COMENTARIOS

Cuando la piel toma vacaciones

Cuando la piel toma vacaciones Tomar el sol

Adelántese a los riesgos que corre su piel en vacaciones siguiendo esta guía que incluye hidratación, protección, bronceado y antimanchas.

Todas las mujeres sabemos, o debemos saber bien, que si nuestro destino de vacaciones es un lugar de clima cálido, donde el mar o la piscina constituyen el programa diario y son los referentes de la cotidianidad, tenemos que cuidar nuestra piel. Sí, cuidarla, para que no sufra los embates del sol, la arena, el cloro y otros agentes que, aunque son ‘la sal’ del descanso, pueden afectarla, algunas veces de manera irreversible. Piense, como lo piensan lo dermatólogos, que cada minuto de su vida tiene repercusiones en su piel. Por eso, ellos prefieren actuar sobre la premisa del bienestar que reflejan sus pacientes antes de entrar a tratar problemas tópicos. Aquí, basados en preguntas comunes de nuestras lectoras, queremos darle a usted una buena guía sobre cómo tratar su piel antes, durante y después del sol, siguiendo el orden que dicta el sentido común: hidratación, protección, bronceado y brigada antimanchas.

Hidratar, mejorar, prever

¿Qué debo hacer para hidratar mi piel?
Una hidratación apropiada puede tomarle tiempo a su cuerpo y a su cara, pero debe provenir de adentro, nunca se genera simplemente por aplicar cremas hidratantes en cantidades industriales. Contrariamente a lo que se piensa, el secreto de una piel hidratada no es sobrehidratarla desde afuera, es decir, echarle encima crema tras crema a mañana y noche, sino procurarle los nutrientes que necesita todo el tiempo.

¿Cómo ayudan los sérums?
Ejercen una poderosa acción enfocada a reparar los tejidos de la epidermis gracias a la alta concentración de sus componentes y su absorción por parte de la piel. Éstos envían nutrientes a la piel sin recargarla, aplicados poco a poco, dejando que ésta los absorba también poco a poco. Una mala dieta, el agua fuerte, muy cargada de minerales, pueden contribuir a dejar la piel reseca, tirante, apergaminada.

¿Cómo aplicar las hidratantes durante las vacaciones?
En lo que respecta a las vacaciones, debe usar crema hidratante de manera mesurada en las noches, antes de irse a la cama, y en las mañanas, después del baño. Sin embargo, como va a pasar mucho tiempo en la playa o en la piscina, debe complementar el baño de limpieza posterior con un buen producto calmante y a la vez hidratante. Por lo general, los hay específicos para después del sol.

El agua, la clave
-Siempre que se lave el rostro con agua pura, permita que ésta se seque sola, sin ayuda de la toalla, y luego, póngase la crema hidratante con la piel ligeramente húmeda.
-Las cremas para después del sol contienen ingredientes humectantes que ayudan a restituir su grado de hidratación natural.
-El gel es más como una ‘goma’ que aplicada en mínimas cantidades sobre la piel la suaviza e hidrata.
-Si las cremas hidratantes contienen factor de protección solar cumplen la doble función de proteger e hidratar.

Broncearse con precaución
¿Cuanto más alto el factor de protección, mejor?
No necesariamente. Los dermatólogos recomiendan al menos un factor de 30, porque de allí en adelante el incremento de la protección es muy poco. Un FPS50 bloquea los rayos UVB del sol apenas en dos puntos más que un FPS30 (99% versus 97%). No olvide que el FPS es una medición del tiempo que usted puede estar expuesta al sol sin quemarse, pero si se aplica el protector, por más potente que sea, y dura todo el día expuesta al sol, éste resulta insuficiente para protegerla.

¿Cómo se aplica el protector correctamente?
Nunca se ponga menos de la cantidad equivalente a una cucharadita de té en la cara, lo mismo que en cada pierna y en cada brazo, y mayor cantidad, una cucharada, en el pecho y en la espalda. Es importante esparcir el bloqueador, no frotarlo solamente en el punto de la piel donde se lo aplica.

