COMENTARIOS

'Escándalo' con el estilo de Olivia Pope

Revista FUCSIA

'Escándalo' con el estilo de Olivia Pope Foto: Scandal

Olivia Pope, el personaje interpretado por la actriz Kerry Washington en Scandal, es el ejemplo perfecto de cómo las series y sus protagonistas están alimentando las creaciones de los diseñadores. Una lección de estilo.

Con la serie de ABC Scandal pasa una cosa y es que poco se sabe de su protagonista, Olivia Pope, quien se revela milímetro a milímetro en las tres temporadas que lleva al aire. Una de ellas es que esta abogada, experta en el manejo de escándalos y crisis de alto calibre, es una fanática de la moda no solo porque usa los mejores ajuares que una mujer ejecutiva pudiera llevar consigo, sino porque su grupo de trabajo (una especie de bufete de abogados nada ortodoxos) tiene la intuición de que compra magníficos zapatos para lidiar con sus frustraciones. Y en esto la actriz que la interpreta, Kerry Washington, acierta cuando muta entre lo virginal y lo seductor, lo hermoso y lo inteligente, lo clásico y lo moderno.

Creada por la guionista, directora y productora estadounidense Shonda Rhimes, conocida por ser la cabeza tras la exitosa serie Grey’s Anatomy, Scandal se sumerge en la clase política y económica de Estados Unidos a través de una heroína que se abstiene de revelar muchas emociones pero que, utilizando cientos de artimañas, representa a los clientes más poderosos y sale victoriosa a pesar de que cargue con el peso de ser la amante del presidente. Sexo, luchas de poder, mentiras, evasión de la justicia, manejo de crisis y corrupción son algunos de los ingredientes que laten en el ambiente.

Lo interesante, más allá de la trama, es cómo la historia ha dejado que la ropa se vuelva otra protagonista en el desarrollo de los personajes. La responsable es la premiada diseñadora de vestuario Lyn Paolo, quien ha sabido jugar con las texturas de las prendas para indicar el estado emocional por el que atraviesa Olivia.

 En la última temporada, por ejemplo, eligió varias prendas, unas sobre otras, como una chaqueta de seda de Lafayette 148, una camisola de seda negra de St. John y unos pantalones negros de Armani, para comunicarle al espectador que Olivia lidiaría con innumerables asuntos en la campaña política. Y cada vez que ella debe enfrentarse con algo muy grande, su look incluye patrones complicados, como se vio en una blusa de Dolce & Gabbana, o una paleta de colores oscuros.

En ese sentido, Lyn Paolo libró la batalla con el canal ABC para ponerle blanco y tonos más pasteles a Olivia Pope, pues como estaba concebida en el guion como un personaje de personalidad fuerte, quiso darle un toque más femenino y elegante incorporando el blanco en televisión, lo que pocos se atreven a hacer. Además, uno de sus mayores logros es que esa paleta hoy por hoy habla por sí sola. Cuando Olivia no sabe qué hacer usa gris, cuando está en medio de ciertos conflictos combina el blanco y el negro, cuando se muestra a la Olivia del pasado hay tonos camel. Lo mismo pasa con los zapatos y el quiebre entre su uso de vestidos (pasado-felicidad) y pantalones (presente-empoderamiento).

Esto, junto a los 187 cambios de vestuario que se efectúan durante la hora que dura un capítulo de la serie, ha provocado que muchos diseñadores quieran acceso exclusivo para hacer una colaboración completa en la construcción del personaje, como lo fue Prada. “En el Council of Fashion Designers of America (CFDA) un grupo de diseñadores nos dijo que están incorporando guantes este año, ya que simplemente les encantó cómo lucían estos en la serie. Yo no voy a decir quién, pero ¡los guantes están en todas partes ahora! Es un gran cumplido, pero siempre estoy un poco asombrada de que tengan tiempo para verla”, admitió Lyn Paolo en una entrevista para la revista Cosmopolitan.

No en vano la estética de Scandal ha sido tema recurrente en la industria. Por eso, mereció la creación de una colección limitada por parte de Lyn Paolo y Kerry Washington, que será presentada el próximo 22 de septiembre tanto en tiendas como en una versión on-line, con el fin de rendirle homenaje a la serie y a los cientos de fanáticos que la siguen desde 2012. “Al crear una línea inspirada en el show, estamos presentado una colección que encarna la elegancia y el poder de la estética de Scandal para los gladiadores de la vida real y a los fashionistas diarios. La colección es un guiño a los fans devotos, a los fans de la moda y a las mujeres de todo el mundo que se inspiran para seguir con valentía sus pasiones y verse bien mientras lo hacen”, dijo la protagonista, Kerry Washington, en el Hollywood Reporter, acerca de una colección que incluirá pantalones, blusas, chaquetas y outwear con precios que arrancan desde los 49 dólares.

Así como lo fue Sex and The City en una época, ahora Scandal es la producción que está delimitando el trato con prestigiosos diseñadores y casas de moda, sin desconocer el hecho de que sus protagonistas son abogados y no están atados a lo que dictan las colecciones. Sin embargo, otros programas actuales como Suits, Revenge o Girls también le están dando una bocanada de aire al rol que tiene el diseñador de vestuario dentro de un proyecto televisivo. De lo que se trata aquí es de fusionar la esencia de la serie con una estética secundada por las marcas y un extenso presupuesto de la cadena.

Según declaraciones de Paolo a la revista Elle, el personaje de Olivia debe ser capaz de comunicar su estabilidad económica con los problemas que tiene para manifestar emociones. “Siempre se nos dijo que Olivia fue muy educada y bien cuidada de pequeña –aunque no necesariamente amada–. Incluso cuando se ven los recuerdos de Olivia cuando era niña, se nota que ella es muy ordenada: su cuello está abotonado hasta el final. Yo quiero que al verla sea aspiracional, pero también emocionalmente cerrada a causa de su contexto. La terrible relación con su padre es una de las razones por las que la chaqueta Armani que usó cuando se habló del tema era de color rosa, un color que no solemos usar. Se sentía como algo que ella estaba haciendo por sí misma. Puedo verla pensando en ese momento: ‘Estoy fuera del yugo de mi padre ahora, puedo hacer esto por mí misma’”.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.