COMENTARIOS

¿Qué hay detrás de este regreso de los años 70 en la moda?

Revista FUCSIA

¿Qué hay detrás de  este regreso de los años 70 en la moda? ¿Qué hay detrás de este regreso de los años 70 en la moda?

Las convulsiones sociales propias de esta década se vieron reflejadas en el vestido. Hoy, con el resurgir de los pantalones de botas anchas, de estampados psicodélicos y gamuza, cabe preguntarse si nuestro tiempo comparte algo de estos sentires que marcaron la década de los 70.

Pensamos que los pantalones pitillos ajustadísimos no serían relevados. Que los descaderados seguirían su imperio irrevocable y que nos olvidaríamos para siempre de los pelos larguísimos. Pero en la moda todo muta, y esas referencias que permanecen durante largas temporadas tarde o temprano sucumben ante nuevas propuestas. Justamente entre tantos estilos que coexisten en estos días hay uno que se impone con notoriedad: el retorno radical de los años 70, que empieza a traer cambios profundos en la estética.

Lee también: Vuelven los 70 la década antifashion de la moda

Los pantalones se han ensanchado y las piernas se han vuelto eternas, se ha subido la cintura, la gamuza no da tregua y los estampados bohemios y étnicos se apoderan de capas, ruanas y chaquetas llenas de flecos. Las sandalias de plataformas bordadas de flores y los prints geométricos se toman hoy las vitrinas. Pero, ¿por qué reaparece específicamente una década como la de los 70?, ¿hay acaso algo similar entre nuestro tiempo y los vibrantes años del punk y del disco? FUCSIA consultó a varios expertos para entender si es mero capricho de los diseñadores o si hay algo más importante que se esconde detrás de este radical regreso.

“La estética de los 70 reflejó la turbulencia social del momento. Estos años fueron testigos de los movimientos de liberación femenina, de las cruzadas de los derechos de los gay, de las protestas pacifistas contra la Guerra de Vietnam, que duró hasta 1973. Así mismo, de todos los movimientos del Black Power, que buscaban reivindicar los derechos y la dignidad de los negros en Estados Unidos, e incluso fueron testigos de mítines a favor de los derechos de los indios nativos de América, que parecían por demás completamente olvidados. Todas estas voces ejercieron tremendos efectos en la estética que caracterizó estos años”, explica Nancy Deihl, directora del programa de maestría en Costume Studies, de la Universidad de Nueva York.

Por su parte, Liliana Sanguino, directora de la carrera de pregrado Fashion Womenswear, del London College of Fashion, asegura que otro de los grandes fenómenos que afectaron la moda y la estética de la década posterior a los años 60 fue la emergencia de los movimientos juveniles y el fortalecimiento de la juventud como una categoría que determinaría posteriormente los destinos estéticos del mundo. “La década empieza con un enorme cambio social y económico en comparación con la década de los 60 gracias a que el movimiento estudiantil y juvenil ocupó el centro del escenario. A través de los años 70 las subculturas juveniles lideraron la moda y la música. Del hipismo, al punk; del folk y el disco al glam rock”.

De la mano de diseñadores como Gucci, Jill Stuart, Mary Katrantzou, Marc Jacobs, Tommy Hilfiger y Burberry, en el 2015 vemos el resurgimiento contundente de esos desafíos sociales abanderados por la moda que se dieron casi cuatro décadas atrás. Hoy se condensan en la popularización del crochet y de los tejidos; en la relevancia de la gamuza y del cuero, de las botas, del dénim como material emblemático, de los colores otoñales; en el mood Polaroid, en el estilo de cantantes como Debbie Harry de Blondie o David Bowie, vestidos de Kansai Yamamoto y en una amplísima variedad de tonos y formas que coexisten y se combinan con insolencia y pluralidad.

“Revisando el historial, los años 70 aparecen como referencia de inspiración desde hace varias temporadas. Se pude rastrear detalladamente desde julio de 2009, cuando se hacían las confirmaciones para Primavera/Verano 2010, fecha desde la cual es posible encontrar en nuestro sistema de registro más de 1.500 reportes que mencionan esta tendencia. Al revisar el por qué, WGNS detecta que, en retrospectiva, la moda en los 70 se tiñó de sensualidad y amabilidad. La exuberancia de la vida creó una forma muy accesible de la belleza, las mujeres parecían suaves y reales, pocas cosas eran falsas y pocas eran mejoradas ’virtualmente‘, y pienso que ese es un sentimiento que quiere instaurarse en esta época”, explica Catalina Marín, consultora de tendencias para Latinoamérica de la agencia global de inteligencia, investigación y pronósticos de tendencias WGSN.

Creo que esta inclinación por los 70 no es puramente un resurgir de la década, sino una reaparición de los 70 pero desde la óptica de los años 90. Es en esa destilación de los estilos recargados de los 70, a través de una óptica más grunge y desprolija como la de los años 90, que podemos ver las propuestas de los diseñadores actuales como fresca y con nuevas indagaciones. Además, en muchos casos, me atrevería a decir que la escogencia de los 70 puede ser explicada por la edad actual que tienen los diseñadores que marcan la temporada, pues pertenecen a una generación que nació en esa década, pero se hizo madura en los 90. Pienso, por ejemplo, en alguien como Hedi Slimane de Saint Laurent”, dice por su parte Liliana Sanguino.

Nancy Deihl, de la Universidad de Nueva York, encuentra sobre todo una razón para que los años 70 sean uno de los grandes líderes del momento actual y para que hayan regresado con sus íconos y estilos: “Hoy estamos viviendo en un periodo que, al igual que en esa década, valora la diversidad y la individualidad, que no busca uniformidad en ninguna de sus dimensiones, sino celebrar esa amplísima gama de estilos musicales, de apuestas estilísticas que pueda haber“.

En resumidas cuentas, es una manera de ver que hoy en día, al igual que hace tres décadas y media, la moda refleja que vivimos un mundo que quiere romper con el establecimiento, que quiere recomponer las tendencias a las diferentes maneras de andar la vida, que quiere abrir la cabeza, celebrar la flexibilidad, en donde no hay reglas concretas y, sobre todo, en donde existe una profunda libertad.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.