COMENTARIOS

B Capital sorprende

B Capital sorprende

Esta plataforma, que se aleja del concepto de pasarela tradicional, marca el regreso de la firma Polite a la escena nacional, y de Darío Cárdenas después de una larga convalecencia. También le apuesta a la unión entre moda y fotografía de la mano de Julieta Suárez y Raúl Higuera.

El hecho de que Carlos Polite le huya a los lugares comunes, fue una coincidencia feliz para B Capital, un evento dinámico y en constante evolución que se aventura a incluir formatos originales más allá de la típica pasarela, como performances, flash mobs (presentaciones rápidas), exhibiciones y fashion films.

Y es feliz porque el director creativo de la firma Polite no comulga con lo convencional pues ni él ni su marca lo son. Mucho menos la colección que mostrará en el evento, que este año se traslada al Parque Empresarial de Las Américas, en Bogotá (antes se realizaba en el Centro Creativo Textura): una propuesta de experimental couture, que explora lenguajes visuales y fue elegida para inaugurar la edición 2017.

I am an Individual es su nombre, una puesta en escena que combina performance con un filme de moda realizado por Luis Barreto Carrillo, colombiano residente en Nueva York y director de arte de la productora Noir Tribe. En la práctica, lo que verán los asistentes es un ejercicio de estilo pues, para el creador, la moda de nuestros días tiene que ir más allá del patrón y debe proponer cómo llevar las prendas, ofrecer “la experiencia de la posibilidad que puede tener una pieza a la hora de usarla o de vestirla”.

Con un mismo punto de inspiración para las dos temporadas del año (primavera-verano y otoño-invierno), Polite explora en 44 looks (30 de la primera y 14 de la segunda) un tema que justifica plenamente su nombre: crear una ruptura con el hecho de que una prenda deba tener un género y que esté pensada, más bien, para un individuo.

“Toda la colección surge a partir de la obra de Jean-Fraçois Millet. Siempre me ha gustado mucho el realismo y lo que hice fue tomarlo en todo su contexto (literario, creativo…). Me parece muy interesante la forma en que el artista manejaba la luz y el color, que están implícitos en la propuesta, así como las diferencias entre la inocencia del campo en contraposición al desarrollo industrial de la urbe, que representaba en sus pinturas”, relata.

Pese a que explora el mismo asunto a lo largo de las dos temporadas, hay una clara diferencia entre una y otra. “Cuando vives en un país que tiene estaciones, a pesar de que el paisaje y los edificios son los mismos, el tema de la luz es muy diferente. No es la misma sensación cuando estás en verano en Madrid que en otoño. Para marcar la diferencia, lo que vamos a ver en B Capital es un ejercicio de exploración de tejidos”, aclara.

El renacer

de Darío Cárdenas

Mediante el recurso estético del performance y luego de una larga ausencia debido a un cáncer de riñón, Darío Cárdenas regresa a la escena de la moda nacional con Equilibrio, una colección en la que hace catarsis por lo que tuvo que pasar para vencer la enfermedad y las reflexiones que derivaron de ello. “Mi colección es un tributo, un agradecimiento a la vida por esta nueva oportunidad. También es un homenaje a la medicina tradicional y a la chamánica; al espíritu, a la fe, a la fuerza y a la vitalidad del ser humano”, cuenta el diseñador. La estampación, parte fundamental de su ADN y punto diferenciador de su propuesta, destaca el valor que tuvieron en su recuperación las plantas medicinales y las enfermeras que lo atendieron durante sus sesiones de quimioterapia; así como el contraste entre la contaminación que existe en nuestras ciudades que, según él, nos está matando, y la importancia de hacer las paces con lo natural, a conectarnos de nuevo con la vida que llevaban nuestros ancestros y con nuestra esencia.

En 16 salidas, divididas en cuatro, Darío representa las cosas que fueron determinantes en este proceso: los gunadule, a quienes conoció en la exposición Molas, capas de la sabiduría, exhibida en el Museo del Oro, en la que descubrió lo que significaba crear desde el ser; los emberá chamí, del Chocó, de quienes se inspiró en la manera como expresan lo que les pasa a través de sus vestimentas y bordados; los hare krishna, de los que aprendió el valor de alimentarse, y las mujeres que atendieron su convalecencia, a quienes valora profundamente. Cada una le enseñó algo que aplicaría para pasar la hoja del cáncer y cambiar su estilo de vida: aprender a comer y a respirar conscientemente, a sanar el espíritu; sentir cada costura y cada puntada, y ponerse a sí mismo en primer lugar y relajar el cuerpo.

