COMENTARIOS

El mundo sobrio y refinado de los artículos brun pelle

Revista FUCSIA

El mundo sobrio y refinado de los artículos brun pelle El mundo sobrio y refinado de los artículos brun pelle

Carlos Murgas creó Brun Pelle para comprobar que una iniciativa ciento por ciento nacional dedicada a los artículos de lujo masculinos, puede ser competitiva, atractiva y exitosa.

Si se tratara de describir los múltiples oficios de Carlos Murgas podría decirse que de día es asesor de desarrollo económico en el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, y de noche, diseñador de artículos de cuero para hombre.

 El paralelo es aproximado, pues Carlos trabaja en su marca Brun Pelle haciendo malabares con sus quehaceres diarios, porque admite que diseñar para hombres se convirtió en una manera de expresarse creativamente y salir de la rutina que le exige su actividad principal. Lo cierto es que para Murgas, el combustible para crear la marca Brun Pelle no fue solo su sensibilidad por el diseño, sino también el empuje empresarial que heredó del ejemplo y negocio familiares: una marroquinería que tiene más de 30 años de experiencia en el trabajo de pieles de cocodrilo. Cuenta Carlos que el taller de artesanos está en el barrio Abajo, de Barranquilla, un sector parecido a La Candelaria en Bogotá, donde han trabajado artesanos durante las tres últimas décadas.

Inspirado en el trabajo local e impulsado por el empuje característico del emprendedor, Carlos quiso apostarle a la venta de un producto nacional y comprobar que también puede ser competitivo en un mercado en el que la gente muchas veces elige los mismos productos una y otra vez. Y es que en Colombia sucede algo que muchos dan por sentado: el mercado masculino tiene menos alternativas que el femenino y permanece en gran medida inexplorado. Muchos creen que “los hombres no se fijan en esas cosas”, pero es una concepción en gran medida errada y, hasta cierto punto, solamente cierta en razón de que el mercado tampoco les da muchas opciones. Pero esta es una ventaja a su favor, pues el mercado de accesorios de lujo masculinos parece estar abierto a cualquier intento y hasta ahora la repetición de ciertos patrones ha sido una constante en cuanto a tendencias se refiere.

“En Colombia los colores son brillantes, pero yo manejo mucho el mate, me gusta la sobriedad, la elegancia, aun más si están en sintonía con otras tendencias mundiales”, afirma Carlos. Dicen que un buen traje hace a un hombre, y al parecer Brun Pelle llegó para darle el toque final a esta afirmación. Y esta es su apuesta: además de que busca darle al consumidor un producto atractivo que pueda utilizar junto a otras prendas de manera sobria, a un precio razonable, Carlos piensa el mercado de moda para hombre porque tiene la certeza de que hay un nuevo público joven que ya no se conforma con la oferta existente y prefiere evitar los artículos clásicos y tradicionales.

Portapasaportes, monederos, billeteras, cinturones y portagafas forman parte del catálogo de Brun Pelle, que divide sus productos entre un perfil clásico, que incluye piezas de piel de cocodrilo, y otra línea de artículos de cuero “de combate”. Carlos se prepara ahora para mejorar paulatinamente la calidad de sus productos y pretende que estos puedan estar a la categoría de exportación. Por ahora los ha llevado a Madrid, Nueva York y Los Ángeles, y se prepara para abrir un portal en Internet en el que la gente pueda pedirlos en línea.


También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.