COMENTARIOS

María Isabel Nieto, con los pies en la tierra

Revista FUCSIA

María Isabel Nieto, con los pies en la tierra Foto: © Paloma Villamil/14

La Alta Consejera Presidencial ha puesto su agenda al servicio del Presidente, con la motivación de que su cargo ejerza un impacto social significativo. Según ella, la garantía de su éxito radica en priorizar sus objetivos. Esto fue lo que nos contó.

Luego de trabajar durante cuatro años en el sectorprivado, María Isabel Nieto extrañaba la satisfacción que le daba sutrabajo en el sector público cuando fue concejal de Bogotá yviceministra del Interior. En la búsqueda de proyectos de alto impactosocial como los que coordinó en las áreas de derechos humanos, la luchacontra la trata de personas y los programas de inversión en comunidades,aceptó a finales del año pasado el cargo de Alta Consejera Presidencialy Secretaria Privada de la Presidencia de la República.

MaríaIsabel le adjudica su éxito a saber priorizar los objetivos de sutrabajo y a que nunca se deja seducir por lo glamuroso que pueda parecerocupar una posición de poder. “Estoy totalmente a favor de mantener lospies sobre la tierra, de tener claro qué es lo que debo cumplir porencima de todo”.

Mide el éxito bajo sus propias reglas, considera que nohay una sola forma de triunfar, se ha tomado sus victorias de maneradiscreta y como propósitos a largo plazo. A su primer trabajo con AnaMilena Muñoz le debe el haber aprendido que el poder no es otra cosa quela posibilidad de beneficiar a los demás, de ser parte de un engranajemayor en el que la autoridad está dirigida a mejorar la calidad de vidade los otros. “En este campo uno puede ver que basta con un poco devoluntad política para favorecer a los demás.”

Esta abogada seacostumbró a no ser una simple espectadora de la realidad del país, puescreció en una familia en la que las mujeres también celebraron lalibertad de pensamiento y la política siempre fue sinónimo de un deberciudadano de participación. Entre las historias sobre cómo su abuelaimprimía panfletos de resistencia contra la dictadura de Rojas Pinillaen el garaje de su casa y la experiencia de ver a su madre criar a sietehijos sola, María Isabel tuvo ante sí figuras femeninas inspiradoras enla lucha por encarnar valores como la templanza, la perseverancia y laalegría en las circunstancias más exigentes.

Frente a lo queimplica ser una mujer en un medio laboral casi exclusivamente masculinoresponde, con la aceptación propia de quien sabe reconocer una situaciónque aun tardará tiempo en cambiar, que efectivamente las mujeres seenfrentan al reto de ganar credibilidad. Sin embargo, insiste en lanecesidad de que confíen más en sus capacidades para construirla sinesperar a una reivindicación externa.

Considera que su actitudfrente a la vida laboral es lo que la ha llevado adonde está: “Tengo unagran capacidad de trabajo, soy dedicada y le pongo amor y pasión a loque hago; trabajo para vivir y no al revés”.

En cuestión demoda, María Isabel dice que se siente bien cuando sus prendas soncómodas pero con carácter. De su clóset prefiere las botas, un buenreflejo de su presencia: fuerte, pero relajada y sencilla.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.