COMENTARIOS

Cranberry Chics: ellas marcan la tendencia

Cranberry Chics: ellas marcan la tendencia Antonia Bulnes, Pilar Matte, Josefina Pooley

La chilena Josefina Pooley y sus socias, Pilar Matte y Antonia Bulnes, crearon una red social exclusiva para aquellas mujeres capaces de marcar tendencia innovando, una manera de relacionarse con las marcas, que hoy sacude los cimientos de la moda austral.

La ropa sirve para muchas más cosas que protegernos del frío. Cada decisión que tomamos en la mañana antes de salir de casa tiene la capacidad, como lo han hecho ver teóricos como George Simmel, de convertirse en una cerca o en un puente.

Cerca, porque la ropa delimita un territorio, crea distinción y distancia, sirve para decir: “Soy diferente a muchos otros con los que me encuentro en la ciudad. Pero, paradójicamente, la moda tiene al mismo tiempo la capacidad de crear puentes con aquellos con los que me identifico, de conectarme con los que comparto referentes estéticos”. La chilena Josefina Pooley no era ni una experta en moda ni una conocedora de sus teorías, pero parecía intuir claramente estas potestades del vestido. Su intuición acertada la llevó a desarrollar un negocio que hoy revoluciona el mundo de la moda chilena y amenaza con sacudir profundamente la argentina, la peruana y la colombiana.

Lo que notó esta rubia, fiel consumidora de moda, es que en materia de estilo había unas chicas más arriesgadas que otras, que lograban marcar tendencias con sus apuestas y direccionar luego el gusto de sus testigos cercanos y más desprevenidos. Pero la novedad de su pensamiento tiene que ver con que esos líderes, esos trend setters, como se les conoce en el universo del glamour, ya no eran necesariamente celebridades o modelos inalcanzables. Josefina empezó a observar en las calles, en las universidades y en los colegios, es que muchas mujeres eran influenciadas más por otras cercanas, reales, que se arriesgaban dentro de una cotidianidad en común, que por las modelos, siempre puestas en un cierto pedestal. Pensaba que quizás tenían más efecto en la decisión de compra de una adolescente los referentes que le había visto a la chica más chévere de su grupo de amigas, que lo que usaba la modelo famosa en una publicidad tradicional.

Bajo este criterio, y acompañada de dos grandes e importantes escuderas, Pilar Matte, una periodista sofisticada, hija de uno de los empresarios más importantes de Chile, y Antonia Bulnes, experta en relaciones públicas, Josefina creó la exclusiva red social Cranberry Chic: “Nació hace un año en Chile. Invitamos a 500 jovencitas influyentes que encontramos a través de un trabajo muy riguroso de observación e investigación de ciertos círculos de la sociedad chilena. A cada una se le dio, a su vez, cinco invitaciones y así fuimos creando un nicho muy selecto y atractivo para las marcas”, cuenta esta emprendedora que por estos días está en Colombia inaugurando la aplicación para nuestro país.

Cada usuaria puede subir a la aplicación sus looks favoritos. Las más influyentes, catalogadas como It girls o Super Cranberry Chic, lo hacen con más regularidad y con una ventaja adicional: gran parte de su ropa es resultado de una especie de canje con las marcas, que les dan bonos para que compren lo que se adapte mejor a su estilo.

La razón por la que estas tres chicas han sido objeto de portadas y halagos en el país austral es que descubrieron que respetando los principios del street style permitieron que las marcas pudieran acercarse a esas mujeres influyentes que resultan tan inatrapables, a partir de un modelo en el que la publicidad se vuelve casi invisible. “Les damos la oportunidad a las marcas de llegar a las usuarias que tienen una identidad propia e icónica, que no se visten en bloque sino que mezclan prendas. Lo que creo es que las compañías de moda han abordado de una manera ineficiente el fenómeno de las blogueras, porque es evidente el contrato que establecen y uno empieza a dudar de la autenticidad de las propuestas de la bloguera y de la marca. Pierden la credibilidad, la gente quiere ver el estilo real de las chicas, no que estas se conviertan en un catálogo más”, sentencia Pooley, quien ya cuenta con 21 mil seguidoras en su red y está, por estos días, en la búsqueda de muchas más en Bogotá.

www.cranberrychic.com

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.