COMENTARIOS

Juan Fernando Herrán y su escultura orgánica

Revista Fucsia

Juan Fernando Herrán y su escultura orgánica

Hasta el mes de junio se podrá ver en el Museo de Arte de la Universidad Nacional una muestra que revisita la obra temprana del artista bogotano Juan Fernando Herrán.

Juan Fernando Herrán es uno de los artistas contemporáneos más interesantes del país. Durante casi 30 años ha reflexionado sobre la violencia, el cuerpo y la naturaleza por medio de diferentes lenguajes plásticos como escultura, fotografía y video. Su obra ha sido expuesta en prestigiosos museos como el Museo de Arte Moderno y el Palais de Tokyo en París, el Palacio Velázquez del Reina Sofía en Madrid, el Museo de Helsinki y el Station Museum of Contemporary Art, entre otros. Además ha participado en las bienales de arte de Venecia, Sao Paulo y La Habana. Recientemente, los bogotanos tuvieron la oportunidad de ver la obra Héroes Mil (nominada al Premio Luis Caballero 2015), instalada en el reconocido Monumento a Los Héroes.

Hasta el próximo 4 de junio se podrá ver en el Museo de Arte de la Universidad Nacional la exposición Flujos deseantes, una muestra dedicada enteramente a la obra temprana de Herrán, realizada entre 1987 y 1993, años en los que terminó sus estudios de pregrado en la Universidad de Los Andes y comenzó una maestría en escultura en el Chelsea College of Art de Londres. La docena de piezas que comprenden la muestra da cuenta del trabajo de un joven artista que estaba acercándose a los materiales de manera intuitiva y que estaba buscando en elementos como el pelo humano, los huesos y la arcilla nuevas maneras de pensar la escultura y de reflexionar sobre la experiencia humana.

En Flujos deseantes se reelaboraron cuatro de estas obras para adaptarlas a la impresionante arquitectura del museo. De esta manera, el visitante verá cómo la piscina central de una de las salas se encuentra invadida por la escultura Sin título (pelo humano), en donde múltiples estructuras horizontales están dispuestas como si se tratara de un bosque de pelo. Una decisión acertada de la curadora María Belén Sáez y del artista para aprovechar la luz y la amplitud que ofrece este espacio. De la misma manera, en la muestra se pueden ver obras de Herrán tomadas en préstamo de la colección del Banco de la República, que de manera contundente hablan sobre la realidad política y social de nuestro país.

Flujos deseantes es una exhibición que invita al espectador a abrir sus sentidos. Ya sea al apelar a la memoria sensorial por medio de objetos construidos a partir de cáscaras de naranja o de arcilla, o por medio de obras como Sin título (video), en donde el artista rumia un pedazo de césped para mostrar lo emparentados que podemos estar con los animales. Una muestra pensada tanto para quienes conocen la importante trayectoria artística de Herrán como para aquellos curiosos del arte contemporáneo.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.