COMENTARIOS

¿Hacia dónde debe ir Colombiamoda?

Revista FUCSIA

¿Hacia dónde debe ir Colombiamoda? ¿Hacia dónde debe ir Colombiamoda?

Ante la pregunta de si Colombiamoda necesita enfocar y consolidar su identidad, la directora de la revista impresa y digital Qué me pongo, hace su análisis sobre esta feria que ya celebra su edición 25.

Por: Beatriz Arango, periodista de moda

La identidad es la fuerza única de un sujeto, proceso o producto. Ese ADN indiscutible, individual y admirable permite, en la mayoría de los casos, una visibilidad que trasciende tiempos y palabras. La identidad señala caminos, traza posibilidades de futuro, verdades de a puño que, en el caso del sistema moda, se inscriben en la esencia misma del creativo, las ferias y las instituciones.

Ante el planteamiento de hacia dónde debe ir Colombiamoda, mi respuesta, luego de acompañar a este certamen por 14 años a través del ejercicio periodístico, es enfocarse en la búsqueda y la consolidación de su identidad. ¿Necesita definir su identidad una feria que este año llega a su edición 25? Sí.

No tengo dudas: es la más poderosa, con experiencia y visitada del país. Gracias a ella han crecido otras y el proceso identificativo, para bien o para mal, se ha atomizado. Miles de personas y empresas han emprendido el camino de la profesionalización. Y la ciudad se ha hecho visible en un escenario latinoamericano, no mundial.

Pero si alguien me preguntara hoy: ¿qué la identifica?, ¿qué la hace diferente?, ¿dónde está su esencia?, la respuesta cierta se dirige a los negocios y a la firmeza de su tejido académico e investigativo. Irreprochables.

En moda, en esa construcción permanente, en esa línea firme y consistente, nos falta mucho, sin embargo. Y digo “nos” porque empresas textileras, diseñadores, docentes, patrocinadores y periodistas formamos parte de este tejido que, al decir de Gilles Lipovetsky en su texto El imperio de lo efímero, “forma parte estructural del mundo moderno. La moda testimonia el poder del género humano para cambiar e inventar la propia apariencia. La empresa de los hombres: llegar a ser los dueños de su condición de existencia”.

Condición que, en el caso de Colombiamoda, se dificulta cuando se quiere trazar una línea conceptual transversal a las 24 ediciones, que son experiencia e historia y que precisan de un hilo que las una y las haga sólidas.

¿De qué van unas ediciones y otras? ¿Basta con un eje temático? ¿Se olvida ese eje de un año a otro o evoluciona y es posible seguirle la huella? No.

Pediría, desde esta mirada propositiva, que la feria acompañe el devenir de las identidades de diseñadores locales y nacionales (ya lo hace: Pasarela E es el ejemplo perfecto o qué decir de los estudiantes de la Colegiatura), y que se estimule la constancia, lo que, desde mi perspectiva, también se extraña, pues hoy aparece un diseñador o una propuesta, nos quita el aliento, y luego desaparece. Doloroso artificio.

Es menester construir una red de creativos que constituyan la identidad de Colombiamoda, como lo son Carolina Herrera y Ralph Lauren a Nueva York, Versace y Armani a Milán, o Vivienne Westwood y Paul Smith a Londres.

Deseable sería, año tras año, asistir a un crescendo visual y narrativo que nos haga anhelar la siguiente edición, porque nos impulsa el deseo de conocer la evolución de una marca o diseñador.

¿Veremos siempre pasarelas de marcas y diseñadores? ¿Somos primavera/verano 2015? ¿Somos resort? ¿La fórmula de sumar universos se mantendrá? ¿La presencia de internacionales depende de forma decidida del patrocinio?

Cuando hablamos de identidad, nada menos, hablamos del universo y del individuo. De lo micro y de lo macro. De allí la búsqueda de respuestas.

Así se pone de manifiesto en el libro El cuerpo y la moda, una visión sociológica, de Joanne Entwistle: “La moda adquiere un nuevo significado, es el medio por el que la gente descubre su identidad, se mueve por la ciudad sin ser observada (u observada, según su estilo) y sirve casi como de armadura para proteger al individuo. La moda se puede utilizar para crearse una identidad ‘individual’ impresionante, a la vez que es capaz de denotar lo ordinario, puesto que pone de relieve la uniformidad”.

*Periodista, con especialización en periodismo urbano. Autora del blog QuéMePongo y de la revista del mismo nombre. Editora de moda del diario El Colombiano durante 14 años. Convencida de que la moda es una posibilidad cercana e inmediata, promueve esta visión desde sus cuentas de Twitter e Instagram.




También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.