Arte + fotografía

Una de las grandes sorpresas de esta edición de B Capital es la alianza colaborativa entre Julieta Suárez y Raúl Higuera, quienes serán los encargados de cerrar el evento. La diseñadora y el fotógrafo unieron sus mentes creativas y se inspiraron mutuamente para presentar la colección Líneas Cruzadas. En la puesta en escena, que él describe como “una experiencia de caleidoscopio”, los cortes arquitectónicos de la creadora se multiplicarán mientras son reflejados en cientos de espejos, y las modelos desfilarán en medio de grandes telas estampadas con claroscuros logrados por el artista, quien aportó gran parte de su investigación sobre los reflejos en la fotografía. “El espejo nos da la estética para contar la historia y permite fraccionar las telas. El estampado lo creamos en conjunto con la diseñadora de textiles Natalia Esguerra; es la primera vez que me aventuro a hacerlo”, cuenta Julieta.

El 20 de octubre presentarán más de 35 piezas diseñadas en tejido de punto, rayón, chifón y acetato, el resultado de su “carrera de creación” que para ellos lejos de ser una competencia fue la oportunidad de juntar sus talentos.

Maestra de resignificaciones

Una conversación con Laura Laurens sobre su muestra en B Capital, su llegada a Carvoe y los sutiles cambios que ha ido dando a su visión de la moda.

Por: Vanessa Rosales.

¿Cómo ha evolucionado el sello

Laura Laurens estética y creativamente?

Creo que no ha existido necesariamente una evolución. Todas las ideas son buenas: la diferencia reside en cómo te aproximas y resuelves los problemas que cada concepto e idea te presentan. Ahí sí creo que la experiencia y el tiempo refinan esas formas y te vuelven más hábil para aprovechar los ‘errores’ dentro del proceso y hacer los cambios, y filtrar lo que sobra para ser más puntuales a la hora de comunicar. Y para esto necesitas un equipo: lo hemos conformado a lo largo de estos años, pues tener gente que entienda el ‘abecedario de la marca’ ha hecho que cada día podamos hacer proyectos más complejos que se comuniquen con nuestro público y tengan una mayor resonancia. Cuando se tiene una marca de nicho como Laura Laurens, es importante que cada decisión al momento de construir o compartir sea consistente y que, a la vez, empuje los límites de lo que ya has hecho.

¿Dónde ubica el sello en términos

de lo que está sucediendo con la moda global? ¿En qué conecta con ella

y en qué se distingue?

Laura Laurens se encuentra dentro de las marcas que se enfocan más en los procesos sostenibles. Competimos con empresas creativas que desarrollan conceptos más que tendencias por tendencias. Nos ubican con firmas que incorporan procesos industriales y artesanales. El tratamiento y la resignificación que le hacemos a los textiles hace que compitamos con marcas que trabajan ediciones limitadas, en las cuales “each piece is unique”.

Cuéntenos un poco de lo

que veremos en B Capital.

ORO es el nombre de la colección primavera-verano 2018. Es un recorrido por las texturas y el imaginario del universo marino. Tejidos abiertos en algodón, telas militares intervenidas con hojilla de oro, tejido de punto bretón y linos arrugados. En esta propuesta seguimos jugando con la construcción-destrucción del círculo, obteniendo siluetas envolventes, dinámicas y con excesos de tela.

¿Cómo fue su llegada a Carvoe

y qué implica eso para el sello?

Los directores de Carvoe conocieron la marca cuando nos vieron en una boutique en Nueva York que se llama Opening Ceremony. Luego, cuando vinieron a Latinoamérica para una consultoría, el nombre de la marca estaba en su lista. Me llamaron y luego de la entrevista me comunicaron formalmente que había sido seleccionada. Para la marca ha sido un ejercicio muy interesante, pues poder diseñar para otro sello y ubicarnos en otro marco ha hecho que tomemos distancia crítica y perspectiva sobre la propia marca. Para mí es muy importante esa doble mirada.

¿Qué tipo de feminidad se articula

hoy en la ropa de Laura Laurens?

Para mí no tiene nada que ver con la ropa. Ser femenina a través de las prendas de vestir es un código cultural que hemos aprendido a relacionar por asociación con este concepto. Para mí la feminidad en la ropa de Laura Laurens tiene que ver con una fuerza y una condición intrínseca que todos los seres humanos tenemos, no importa si vamos de traje de ‘hombre’ o vestido de ‘mujer’. Me gusta pensar que ese tipo de feminidad preconcebida es otro de los tantos papeles dentro de este gran teatro que es el mundo y una mujer vestida de Laura Laurens sabe que su fuerza radica en que puede jugar con esos papeles para conocerse un poco mejor a sí misma y al mundo en el que vive.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.