COMENTARIOS

Por Elvira
www.susanayelvira.com
 
Desde que nacemos estamos condicionados a ser diferenciados por colores. Si eres niña, todo tiene que ser rosadito y si eres niño, azul celeste. Cuando empezamos a crecer, la paleta de colores se amplía y los tonos se oscurecen un poco, aunque el rosado y el azul siguen prevaleciendo. Ya grandes, cuando nos empiezan a considerar hombres y mujeres, el azul oscuro y el negro identifica a los machos cabríos, y nosotras las féminas terminamos siendo condenadas al temible y detestable rosado V.
 
El rosado V es un término que decidimos acuñar con Susana para definir ese color que connota todo lo femenino: desde las pastillas para el cólico, los anticonceptivos, el color de los paquetes de las toallas femeninas, el shampoo para un brillo deslumbrante, el desodorante que te garantiza más de una levantada en una noche de fiesta, el jabón para hacerte sentir como una reina, hasta las infames sudaderas de terciopelito con inscripciones en brillantes en el culo, típicas de las mujeres que se acaban de hacer cualquier tipo de cirugía plástica o que sus vidas se reducen a ir al gimnasio.
 
Creo que toda la culpa de la popularización del rosado V como parte de la identidad comercial femenina, es de las barbies. Yo confieso haber sido una fan sin igual de estas muñecas, una barbiecólica. Tenía de todo: la mansión, el corvette, el escenario de la rockera, el jacuzzi, el “merendero”, la cuatrimoto, la moto, la peluquería, sin contar todas las barbies temáticas. Mi cuarto, dada mi obsesión con estas muñecas, era una melcocha inmunda de rosado V, que hasta ese momento no tenía otra connotación diferente a “yo quisiera ser una barbie y vivir en el mundo de la barbie”.
 
Y ahora el Rodolfo de Susana es rosado V. ¿Será que no podía comprarse el azul con escarcha que vio?, ¿ese acaso no era digno de su zona sur (como dicen en Cosmo, que también abusa del rosado V en su diseño)?
 
Claro que hay otra razón de ser para el, a partir de ahora, afamado rosado V: simplemente es un color algo modificado de la coloración que tenemos allí abajo (algunas, porque de todo se ve en la viña del señor). Ya que nosotras atesoramos nuestra “va-jay-jay”, qué mejor que rendirle homenaje (comercial) haciendo todos nuestros productos, íntimos y no tan íntimos, de su mismo color, o más bien de su color pero barbiezado. La naturaleza llevada al extremo con actitud ochentera.
 
¿Y tenemos que explicarles a qué apunta la V? Así como hay verde limón, azul cielo, blanco nieve y amarillo pollito, hay rosado V, con V de…

 
 
 
¿Comentarios, dudas, propuestas, regaños? Escríbanos
  Y ahora estamos twittiando. Así que nos pueden buscar para saber qué estamos pensando: http://twitter.com/susanayelvira

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.