños Trastonos de atención en los niños

Un estudio asocia la exposición a pesticidas con los trastornos de atención en niños.

La exposición a niveles elevados de pesticidas fosfatados orgánicos, que son comunes en los cultivos de frutas y vegetales, podrían aumentar las probabilidades de trastornos de atención en los niños, según un estudio que publicará la revista Pediatrics.

Sin embargo, los autores del artículo, que se publicará en la edición de junio de la revista, señalan que a esta altura no hay pruebas concluyentes de que la exposición a los pesticidas pueda causar el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDA-H).
Maryse Bouchard, autora principal del estudio e investigadora en el departamento de salud ambiental y laboral en la Universidad de Montreal y el Hospital universitario Sainte Justine, señaló que "por supuesto que las familias no deberían privarse de las frutas y las verduras".

"Creo que lo que sí podemos afirmar es que debemos hacer todo lo posible por reducir nuestra exposición a los pesticidas", añadió.

En Estados Unidos los Centros para Control y Prevención de Enfermedades calculan que unos 4,5 millones de niños y niñas, con edades entre 5 y 17 años, han tenido un diagnóstico de TDA-H y las tasas de diagnóstico han subido un 3 por ciento anual entre 1997 y 2006.

La investigación médica señala como causas de este incremento las influencias químicas combinadas con otros factores ambientales como los juegos de vídeo, los programas de televisión hiperquinéticos (con exceso de movimiento) y las imágenes que se suceden rápidamente en los discos de vídeo educativos para niños pequeños.

El equipo de Bouchard analizó los niveles de residuos de pesticidas en la orina de más de 1.100 niños con edades de 8 a 15 años, y encontró que los que tenían niveles más altos de fosfatos dialcalinos, que son los subproductos de la descomposición de los pesticidas organofosfatados, tenían la incidencia más alta de TAD-H.

En términos generales encontraron un incremento del 35 por ciento en las probabilidades de desarrollo de TAD-H con cada aumento de diez veces en la concentración del residuo de pesticida en la orina.

El efecto pudo apreciarse aún en el bajo nivel de exposición: los niños que tenían en su orina cualquier nivel detectable, por encima del promedio, del metabolito más común del pesticida tenían dos veces más probabilidades de mostrar síntomas del trastorno del aprendizaje que los niños con niveles indetectables.

Bouchard dijo que la única forma de librarse totalmente de los pesticidas y de los fertilizantes sería la compra de frutas y verduras en las ferias de agricultores y el lavado cuidadoso de estos alimentos antes de ingerirlos.

"Los organo-fosfatos se cuentan entre los pesticidas más usados en la agricultura para la protección de los cultivos de frutas y verdura", indicó. "Para los niños la mayor fuente de exposición en la dieta es con las frutas y verduras".
 
(EFE)




También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.