COMENTARIOS

Negret en el lenguaje de la moda

Revista FUCSIA

Negret en el lenguaje de la moda Foto: CÁMARA LÚCIDA

El diseñador Jorge Duque mostró en el Ixel Moda de Cartagena una colección que celebra y rememora las esculturas del artista colombiano con una paleta desafiante y unas piezas hechas de plástico y tornillos de nylon.

No sorprende que el inquieto Jorge Duque haya encontrado en el arte el nuevo lugar para la inspiración de su colección Otoño-Invierno 2015/2016. Lector juicioso de lo que pasa en el mundo, el diseñador sabe sospechar con pericia que el arte moviliza poderosos procesos globales hoy y que, en especial, el arte colombiano lidera como nunca el huracán de inversiones y críticas. Así, revisando los archivos, se topó con un personaje que siempre lo había inquietado por las formas de sus creaciones: Edgar Negret. Lo estudió, lo hizo suyo, convirtió sus esculturas en el nuevo regente de su creación. Llevó su arte a vestidos e hizo de su paleta roja, amarilla, violeta y negra su más natural apuesta por el color. 

“Cuando Negret renunció a ser orgánico y se volvió un artista concreto se internó con los indígenas y a través de ese contacto con las prácticas chamánicas descubrió que había unos aparatos mágicos con los que ellos generaban un vínculo con lo divino y eso lo hizo escultura. Así mismo, encontré en esta colección que vestirse es de algún modo también un aparato mágico que te eleva del suelo”, cuenta Duque, que con esa fiel convicción se entregó a elaborar tornillos de materiales como el nylon, elementos característicos de la obra de Negret, para que literalmente atornillaran y ensamblaran las piezas. 

Para darle lugar a esa pulsión que ya empieza a convertirse en su sello personal, Jorge Duque además experimentó con un plástico que reciclan de las llantas de carro, para crear unas especies de armaduras o corpiños negros que contrastaban por su peso con los livianos vestidos de chiffon. Para hacerlos con maestría y, sobre todo, con la premisa de que fueran usables y vendibles, Jorge tuvo que echar mano de su formación en ortopedia para hacer estas piezas como si estuviera trabajando una férula de rehabilitación. Quería algo que contuviera el cuerpo, pero que a la vez delimitara su silueta y permitiera el movimiento. Así logró la pieza maestra de su colección.

Aunque el mismo diseñador reconoce que algunos de los volúmenes de la colección son difíciles y que el fitting con las modelos no fue el más afortunado, se pudo ver con maestría cómo los polka dots (sucesión de miles de puntos) se apoderaron de gabardinas cortísimas y amarillas, como rememorando esa canción del impermeable amarillo de Serrat que tanto sonaba en la época en la que Negret vivía en España.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.