COMENTARIOS

El ángel de Alessandra

El ángel de Alessandra Alesssandra luce la primera colección de trajes de baño diseñada exclusivamente por el Éxito para Arkitect

No es solo un cuerpo envidiable y un rostro de ensueño. La embajadora mundial de varias marcas de moda también se roba las cámaras por ser una madre ejemplar y hacer honor al famoso encanto brasileño.

Toda modelo tiene su cuarto de hora y sabe bien cuándo es el momento de retirarse y darles paso a nuevas caras. Fue así como la supermodelo norteamericana Tyra Banks le cedió su espacio a Alessandra Ambrosio describiéndola como “el futuro del modelaje”. Desde aquel momento, junto a Gisele Bündchen, Adriana Lima y Miranda Kerr, la brasileña comenzó a dar de qué hablar como una de las nuevas ángeles de Victoria’s Secret y los contratos le empezaron a llover, engrosando su billetera y convirtiéndola en una de las modelos mejor pagadas del planeta. El esplendor de sus curvas, el pelo oscuro y un bronceado perfecto echaron al olvido rápidamente a las auténticas ángeles Heidi Klum y Naomi Campbell.

Hoy por hoy, Alessandra disfruta de un reconocimiento que trasciende fronteras. Se considera una fotógrafa aficionada, es amante de la música de Lana del Rey y Patti Smith, y es toda una experta en Medios Sociales. Pero como toda mujer en el mundo de la moda ha tenido que luchar por brillar más que otras. Ella admitió que se sintió presionada a permanecer delgada desde que tenía 15 años. “Al comienzo de mi carrera siempre sentí una presión sobre mí en pos de la delgadez, pero una cosa que siempre me dije fue que si tenía que parar de comer para trabajar, entonces tenía que cambiar de oficio. Comprometer mi salud para ser modelo nunca fue una opción para mí”, apuntó la supermodelo mientras era fotografiada para un catálogo de Victoria’s Secret en la isla de Saint Barths.

Comenzando a volar

La incursión de Alessandra al mundo de la moda se dio a los 12 años, cuando su madre la inscribió en clases de modelaje en la pequeña ciudad de Erexim, al sur de Brasil, donde nació. Desde niña se despertó en ella una curiosidad por el apasionante mundo de la moda cuando jugaba con muñecas y las vestía a su manera, y a sus 8 años decidió que cuando fuera grande se convertiría en modelo de pasarela tras ver a su ídolo, la supermodelo Karen Mulder, en una portada de revista. En 1996 fue su gran debut en la competencia Look of the Year de la agencia de modelaje Elite, en la que, a pesar de que no ganó, fue incluida rápidamente en las filas de la famosa empresa de Nueva York y París, pero con oficinas en decenas de ciudades del mundo. Su primer paso fue ser la portada de Elle Brasil, gracias a su contrato con Elite, que la dio a conocer a grandes marcas que comenzaron a peleársela para que fuera su imagen. La primera afortunada en tenerla fue Guess. Luego de que la famosa marca de jeans ayudó a lanzar carreras en el mundo del modelaje como las de Anna Nicole Smith y Laetitia Casta, la modelo brasileña se estrenó en las grandes ligas con esta firma de la que emigró fugazmente hacia marcas de renombre como Ralph Lauren, Óscar de La Renta, Giorgio Armani, Dolce & Gabbana, entre otras.

Su arribo a Estados Unidos fue deslumbrante, pero como para cualquier extranjero también fue difícil. “Mi llegada a Nueva York fue complicada. No tenía en dónde quedarme y no hablaba inglés, pero mi amiga Gisele Bündchen me prestó su apartamento por dos semanas mientras me acoplaba a la ciudad”. Ambrosio y Bündchen, la modelo mejor pagada del mundo, son amigas desde los 15 años, amistad que comparten con la también cotizada Adriana Lima. En Estados Unidos, Brasil es sinónimo de curvas, rostros exóticos y un tono de piel envidiable, todo gracias al boom de maniquís humanos que llegó desde el año 2000 a inundar las calles con su belleza de grandes dimensiones.

De alas tomar

Con la llegada del nuevo milenio, Alessandra tomó la decisión más importante de su carrera y se convirtió en uno de los ángeles de la marca de ropa interior más famosa del orbe, Victoria’s Secret. Rápidamente los ejecutivos de la firma la nombraron como la cara de la línea juvenil Pink y comenzó a verse en los anhelados catálogos que todos los hombres se pelean por ver. Mientras Heidi Klum, Tyra Banks y Naomi Campbell llevaban el trono en la industria, la invasión brasileña las desbancó coronando a Gisele Bündchen, Adriana Lima y Alessandra Ambrosio como los nuevos rostros del evento anual que realiza la Casa de lencería en el que se derrocha sensualidad.

