COMENTARIOS

Las historias detrás del zapato bicolor

Revista FUCSIA

Las historias detrás del zapato bicolor Las historias detrás del zapato bicolor

El vestido negro, la chaqueta de tweed y la cartera matelasse, o acolchada, son tres de los íconos de la casa Chanel. Ahora, gracias a Karl Lagerfeld, el clásico zapato bicolor revive como uno de los indispensables en el armario de toda mujer.

Según Mademoiselle Chanel, estos zapatos “son el toque de elegancia definitivo”. Ella estudió cada detalle, desde el tacón hasta la punta, para crear una pieza que combinara con todo tipo de prendas para el día o la noche. En su momento era imposible pensar que el color del vestido no combinara con el de los zapatos.

Chanel los creó en 1957, inspirada en el vestuario masculino, pues el zapato bicolor ya estaba presente desde el siglo XVIII. Con la ayuda del zapatero Massaro, Gabrielle perfecciona los detalles y le pone su toque muy personal como la combinación de diferentes materiales, los lazos, etc. Apenas salieron al mercado, inmediatamente las actrices de la época como Catherine Deneuve, Romy Schneider y Brigitte Bardot se dejaron seducir por su encanto.


Coco Chanel con el zapato bicolor.

Hoy, este zapato que requiere cerca de 75 operaciones para su elaboración y dos horas de trabajo en la fábrica de Roveda, Italia, no solo conquista a las celebridades, si no a todo tipo de mujer. Entre ellas a las editoras y blogueras influyentes.

En la semana de la moda de octubre, varias de las editoras llevaban los zapatos bicolor que tienen unas ventajas imbatibles: el beige estiliza la pierna, el negro de la punta hace ver más pequeño el pie, y el tacón de 5 centímetros hace que sea más cómodo y favorecedor.

Durante los siguientes años a su creación, esta pieza emblemática fue evolucionando con pequeños cambios. Este año, por ejemplo, en el desfile de prêt-à-porter Otoño-Invierno 2015/2016, Karl Lagerfeld decidió usar como único calzado para todas las vestimentas el zapato bicolor, siguiendo la filosofía de Mademoiselle: “Sales por la mañana con un beige y negro, almuerzas con el beige y negro, y vas de cóctel con beige y negro. ¡Estás vestida de la mañana a la noche!”.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.