¿Debo ponerme otros productos si uso bloqueador?
Claro que sí, este proceso funciona como las capas que usted se pone al vestirse. La secuencia es ponerse, por ejemplo, un sérum, una loción calmante y una crema, y luego el protector. Esto significa humectar antes de ponerse el protector y, desde luego, su piel está bien protegida.

Aumente la protección
-Use sombrero, nunca lo olvide. Es la mejor medida que puede tomar bajo el sol.
-Las toallitas protectoras son una buena idea para llevar a la playa. Una de éstas es suficiente para la cara, dos para cada brazo y tres para cada pierna, para el pecho y la espalda.
-Protéjase también el cuello, las orejas, los labios, el ceño, las manos, las plantas de los pies. No pase por encima de estas áreas, son muy sensibles a las quemaduras.
-La doctora Martha Liliana López da un tip infalible: mezclar a la crema hidratante que usa a diario el aceite light de Sephora. Suaviza la piel y crea un bonito tono.

La brigada contra las manchas

Una vez manchada la piel, ¿hay métodos para desmancharla?
Si el daño está hecho y hay manchas café o una textura acartonada, tratamientos tópicos en forma de suero como el Even Better Clinical Dark Spot Corrector, de Clinique, que atenúa las manchas debidas a la acumulación de daños generados por el sol, o el suero antipigmentación de La Prairie, que disminuye las manchas, son opciones específicas.

En cuanto a las cremas, ¿funcionan?
Hay algunas que contienen ingredientes aclaradores de alta potencia que actúan de manera visible a mediano plazo, disminuyendo paulatinamente las manchas oscuras. Las hay, igualmente, con componentes que cumplen una función iluminadora del rostro, y que por lo general están elaboradas a partir de ingredientes naturales.

¿Qué tratamientos médicos se recomienda para las manchas?
El láser se aplica con resultados benéficos, lo mismo que los peelings químicos y la dermoabrasión. Igualmente, los tratamientos a base de retinoides o vitamina A pueden coadyuvar en la eliminación de las manchas.

Adiós a las manchas
-Persistencia, es la clave si usted quiere disminuir las manchas de su cara, bien sea mediante tratamientos médicos o cremas aclaradoras.
-El bloqueador solar es el único y mejor antídoto contra las manchas. Acostúmbrese a usarlo desde muy joven, a diario.

Protección: resguardarse, siempre
¿Es cierto que los efectos del sol son acumulativos?
Sí. Aunque los expertos recomiendan no ponerse al sol nunca, dicen que una vez al año resulta menos perjudicial que si usted se expone cada mes o, peor, cada fin de semana. Los efectos de los rayos UVA y UVB son acumulativos y, a largo plazo, cuando usted haya pasado de los 40 y 50, se notarán en su piel de una manera dramática.

¿Por qué hay que usar bloqueador siempre?
Porque no es lo mismo broncearse que quemarse. Una quemadura del sol, sin protección, puede ser la causa de un cáncer de la piel o melanoma, en tanto que los bloqueadores hacen su tarea, es decir, protegen de los rayos del sol mientras que usted está expuesta a éste.

¿Otras afecciones son producto del sol?
Muchas, entre otras, eczemas, imperfecciones, manchas, herpes de contacto, en fin, muchas novedades que pueden surgir por haberse expuesto al sol sin observar las debidas precauciones.

El ABC del bloqueador
Úselo a diario, antes de salir de su casa no olvide aplicarlo sobre la cara y demás áreas expuestas.
-Pídale a su dermatólogo que le indique cuál es el factor de protección que debe usar, de acuerdo con su tipo de piel y sus condiciones de vida.
-Si no le gustan los bloqueadores que tienden a hacer que su cara se vea brillante, busque, porque los hay, uno que a su vez tenga un efecto matificante.
-Las cámaras bronceadoras están cada vez menos recomendadas por los dermatólogos, sus efectos son nocivos y, muchas veces, ni siquiera llenan las condiciones de asepsia requeridas.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.