COMENTARIOS

La voz descarnada de su generación

Revista FUCSIA

La voz descarnada de su generación Foto: AFP

Con la creación de la comedia Girls, Lena Dunham transformó en éxito sus fracasos sentimentales, el temor a crecer y sus kilos de más. Y de paso, se convirtió en un símbolo para las jóvenes de su edad.

Miedos

“Ella es real... y complicada... y rara... y molesta”. Aunque Lena Dunham describe así a Hannah, la heroína de su serie, sus ires y venires rayan en lo autobiográfico. La joven de 28 años es casi hipocondríaca: piel ultrasensible, fobia a los gérmenes, náuseas..., “nombraban una enfermedad y yo la tenía, hasta el sida”. Sufre de miedo a la muerte y por eso de niña le aterraba irse a dormir.

Cada noche sus padres tenían que prometerle que a las tres de la madrugada iban a revisar que estuviera con vida. Ha ido al psicólogo desde los 7 años y le diagnosticaron un trastorno obsesivo-compulsivo. Le recetaron antidepresivos y todavía carga en su bolso medicamentos para manejar la ansiedad, aunque advierte que “el azúcar” es la única sustancia con la que ha tenido una relación estrecha. La escritora y actriz confesó a Vogue: “No importa el nivel de éxito, siempre hay que lidiar con todo el equipaje que uno carga”.



Imagen

“Odiar mi cuerpo no ha sido una cruz en mi vida”. Al explicar el desparpajo habitual con el que aparece desnuda en Girls dijo alguna vez que vive entre un estado constante de “así es como luzco, ¡jódanse!” y “lo siento, quiero taparme”. “Hay personas que no desean ver cuerpos como el mío o como los de ellos mismos”.

Apareció en bikini bañándose en una fuente pública, en uno de los tantos cortos que hizo mientras estudiaba Escrituras Creativas en el Oberlin College de Ohio. Este fue visto por más de millón y medio de personas en YouTube antes de que lo retirara de la página. “Voy a llegar a los 105 y hasta entonces seguiré mostrando mis ‘cosas’ todos los días”. Bromea con que en su epitafio dirá: “Ella era gordita”.

En el pasado, cuando participaba en las audiciones de obras escolares, la escogían para interpretar “a una pelota, un hombre gordo o un guardia de seguridad”. A pesar de que en apariencia suele alejarse del glamour por su estilo excéntrico, es tan conocedora del mundo de la moda que a los 11 años la revista Vogue la entrevistó para un artículo acerca de niñas aficionadas a las prendas de diseñadores.


Sexo

“Tengo la sensación de que muchas mujeres que conozco, incluida yo, hemos sido desviadas por la representación de la sexualidad que hace Hollywood”, comenta Dunham. “Ver en televisión a alguien que luce como uno teniendo sexo es menos cómodo que ver a alguien que no se parece a nadie que uno conozca”.

Admite que creció con pavor a la intimidad: cuando de pequeña le contaron cómo vienen al mundo los bebés, fue lo peor que escuchó: “Se lo expliqué a mi hermanita que tenía 5 años porque no quería quedarme sola con eso. Y ahora ella es lesbiana”, bromeó en la revista Rolling Stone.

El terror la acompañó hasta la universidad, época en la que perdió la virginidad. Su primera relación seria fue con un amigo sexualmente confundido. “Creo que siempre he tenido una inclinación a mostrar en mi trabajo cierta degradación que todavía no he resuelto”. La actriz, que hasta hace poco vivía con sus padres, comparte ahora un apartamento con su novio, el músico Jack Antonoff, a quien conoció en una cita a ciegas; pero ha manifestado que no se casará hasta que se legalice el matrimonio gay en todo el territorio de Estados Unidos.


Rareza

“Lena siempre fue un bicho raro. Pero yo también lo era, así como todos los artistas que conozco. Lo divertido es cuando personas así esperamos tener hijos convencionales”, reveló su mamá, la exitosa fotógrafa Laurie Simmons. Su papá, Carroll Dunham, es un destacado pintor de obras en las que se destacan genitales a lo pop art. Su hija empezó a escribir poemas y cuentos desde que estaba en tercero de primaria y luego produjo una obra de teatro acerca de la espera en una clínica de abortos.

Por eso a los 14 años le regalaron en Navidad un taller de stand-up comedy, que le sirvió a la jovencita para hacer shows en bares. Según Simmons, su pequeña “no era tan popular en el mundo infantil como en el de los adultos, y como no se entretenía en juegos de niños, le quedaba tiempo para crear muchas cosas”. Era solitaria y durante años su mejor amiga fue la abuela paterna. Ese sentimiento de no encajar la ha acompañado a Hollywood: “Ahí nunca me sentiré en casa”.


Talento

“Yo podría ser la voz de mi generación. O al menos una voz... de una generación”, reclama Hannah, álter ego de Dunham en Girls. Esas líneas encajan en la realidad de la actriz: “Muchas jóvenes se identifican con ella y quisieran sobreponerse a los complejos físicos, familias disfuncionales, novios desconsiderados; andar por la vida sin prejuicios, resolviendo los problemas de manera irreverente y darse a veces por vencidas sin que eso suponga una tragedia.

Creo que uno de sus mensajes es cambiar el discurso trillado de ‘tú puedes lograr lo que te propongas’ por una actitud de simpatía hacia uno mismo”, expresó a FUCSIA la libretista colombiana Cecilia Percy. A Lena Dunham la han comparado con Woody Allen y a su corta edad no solo escribe, protagoniza, dirige, edita y produce la serie ganadora de dos Golden Globe, sino que recibió 3,7 millones de dólares por la publicación de un libro autobiográfico este año. Fue recepcionista en un restaurante, niñera, vendedora en una juguetería y en una tienda de videos, asistente en una firma de abogados, realizó una cinta y series para la web, antes de que la crítica la notara gracias a su filme Tiny Furniture, sobre la angustia de crecer. Este fue financiado por su familia y contó con su mamá y su hermana en el elenco.

Su lista de pendientes incluye arreglar su biblioteca, tener un hijo y rodar una película que narre la historia de una mujer joven que un día se despierta cuando tiene ya 85 años. “¿Cómo podemos dejar que la vida pase, sentados haciendo nada, si vamos a morir?”, es su constante reflexión. “No puedo parar. Dormiré cuando esté muerta”.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.