En el 2005 vistió un traje cubierto totalmente de dulces. El comediante Conan O’Brian la invitó a su talk show tras esta aparición en el desfile de Victoria’s Secret, burlándose de cómo su vestido de caramelos desapareció cuando ella misma se lo comió después del desfile. Así, mostró su buen sentido del humor y, muy sincera, respondió a la broma diciéndole que ella no era una flacucha y comía de todo. Aunque para comer todo lo que se le antoja (su desayuno perfecto son huevos con tocino y queso, un capuchino espumoso y un pedazo de chocolate), debe cuidar su figura estrictamente. Su entrenador privado, traído especialmente de Brasil, le tiene preparada una rutina semanal de aeróbicos con una mezcla de capoeira y Pilates.

Para la edición del 2008 del desfile de ropa interior más visto en los cinco continentes, Alessandra acababa de dar a luz a su primera hija, Anja Louise, hacía tan solo tres meses con su prometido y padre de la niña, Jamie Mazur, su compañero inseparable. Para el cumpleaños de Mazur, en septiembre del 2011, la supermodelo lo sorprendió con la noticia de que sería papá por segunda vez. Desde entonces, Alessandra ha estado mostrando su barriguita en todos lados. En la pasada edición de la São Paulo Fashion Week lució diseños de Colcci y se acarició la panza varias veces mientras caminaba por la pasarela, y durante sus vacaciones en Brasil compartió varias fotografías en su cuenta oficial de Facebook, luciendo su embarazo en un diminuto bikini.

Ostentando el título de la quinta top model mejor pagada del mundo según la revista Forbes, con un estimado en ganancias de cinco millones de dólares, Alessandra se considera una mujer muy sencilla. Cree que para triunfar, lo más importante es la espontaneidad. No se considera una celebridad y no le da miedo compartir su vida en las redes sociales, pues es una asidua visitante de Twitter y Facebook, en donde ha publicado varias fotografías con su hija y de su tiempo libre ?A pesar de ser también el ángel en la pasarela de varios diseñadores como Marc Jacobs y Calvin Klein, esta bomba latina también ha incursionado en la televisión y el cine. Realizó varias apariciones en la popular serie How I Met your Mother, sirvió de juez para el reality Project Runway e hizo parte del elenco de Gossip Girl. Siguiéndole los pasos a su amiga Gisele, Alessandra también debutó con un pequeño papel en la cinta Casino Royale, junto a Daniel Craig. Su sueño es ser actriz, sin tener que abandonar las pasarelas y las sesiones de fotos. Si la actuación no le funciona y mientras logra su meta de trabajar con Quentin Tarantino y Tim Burton, o actuar al lado de su amor platónico, Jhonny Depp, ella aspira a ser cardióloga. La medicina siempre ha sido una segunda opción en su vida, aunque le preocupa cuántos ataques cardiacos pueda causarles a sus pacientes.

Mientras espera dar a luz en mayo próximo, ha dedicado su tiempo libre para ser bloguera de la versión online de la revista Vogue desde octubre pasado, en la que publica una foto diaria de sus outfits explicando el porqué de lo que viste.?Pero su agitada vida como figura pública no se ha paralizado por su embarazo. El pasado mes de febrero, Alessandra fue coronada como la reina del baile anual que realiza la revista Vogue durante el Carnaval de Río. Allí lució un vestido diseñado especialmente para ella por el brasileño Sandro Barros. Como toda una reina, los diseñadores hicieron caso a las peticiones de la supermodelo que, a pesar de lucir su panza de cinco meses, quiso verse como siempre lo hace: sexy y radiante.

Su paso por Colombia

Cartagena se paralizó en noviembre pasado ante la presencia de un verdadero ángel. Alessandra Ambrosio arribó a la Ciudad Amurallada para participar en la sesión de fotos del catálogo de la nueva colección de la marca Arkitect, exclusiva para Almacenes Éxito, de la cual es imagen. Ante la constante visita de celebridades de Hollywood a La Heroica, nadie se imaginó que sería ella la que lograría parar el tráfico que ni Charlie Sheen pudo detener durante su paso por el Corralito de Piedra.

A su llegada, lo único que tenía en mente de nuestro país era a Shakira. “Ella es la cara de Colombia ante el mundo, recuerdo que yo tarareaba hace algunos años su canción Estoy aquí”, les confesó la modelo a los medios. Durante su corta estadía en Colombia, tuvo la fortuna de probar algunos frutos del mar en el restaurante Don Juan y recorrer Bocagrande y Getsemaní mientras posaba para el lente del fotógrafo francés Nicolas Menu, luciendo prendas llenas de encajes, transparencias, satines y siluetas desestructuradas, infaltables de la edición limitada de Arkitect.

Convencer a una de las mejores top models del mundo para que fuera la imagen de la marca colombiana fue tarea fácil. Bajo el concepto de representar una línea de ropa para la mujer trabajadora que quiere verse a la moda y sofisticada, el Grupo Éxito logró concretar tras varios meses de negociación a la modelo, que se sintió muy atraída por ser la imagen oficial de millones de colombianas que buscan el espíritu joven, sensual y moderno a la hora de vestir.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.