COMENTARIOS

Una mirada retrospectiva a la historia de Nicolas Ghesquiere

Revista FUCSIA

Una mirada retrospectiva a la historia de Nicolas Ghesquiere Una mirada retrospectiva a la historia de Nicolas Ghesquiere

Varios años transformando a Balenciaga en algo excitante e innovador fueron una evidencia suficiente para nombrar al francés como el director creativo de la línea de mujer para Louis Vuitton, en reemplazo de Marc Jacobs. Retrospectiva de una carrera de éxitos.

2001

Nace uno de los diseños más icónicos de Nicolas Ghesquière, que se populariza al ser usado por Kate Moss, Sienna Miller y las gemelas Olsen: el bolso Lariat, inspirado en los motociclistas. “Cuando le mostré el prototipo a las personas que me dijeron que lo hiciera, no estaban muy complacidas. En ese entonces los accesorios eran rígidos, especialmente los de cuero de lujo. Mis jefes decidieron que no lo producirían”.
En un principio se lanzaron solo 25 ejemplares y se convirtió en el objeto más deseado.

2008

Una de las colecciones más memorables de la casa de moda fue la primavera-verano, en la que la actriz Jennifer Connelly protagonizó la campaña. En ella primaban los estampados florales, las formas estructuradas de una sola pieza, las mangas cortas, las botas de gladiador y colores como el turquesa y el amarillo metalizado.

2009

La exploración de mate y brillo dio como resultado una colección futurista marcada por el juego de texturas y las combinaciones asimétricas. “Se hizo para ver cómo se reflejan o absorben la luz. (…) Ella se ve como un panel solar, ¿no?”, había dicho el diseñador en la pasarela, que parecía el escenario de una película de ciencia ficción: medias con mucho brillo, plataformas de tacón de cono, vestidos muy cortos, de lycra, y la incorporación del lurex, marcaron su pasarela de este año.

2010

“Buscaba un look con cierto toque doméstico, casual y clásico al mismo tiempo. También me interesaba aportar rigidez a las prendas”, le dijo Ghesquière a Vogue sobre su colección otoño-invierno, que se movía entre el mate y el brillo de tonos pasteles como los azules, verdes y rosas. Abogó por una silueta deconstruida e impuso las chaquetas acolchadas.

2011

Inspirada en las tribus urbanas del Londres de los años sesenta y setenta que glorificaban el punk, Nicolás Ghesquière profundizó en el lado masculino de la mujer y lo trasladó a prendas desestructuradas de cuero, con cortes agresivos y superposiciones, que se mezclaban con botas de taches y camisas sin mangas. “Es una reacción a cierto tipo de sensualidad. Es sobre la individualidad”.2012Primavera-verano: de vuelta a la feminidad y homenajeando el espíritu de Cristóbal Balenciaga, el diseñador retoma los hombros puntiagudos, saca a relucir las camisetas y las faldas de volantes, al tiempo que le apuesta al satín en colores llamativos para lograr un look más espontáneo, y a las telas opacas en negro, blanco y nude.

Otoño-invierno: las formas oversize se colaron en su pasarela en París, donde las prendas tenían ese toque futurista tan reincidente en su trabajo. Con una estética muy ochentera juega con los asimétricos, incluye transparencias y colores en bloque como azul, rojo y mentas. ¿La sorpresa? Usar las sudaderas en un contexto distinto al deportivo y estamparlas con motivos geek, de ciencia ficción y hard rock.

2013

En noviembre de 2012 Ghesquière anunció su separación de la casa Balenciaga.
Aún no era sustituido por el norteamericano Alexander Wang cuando los ejecutivos de LVMH pusieron su mirada sobre él, a sabiendas de que había sido el orgullo de la competencia. La experimentación y la controversia que generó Ghesqhière a lo largo de los quince años en Balenciaga terminaron por convertirlo en el primer candidato para reemplazar a Marc Jacobs (Lee: 'El adiós de Marc Jacobs') como director creativo de la línea mujer para Louis Vuitton. A sus 42 años, el francés se alza sobre una de las casas más importantes de moda del mundo, próxima a cumplir 160 años de existencia.

La entrada de Nicolas Ghesquière, que tendrá su gran momento en la semana de la moda en París, cuando presente su primera colección, en marzo de 2014, pretende darle un aire mucho más moderno y vanguardista a la marca. Para mantener el enigma, el diseñador decidió no dar entrevistas hasta ese momento y se limitó a decir que estaba muy orgulloso de suceder a Marc Jacobs, a quien admira. “Para dar mi punto de vista, para ser parte de esa historia, estoy absolutamente dedicado a hacer una nueva propuesta. Estoy emocionado y creo que voy a permanecer muy ocupado. Tengo ahora ante mí un campo de juego durante los próximos años”. =

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.