COMENTARIOS

A pasos agigantados

A pasos agigantados

La alianza entre Hernán Zajar y las tiendas Calzatodo demuestra que el diseñador, al igual que sus colegas en el resto del mundo, quiere hacer de su nombre una marca registrada.

Zajar la tiene clara: quiere ser una marca. Comercializar su nombre no se le ocurrió de la noche a la mañana, es un trabajo al que le ha dedicado la mitad de su carrera. En el 2002, el diseñador momposino fue uno de los primeros en lanzarse al inexplorado mundo de crear colecciones para grandes almacenes. Él precedió a Silvia Tcherassi y a Esteban Cortázar como marca de Almacenes Éxito, y hoy lo sigue haciendo para Carrefour.

Sentado detrás de su escritorio, mira alrededor de su oficina para no dejar escapar ninguno de los productos que llevan su nombre como garantía de calidad. En un archivador, un folleto de toallas del 2007 le recuerda la primera vez que diseñó algo que no fuera ropa. Se inspiró en la colección étnica que presentó en las pasarelas de ese año, y marcó su inicio en los productos que entran dentro de la categoría “estilo de vida”.

Hernán solo trabaja con las empresas más respetadas del país. Si no es así, no le interesa. Sabe que su fuerte es el diseño y el espíritu alegre que lo identifica, por eso, no transa si de sacrificar su esencia se trata. Así se lo dejó saber a Óscar Gutiérrez, de Colchones Spring, cuando en el 2009 lo invitó a diseñar para la marca, como lo hizo Vera Wang, para Serta. No se iba a limitar a lo básico, quería que fuera diferente, por eso se fue hasta la fábrica en Cota, Cundinamarca, para ver, de primera mano, qué le podía aportar a su colchón. De otro cajón saca un catálogo que muestra el resultado y lo que fue su segunda tarea: la línea de lencería Hernán Zajar. Su reciente alianza fue con Calzatodo, la marca vallecaucana que lo buscó para crear la línea ‘Frattini, by Hernán Zajar’. En esta primera colección, dice el diseñador “el tacón es la clave”. Se inspiró en mujeres urbanas que quieren comprar un buen par de zapatos a un precio razonable. El encaje, los charoles, y el estampado de animal son características de esta primera línea que se distingue por la suela color naranja que identifica al diseñador.

Una vez más, sus ojos recorren las paredes y los muebles, cae en la cuenta de que no habló del computador que diseñó para Olivetti, ni de su trabajo con la Fundación Aldeas Infantiles, ni de las carteras. Por ahora su atención está puesta en ‘Frattini’, ya tendrá oportunidad de hablarnos de sus otros proyectos.

También le puede interesar

COMENTARIOS

Este es un espacio de participación de los usuarios. Las opiniones aquí registradas pertenecen a los internautas y no reflejan la opinión de Publicaciones Semana. Nos reservamos el derecho de eliminar discrecionalmente aquellos que se consideren no pertinentes.
Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.