COMENTARIOS

Alina Vélez y el poder del encanto

Revista FUCSIA

Alina Vélez y el poder del encanto Foto: © Paloma Villamil/14

Esta poderosa mujer sabe que basta con que un cliente levante la bocina para conseguir su cometido. Una de las relacionistas públicas más exitosas del país nos cuenta el secreto detrás de su éxito.

De hecho, la verdadera potestad de Alina, su virtud, reside en el encanto con que logra, aun en medio de un arduo trabajo, que todos piensen que está en una divertida reunión de amigos. Es justamente el logro del que más se enorgullece: “Conseguir que el trabajo que hago no sea trabajo, sino mi mejor plan”, asegura la socia y fundadora de Babel, una empresa boutique que presta servicios de mercadeo, publicidad, relaciones públicas, comunicaciones corporativas y gestión pública.

En un mundo en el que las comunicaciones moldean la economía y la política, la importancia del papel que desempeñan las relaciones públicas es cada vez mayor porque, como ella misma lo explica, “las empresas y marcas necesitan abrir nuevos canales de relación con sus líderes de opinión y con los medios de comunicación, y el PR es la gran herramienta para que esto funcione de una manera natural”. De su experiencia en empresas como Bavaria y Caracol, esta paisa querendona aprendió que dos hacen más que uno, que tres hacen más que dos y que muchos hacen más que pocos. “Sumar fuerzas y trabajar en equipo son mis grandes aprendizajes de estos años”.

Cuando los días son duros, exigentes, su encanto se viste con un saco negro tipo esmoquin, de Armani, que heredó de su mamá, el mismo que le infundió confianza cuando se graduó de la universidad. También están entre sus amores las chaquetas femeninas pero estructuradas de Isabel Marrant y una sucesión de vestidos que se convierten en aliados estratégicos para decir a diario: “Claro que se pueden presentar obstáculos, pero hasta ahora no he encontrado ninguno insuperable”.

Alina Vélez tiene una larga lista de mentores, resultado de su paso por importantes compañías en las que ha aprendido reveladoras lecciones. Al hacer un repaso de esas personas determinantes en su vida no le cuesta recordar cómo Alicia Mejía, en Inexmoda, le ayudó a descubrir una forma práctica de relacionarse y aprender que con espontaneidad y naturalidad se puede abordar a cualquier persona. Por su parte, Rodolfo Móseres, en Proexport, despertó en ella destrezas comerciales que no conocía y la introdujo en los negocios. Finalmente, Andrés Rodríguez, uno de sus actuales socios y quien la acompaña desde su paso por Bavaria, le enseñó que cada historia tiene diferentes ángulos y que hay que considerarlos todos.

Para ella, la mejor manera de administrar bien el dinero, tanto en el trabajo como en el hogar, se reduce a una práctica sencilla: contratar un asesor financiero. Con su tono jocoso, asegura además que en promedio, la estabilidad emocional ocupa tan solo un 17,3 por ciento en el éxito de una carrera profesional, y cuando se le pregunta cuál es el lema de vida que se repite todas las mañanas, concluye con su chispa a flor de piel: “Por las mañanas solo repito café”.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.